Sep 042015
 
ruben_salgado_980

© Rubén Salgado

Para fotografiar hace falta luz, pero muchas veces se nos olvida que también es necesaria para vivir. De ello se dio cuenta Rubén Salgado tras visitar zonas rurales de Birmania en las que solo el 10% de la población tiene acceso a la electricidad. De esa oscuridad que llegaba con la puesta de sol nació el proyecto “Retratos solares”, premiado en la última edición de los Sony World Photography Awards. Pero esta serie de imágenes nocturnas cuya principal -o única- fuente de iluminación es la energía solar que ha llegado a algunas aldeas no quiere solo documentar una situación, sino también cambiarla. Salgado ya ha organizado una recaudación de fondos con la que ha conseguido llevar luz a 60 viviendas de una aldea y ahora quiere extender su proyecto a zonas de Uganda, la India y Gaza. Él mismo nos cuenta la historia de esta foto:

“La foto está hecha en el estado de Chin, en el norte de Myanmar [Birmania], una de las zonas más pobres y aisladas del país. Los poblados están en zona montañosa y sus habitantes tienen muy poco acceso al resto del país puesto que el transporte es complicado. Siempre ha sido una región abandonada; antes por el régimen militar y ahora por el gobierno.

En la foto aparecen cinco líderes de una aldea que me están llevando a casa de uno de ellos para hablar de la luz solar. Era la primera vez en su vida que tenían luz. Era una noche de lluvia, y usaban las luces solares que llevaba como linternas para hacer retratos e iluminar el camino.

 Todo esto surge de un proyecto que he llamado ‘Retratos solares’ [‘Solar Portraits’]. Todo empezó trabajando para una organización que me pidió que viajara durante un mes por el país para documentar proyectos de desarrollo en diferentes aldeas y zonas. Muchas veces me quedaba en esas aldeas, y me llamaba la atención que la mayoría se quedaban totalmente a oscuras cuando anochecía.
Sep 022015
 

Holga-Digital

Ya no te puedes fiar ni de los más puristas del barrio. Porque en la incansable y dura batalla contra la perversión digital y en defensa de la pureza química hay pocas certezas, pero si algo está claro es que los últimos en abandonar el barco serán los lomógrafos.

Y es que si algo identifica a esta peculiar secta fotográfico-artística es su amor por la película. El futuro es analógico, reivindican siempre que pueden. O reivindicaban porque desde Hong Kong llega una cámara que pone patas arriba todo eso de que la única foto verdadera es a base de salas de plata: la Holga Digital.

De momento es sólo un proyecto, pero dada la excelente acogida parece evidente que a partir de enero veremos por ahí alguna Holga Digital colgada del cuello de los más hipsters del lugar. Así que mientras algunos lomógrafos se lamentan cual gurús 2.0 ante el cierre de Google News, seguro que muchos otros andarán encargando su Holga Digital. En secreto y sintiéndose más sucios que cuando haciendo zapping acabas viendo Tele 5, pero contando ya los días para tener entre las manos y presumir de su viñeteado y colores pasados de rosca.

Es verdad que no hay ninguna referencia a Lomography en este proyecto pero tampoco parece que haga mucha falta teniendo en cuenta que la Holga es uno de los modelos más míticos dentro de este particular escaparate. Y en la carta de presentación tampoco faltan algunas perlas de la casa. De esas que uno no sabe si desplegar la mano abierta o ponerse a aplaudir por la genialidad: “Para conservar la pureza de la fotografía, la Holga Digital no tiene pantalla”, aseguran. Unos genios del marketing, oiga.

En realidad a estas alturas cuesta creer que el salto al mundo digital de una Lomo pille desprevenido a nadie. Mucho carrete, mucha instantánea y muchas risas, pero o lo hacían ellos o lo hacía otro. Ya hay muchas cámaras de juguete que se autodefinen como lomos digitales, muchos filtros lomeros en Instagram y compañía, pero son los modelos con cierto potencial de petarlo en los ambientes de moda (como la Polaroid Socialmatic) los que posiblemente más asustan a los jefazos del asunto. ¿A ver si al final alguien va a sacar algo decente y se nos acaba el negocio? Por suerte para ellos de Polaroid no hay que temer demasiadas genialidades.

Continue reading »

Aug 312015
 

EISA

Si algo hemos aprendido este verano es que cada uno se gasta el dinero como quiere, los precios son libres y aquí quien más quien menos se intenta buscar la vida. Da igual que seas un chiringuito de Formentera o una de esas asociaciones de revistas que cada año pasan el recibo de su particular impuesto revolucionario a los fabricantes. Aquí de lo que se trata es de sacar adelante un negocio.

Es verdad que a los TIPA les tenemos especial cariño, pero los EISA también merecen un pedacito de nuestro corazón. Que para algo llevan 33 años con este tinglado y anunciándonos, verano tras verano, cuáles son los mejores productos del año en fotografía, imagen y sonido.

Mientras acabamos de reírnos, la lista de premios fotográficos de este año da para los típicos bostezos y chistes de siempre. A estas alturas da bastante pereza repetir lo de siempre, pero como alguien tiene que hacerlo ahí va por si has estado despistado la última década.

No, las marcas no compran directamente los premios. Sí, los premios son un camelo para conseguir dinero de las marcas. ¿Cómo? Muy fácil. Además de lo evidente -llevarse bien con las compañías para intentar que caigan algunas migajas publicitarias- los afortunados galardonados que tengan la genial idea de lucir el logotipo de los EISA (o los TIPA) en su producto tendrán que pasar por caja.

Sencillo, limpio y aparentemente legal. Eso sí, como decimos siempre, si ves un sello de TIPA, EISA o una estatuilla horrible de esas… desconfía, porque alguien ha pagado para que esté ahí. El único premio realmente serio y creíble en este sector son los Gatete Awards y, curiosamente, nadie parece estar deseando recibir uno.

Aclarado el rollo de siempre, hay que reconocerles el mérito a los muchachos de EISA. Más de 30 años y esta mandanga sigue funcionando pese a que, de puertas para dentro, fabricantes, medios, distribuidores y, por suerte cada vez más clientes, sabe que es poco más que un chiste.

Así que aplauso fuerte para los geniales comerciales capaces de convencer año tras años a los japoneses de turno para que sigan aflojando el bolsillo y pasando por el aro. Somos EISA, llevamos 33 años otorgando los mejores premios, somos muy buenos haciéndolo. Eso es un lema y no los de Don Draper.

¿Qué hacemos? ¡Dar premios! ¿Cuales? ¡Los mejores! ¿Y cómo lo hacemos? ¡De puta madre! Contratado Forrest. Imprímelo y a otra cosa. Esperemos que les dure muchos años el negocio y puedan seguir viviendo de repartir premios, porque ya verás el día que tengan que ganarse el sueldo haciendo periodismo.

Aug 272015
 

Ricoh GR II

Es una de las compactas más desconocidas del mercado, pero también una de nuestras favoritas. Somos así de exquisitos y exclusivos. La Ricoh GR II con su diseño discreto,su excelente óptica 28 mm f2.8 y un sensor APS-C de 16 megapixeles es una opción a tener muy en cuenta para los que siempre andan buscando una compacta de calidad para llevar siempre encima. Ahora llega la segunda generación con Wi-Fi y alguna que otra novedad menor, pero sin grandes cambios. Tampoco en el precio: unos 800 euros.

Hace unas semanas nos fuimos de paseo por Barcelona con ella para ver qué tal se portaba y si realmente merecía la pena la renovación o es mejor intentar hacerse con el primer modelo a un mejor precio.

Aug 242015
 

Otherwise

Pleno agosto y tú sin separarte del puto móvil. Que si subir esa foto a Instagram, que si contarle al mundo tus aventuras en Facebook, que si no perderte la última chorrada que arrasa en Twitter… Que sepas que no sólo les estás fastidiando las vacaciones a tu familia -es lo de menos, porque en realidad piensan abandonarte nada más volver- y perdiéndote esas ballenas que hacen piruetas a tu lado mientras tú lees que Sánchez Drago pilla como un campeón en cualquier bar, sino que tu adicción a las redes sociales vuelve a ser la protagonista de otro de esos cortos que nos hace pensar y reflexionar mucho a todos.

Así que ahora que ya eres consciente de todo el daño que las redes sociales le están haciendo a tu vida, apaga el móvil y disfruta de las vacaciones que quedan. Pero antes no te olvides de tuitearlo. Ya sabes que si no lo cuentas es como si no estuviera ocurriendo.

Aug 172015
 

IMG_0314

Confieso que soy un desastre para las maletas. Los “y si…” me pueden y al final siempre acabo cargando mucho más de lo necesario. Algo que atenta directamente contra la primera normas de cualquier intrépido viajero capaz de sobrevivir 4 meses con lo que lleva en una minúscula mochila y lavar su ropa interior en un manantial secreto de Kuala Lumpur mientras charla con la gente de allí sobre lo divino y lo humano. Ya sabéis, viajar de verdad y no esa mierda que hacemos los domingueros.

Con los trastos fotográficos a veces pasa lo mismo. Mucho repartir consejos sobre ir ligero, apostar por ópticas fijas y cámaras que nos salven la papeleta sin condicionarnos el viaje y, al final, uno acaba cargado por encima de sus posibilidades. Es la suerte -y la desgracia- de dedicarse a esto y tener cierto margen a la hora de elegir los juguetes que quiere llevarse.

Y es que cuando las fechas cuadran uno no puede resistirse a la tentación de estrenar una de las cámaras más esperadas del año por todo lo alto: en Hong Kong. Mañana mismo salgo para allí unos cuantos días y, como además de comer habrá que sacar algunas fotos, se viene conmigo la recién llegada Sony A7R II.

¿Qué ópticas le ponemos? De entrada pensé sólo en el Zeiss 35 mm f1.4 pero en el último momento me acobardé y he hecho sitio también el polivalente 24-240 mm de Sony. Es verdad que no es el objetivo más lógico para una cámara y un sensor de este nivel, pero a veces los zoom todoterreno pueden ser muy útiles aunque ni por luminosidad ni por calidad sea la primera opción en la que pensemos. Que uno no va a Hong Kong todos los días, y hay que asegurar el tiro. Ya veremos si al final se queda en el hotel la mayoría de los días o lo de ir sólo con un 35 milímetros queda muy bonito sobre el papel pero luego en la práctica ya es más complicado.

Para completar el equipo y como invitada de última hora también hay que hacer hueco para la Canon PowerShor G3X. Desde el punto de vista meramente fotográfico y viajero puede sonar un poco absurdo porque en cierto modo y salvando mucho las distancias pisa el terreno de la A7R II y ese 24-240 milímetros. De hecho es muy posible que en otra condiciones o a un viaje menos exótico hubiera ido sólo con esta Canon -el año pasado estuve en Buenos Aires sólo con la Panasonic FZ1000, y tan feliz- pero aquí también cuenta lo de poder probar dos cámaras recién llegadas sobre el terreno y en un escenario poco habitual.

Por supuesto, también se viene la Canon Legria mini X para los vídeos que publicamos en La Gulateca. Sí, una cámara tipo GoPro sería más cómoda en muchos sentidos, pero para las grabaciones que hago el audio decente que ofrece esta cámara es básico. Y ya comentamos en su momento que no hay muchas opciones en el mercado si queremos andar sin un micrófono externo colgado.

Así que ahora sólo queda empaquetar todo esto en la Crumpler Proper Roady Half Photo -mitad espacio para las cámaras, mitad mochila normal- que también andamos probando. Y hacer la maleta, claro, que esto es sólo la bolsa de las cámaras. Lo peor de todo es que con un equipazo así hay poco margen para volver sin al menos unas cuantas fotos en condiciones. Veremos lo que sale.

Aug 102015
 

Cuba

Mentira. En realidad no ocurrió nada, como pasa siempre en las historias que comienzan con uno de esos titulares de mierda que pueblan medios virales y redes sociales. No ocurrió nada increíble ni sacó mejores fotos, porque para hacer mejores fotos estas vacaciones no necesitas otro artículo de 10 consejos escrito por alguien que lo que necesita son 10 consejos para escribir mejor. Y para aconsejar. Cosas del periodismo 2.0 low cost.

Para hacer mejores fotos lo que necesitas -lo que necesitamos todos- es ver más fotos, hacer más fotos, leer más, escuchar más, viajar más… Así de sencillo y así de complicado. El resto son milongas, aunque si pese al calor y la somnolencia estival insistes en leer algo, que sean estos dos estupendos artículos sobre el dichoso tema de los aconsejadores profesionales.

Tampoco te harán mejor fotógrafo, pero es verano y lo que se estila son los refritos de artículos ya publicados, así que allá vamos.

 

Consejos para sobrevivir a los consejos para hacer mejores fotos en vacaciones

Los consejeros son una de las grandes plagas de la humanidad. No solo los consejeros de bancos y empresas elegidos a dedo para trincar una buena pasta por señalar lo obvio, sino los aconsejadores profesionales. Esos a los que les pones un teclado delante y cuando te quieres dar cuenta y llamar a la policía –dónde está la ley mordaza cuando hace falta- ya te han clavado un artículo con diez consejos para mejorar tus fotografías.

Hasta hace poco lo de dar consejos que en realidad nadie ha pedido era una materia reservada a la carrera de cuñadísimo –por usar el tópico- y enterados en general. Pero desde hace unos años por lo visto se imparte en primero de Blogger como asignatura obligatoria.

De ahí que ahora mismo, con las vacaciones de Semana Santa a la vuelta de la esquina, posiblemente se estén publicando más tutoriales con diez consejos de estos que gente dispuesta a llevarse la cámara encima estos días. ¡No pasa nada! ¡También tenemos uno de fotografía móvil!, te gritan con entusiasmo desde la pantalla.

Librarse de esta plaga es prácticamente imposible, porque cuando se acercan vacaciones o puentes de guardar se reproducen cual tomates de invernadero: aparentes, abundantes pero sin gracia ni fundamento. Consejos para ser mejor fotógrafo. Todo lo que necesitas saber para mejorar tus fotos. Guía para hacer buenas fotos de vacaciones.

Lo gracioso del asunto es que, en realidad, la mayoría llevan años –décadas- repitiendo los mismos consejos que aburrirían a un koala con una lomo. Porque, no nos engañemos, de existir tales consejos para ser unos Leibovitz domingueros, tampoco es que sea algo que vaya actualizándose año tras año.

¿Y cómo sobrevivir a esta nueva enfermedad de nuestro tiempo? La norma básica es levantar la ceja, entrenar nuestra mirada escéptica y preguntarse en alto qué demonios me estás contando. No solo porque nadie haya pedido esos consejos, sino porque todo el mundo se los sabe de memoria, no aportan nada y sobre todo no te ayudarán a hacer mejores fotos…

(seguir leyendo el artículo original)

Cuando fotografiar es fácil con los ojos cerrados

Seguro que todos lo hemos pensado alguna vez al llegar a uno de esos lugares que te dejan sin respiración durante un par de segundos: aquí hasta yo puedo sacar buenas fotos. Puede que incluso esa misma idea se la hayamos aplicado a otro –que siempre es más divertido- al ver las postales que se ha traído de algún viaje exótico: retratos llenos de fuerza, colores espectaculares… Así cualquiera, y tal.

Eso mismo pensé hace unos días en las Salinas de Cabo de Gata, uno de esos parajes en los que apetece echar el ancla una temporada, mandar el móvil a paseo y quedarse por allí con unos cuantos libros, la cámara y poco más.

La carretera paralela a la playa; al otro lado, las salinas y una iglesia de un amarillo recién pintado; al frente, las primeras ondulaciones del parque natural del Cabo, y en la arena, barcas de madera a las que el viento, la sal y los años han descascarillado la pintura con esa perfección que ningún filtro puede imitar.

Allí, en aquellas pequeñas casas encaladas y con las puertas de color azul, se había rodado “Vivir es fácil con los ojos cerrados”, la última película de David Trueba. Una bonita historia –basada en hecho reales- de un profesor que se escapa unos días a Almería para intentar hablar con John Lennon, que estaba rodando por allí. Aquella España de los años 60, dos chavales trazando su propia huida al sur, viajes que duraban días. Una de esas maravillas sin pretensiones para reconciliarse con la vida.

Aquí fotografiar es fácil hasta con los ojos cerrados, pensé en voz baja para que mis compañeros de viaje no pensaran que el sol me estaba afectando a la cabeza o que era un cursi.

Era mediodía, la luz era terrible pero hacia cualquier lugar donde miraras veías una foto. Y no una cualquiera, sino una con muchas posibilidades de estar por encima de le media personal, que es la mejor manera en la que uno puede catalogar sus instantáneas.

Como si el tiempo se hubiera detenido en algún punto, una señora con un pañuelo oscuro a la cabeza salió de una de las casas y se sentó en un pequeño muro, mientras el viento –que no recuerdo si era de levante o poniente- le movía el pañuelo y la blusa blanca. No llegué a tiempo para la foto, pero la hice en mi cabeza. Clic. Con los ojos cerrados. Aquí hay que volver con más tiempo, pensé antes de irme…

(seguir leyendo el artículo original)

 

Aug 052015
 

typeform_1

Los fotógrafos con contrato y dentro de una empresa son algo tan fácil de encontrar como los unicornios. Algunos están convencidos de que existen, pero la mayoría es consciente de que se trata solo de un ser mitológico.

La crisis económica, los cambios sobrevenidos con la revolución digital, la crisis –otra crisis- en los medios de comunicación… La situación actual de la profesión es fruto de más de una década de evolución en la que el fotógrafo se ha convertido en un trabajador externo, autónomo y en la mayoría de los casos con unas condiciones laborales en continuo retroceso.

En todo eso pensamos mientras franqueamos la puerta de Typeform, una pujante empresa tecnológica situada en el barrio de Poble Nou de Barcelona y que cumple al pie de la letra el guion de las startup de éxito internacional. Una historia que normalmente imaginamos con California o algún lugar similar como telón de fondo, pero que por lo visto también se repite en otras fronteras.

Sí, puede sonar realmente extraño, pero en España hay compañías en las que se trabaja en un espacio acogedor, con terraza, actividades de equipo, yoga en la playa los viernes por la mañana –en serio- y con un horario más o menos libre mientras se cumplan unos objetivos. Ah, y donde puedes llevarte al perro.

Seguir leyendo en Quesabesde

Aug 032015
 

Camaras-viaje

Calculado el presupuesto y elegidas las fechas y el destino, ya solo queda un pequeño detalle: pensar qué cámara nos llevamos de viaje. Es verdad que en la mayoría de casos esto no supone un gran quebradero de cabeza porque casi todo el mundo se lleva la que tiene. Pero si por alguna casualidad queremos aprovechar la escapada veraniega para renovar o ampliar equipo, he aquí una lista muy personal con una decena de candidatas de lo más apetecibles. Un recopilatorio tan o más subjetivo que el resto y en el que las manías de quien firma se notan.

1. Panasonic Lumix FZ1000. El año pasado se vino de paseo a Buenos Aires, y lo cierto es que, pese a las dudas iniciales, repetiría. De ciudad y de cámara. Aunque algo voluminosa, con la Lumix FZ1000 tenemos en la mano absolutamente todo lo que vamos a necesitar: un sensor de una pulgada muy decente, un zoom de 16 aumentos (25-400 mm f2.8-4) con el que podemos acabar absolutamente todo, vídeo 4K para quien se anime, controles manuales, RAW… Y todo por un precio que, con el tiempo, se ha vuelto muy apetecible.

2. Sony Cyber-shot DSC-RX100. Ya lleva cuatro generaciones, pero desde la primera hasta la última –un poco cara, la verdad- esta compacta es una opción interesante para llevar siempre encima. Bien sea como cámara principal o como refuerzo para esos días en que la grande se queda en casa y queremos ir ligeros, su sensor de una pulgada y el zoom que llega a f1.8 en sus focales más cortas (dos valores que varían en función de la versión) son una baza perfecta para enfrentarnos a escenas con poca luz sin problemas y sin peso. Con una fórmula muy similar, la Canon PowerShot G7 Xes otra opción muy interesante.

3. Olympus OM-D E-M5 Mark II. Siempre nos ha gustado su diseño, su tamaño y el equilibrio que ofrece entre prestaciones, precio y calidad. Si a eso le sumamos una gama de ópticas muy completa y un estabilizador de imagen que en vídeo ha demostrado ser el mejor del momento, sin duda estamos ante una estupenda compañera de viaje. ¿Qué óptica le ponemos a la OM-D E-M5 Mark II? Los zooms polivalentes son siempre tentadores, pero el M.Zuiko 25 mm f1.8 (equivalente a 50 milímetros) no debería faltar en la mochila.

4. Nikon D5500. Por mucho que algunos se empeñen en matar a las réflex, no solo están vivas sino que siguen siendo una opción sencilla y muy práctica para no perder demasiado tiempo pensando qué cámara nos compramos o nos llevamos. Podíamos haber apuntado un poco más alto, pero la D5500 tiene todo lo necesario en un tamaño bastante contenido. Excelente calidad de imagen, el mejor sistema de enfoque de su clase, pantalla articulada y táctil, Wi-Fi… Solo hace falta añadir una óptica en condiciones (el 35 mm f1.8, por ejemplo) y hacer las maletas.

Seguir leyendo en Quesabesde

Jul 312015
 

p8780622-1

Hay smartphones que nacen con una clara vocación fotográfica y cuyas prestaciones relacionadas con la imagen copan los titulares. Pero hay veces en que terminales con un perfil fotográfico más discreto acaban granjeándose cierta fama entre los que están decididos a usar el teléfono como su cámara principal.

Es el caso del LG G4, que más allá de sus completas especificaciones fotográficas llega dispuesto a demostrar que, esta vez sí, la práctica está a la altura de la teoría. Y es que después de muchas decepciones al probar smartphones que prometen calidad fotográfica y se quedan por el camino, no es raro que a este G4 nos acerquemos con muchas expectativas pero también con mucha cautela.

Seguir leyendo en Quesabesde

Jul 292015
 

Olympus 8 mm

Nos gustan los objetivos de focales extremas. Es verdad que su uso suele ser bastante limitado y hay unos cuantos peajes que pagar -tamaño, precio, distorsión- pero sobre el terreno dan mucho juego y ayudan a conseguir fotos diferentes. En esa lista no pude faltar el Olympus 8 mm f1.8, un ojo de pez lineal, el más luminoso del mercado y con un tamaño y peso muy controlados.

Con este objetivo montado en una Olympus E-M5 Mark II hace unos días nos fuimos de paseo por Barcelona, y este es el resultado.

Jul 272015
 

HumanitariansTinder
Cada uno se lo monta como puede para ligar, dar el braguetazo del siglo, encontrar a su media lima, perpetuar el linaje familiar o lo que sea que ande buscando. Pero estaremos de acuerdo que lo mismo que sacarse selfies en medio de una catástrofe está un poco feo, usar ciertas imágenes para tu perfil de ligoteo en Tinder -una de las aplicaciones más populares para pillar conocer gente y tener una cita- no es demasiado elegante.

Y es que por lo visto presumir de tu enorme corazón y espíritu solidario incluyendo en tu perfil alguna foto en la que estés en plan humanitario es toda una tendencia en esta aplicación. Tanto que alguien incluso ha tenido la idea -un poco troll, pero divertida- de crear una galería con estos muchachos y muchachas que son capaces de aprovechar su entrega por un mundo mejor para facilitar un poco una cita a ciegas vía App. Que una cosa no quita la otra, oigan.

Así que un rápido paseo por este recopilación bautizada con bastante mala hostia como Humanitarians of Tinder nos permite dar un repaso por decenas de intrépidos hombres y mujeres blancas posando con hombres y mujeres mayoritariamente negros y en países en vías de desarrollo. También triunfan mucho las imágenes con niños pobres pero sonrientes en algún país africano y aquellas en las que se ve al sujeto participando de forma altruista y alegre en alguna actividad con la población local.

Continue reading »

Jul 222015
 

Polaroid-SX70-MiNT

Hay cámaras que son tan bonitas que resulta difícil decidir si las queremos para usarlas o simplemente para lucirlas en el salón de casa. Con la Polaroid SX70 siempre nos ha pasado algo así, aunque dados los precios un tanto desorbitados que tienen en el mercado de segunda mano -se ve que mucho decorador las quiere en sus estanterías- nunca hemos tenido que enfrentarnos al dilema.

Mientras seguimos llenando la hucha para conseguir los casi 200 euros que se suelen pedir por una SX70 restaurada -por qué no compre 500 Polaroid y me dediqué a revenderlas en su momento, se preguntará más de uno al ver los precios- resulta que la SX70 ha vuelto. Y renovada.

Polaroid-SX70-MiNT-

En realidad no exactamente, porque en Polaroid están demasiado ocupados haciendo trastos que no se venden (excepto la Cube, que nos encanta) como para molestarse en recuperar modelos como este. Hablamos de una versión creada por MiNT a partir de la citada SX70.

Y es que no sólo se han limitado a restaurarla y dejarla -eso se asegura- tal y como salió de fábrica, sino que se trata de un modelo mejorado que ofrece hasta 16 modos de control manual y funciones que no tenía la original, como exposiciones largas, tiempos de obturación más rápidos e incluso un modo totalmente automático. Todo gracias a un módulo bautizado como Time Machine y que se integra bastante bien en el diseño de esta pieza de coleccionista que ahora quiere revivir y no sólo para hacer bonito, sino convertida en una cámara mejor.

¿El problema? Su precio: 610 dólares sin meternos a hablar de gastos de envío o de las carísimas cargas de Impossible Project. Un capricho que al menos nos servirá para volver a dar una vuelta por eBay en busca de una SX70 y pensar que, bueno, tampoco es tan cara.

Jul 202015
 

Instagram

La culpa es de sus madres, que las visten como blogueras de moda. El típico chiste desafortunado y de bastante mal gusto pero que en este caso y adaptado para la ocasión resultaba casi tan inevitable como lamentablemente cierto. Y es que con menos de tres años Everleigh Soutas y Ava Foley se han convertido en las nuevas estrellas de Instagram. Y todo por culpa -o gracias- a sus señoras madres, que no han dudado en usarlas como maniquíes de sus outfits en miniatura.

Lo descubrimos hace unos días en Playground, pero por lo visto al otro lado del Atlántico son una celebridad que han salido en todas las revistas de moda e incluso han compartido espacio en BuzzFeed con gatitos, animales divertidos y ese tipo de cosas que nutren el nuevo periodismo. Los comentarios de las dos madres de estas niñas -una de ellas fotógrafa, por cierto- son poco menos que increíbles. “No pueden salir de casa sin alguna joya encima”, dice una de estas orgullosas progenitoras. Con la mano abierta. Zas.

Continue reading »

Jul 152015
 

Seguro que todos lo hemos pensado alguna vez al llegar a uno de esos lugares que te dejan sin respiración durante un par de segundos: aquí hasta yo puedo sacar buenas fotos. Puede que incluso esa misma idea se la hayamos aplicado a otro –que siempre es más divertido- al ver las postales que se ha traído de algún viaje exótico: retratos llenos de fuerza, colores espectaculares… Así cualquiera, y tal.

Eso mismo pensé hace unos días en las Salinas de Cabo de Gata, uno de esos parajes en los que apetece echar el ancla una temporada, mandar el móvil a paseo y quedarse por allí con unos cuantos libros, la cámara y poco más.

La carretera paralela a la playa; al otro lado, las salinas y una iglesia de un amarillo recién pintado; al frente, las primeras ondulaciones del parque natural del Cabo, y en la arena, barcas de madera a las que el viento, la sal y los años han descascarillado la pintura con esa perfección que ningún filtro puede imitar.

11214126_10207365688079997_8525499939570581261_n

Allí, en aquellas pequeñas casas encaladas y con las puertas de color azul, se había rodado “Vivir es fácil con los ojos cerrados”, la última película de David Trueba. Una bonita historia –basada en hecho reales- de un profesor que se escapa unos días a Almería para intentar hablar con John Lennon, que estaba rodando por allí. Aquella España de los años 60, dos chavales trazando su propia huida al sur, viajes que duraban días. Una de esas maravillas sin pretensiones para reconciliarse con la vida.

Aquí fotografiar es fácil hasta con los ojos cerrados, pensé en voz baja para que mis compañeros de viaje no pensaran que el sol me estaba afectando a la cabeza o que era un cursi.

Era mediodía, la luz era terrible pero hacia cualquier lugar donde miraras veías una foto. Y no una cualquiera, sino una con muchas posibilidades de estar por encima de le media personal, que es la mejor manera en la que uno puede catalogar sus instantáneas.

Como si el tiempo se hubiera detenido en algún punto, una señora con un pañuelo oscuro a la cabeza salió de una de las casas y se sentó en un pequeño muro, mientras el viento –que no recuerdo si era de levante o poniente- le movía el pañuelo y la blusa blanca. No llegué a tiempo para la foto, pero la hice en mi cabeza. Clic. Con los ojos cerrados. Aquí hay que volver con más tiempo, pensé antes de irme.

Continue reading »

 Posted by at 7:00 am
Jul 132015
 

IMG_9565

¿Cuál es tu ser mitológico favorito? El vegano que después de un minuto de conversación no te ha explicado que es vegano y los beneficios de su alimentación frente a la tuya, maldito devorador de animales muertos. Un chiste con una alta dosis de verdad que   es muy fácil de aplicar al mercado de la fotografía. Suponiendo que siga existiendo tal cosa, claro.

Y es que los fans de las cámaras sin espejo se han convertido en algo así como los veganos del sector. ¿Cuánto hace que no te cruzas con uno y no te explica lo ligero que viaja gracias a su cámara  y lo idiota que eres por ir cargado con tu vieja réflex? Puede que incluso en un alarde muy freudiano se defienda en modo preventivo diciendo que su cámara enfoca perfectamente y que los visores electrónicos ya son tan buenos como los ópticos.

Pero si yo no he dicho nada, responderás mientras intentas acabarte el café tranquilamente y escondes la dichosa SLR para que te deje de dar la chapa. “Sí, ya, acomplejado de los espejos”, dirá en voz baja pero suficientemente alta como para que le oigas mientras se aleja indignado en busca del próximo incauto. Se rumorea que algunos ni siquiera han llegado a cargar la batería de la cámara después de sacarla de la caja de lo ocupados que están ejerciendo de apóstoles del sinespejismo como forma de vida.

Aunque un poco (¿un poco?) exagerada, seguro que a más de uno esta bonita dramatización le ha resultado familiar. Y es que para muchos no basta con haberse comprado la cámara que más se amoldaba a sus necesidades y presupuesto, sino que ahora toca convertirse en yihadistas no ya de la marca elegida -que también- sino de la tecnología usada.

A ver, que en parte tienen razón. La electrónica acabará por sustituir a la mecánica, los visores ópticos tienen los días (años) contados, los espejos engrasados que suben, bajan y golpean tres cuartos de lo mismo… Pero todo eso ya lo sabemos los cuatro frikis a los que nos puede llegar a interesar. Al resto, al 90% de la gente que se compra una cámara, le da absolutamente igual. ¡Los espejos han muerto!, gritan algunos mientras el resto de la sala les mira en silencio sin saber de qué demonios están hablando. ¿Pero las cámaras llevaban espejos? Ah, pues muy bien.

En cualquier caso no deja de ser entre divertido y cansino escuchar todos estos discursos y luego encontrarte, un día cualquiera en una rueda de prensa cualquiera, el panorama que se ve en la foto de ahí arriba. Siete fotógrafos, siete réflex. De Canon  la mayoría y alguna de Nikon, para ser más precisos. “Eso es que no tienen ni puta idea”, estarán pensando quienes han picado el anzuelo del titular y ahora mismo les estará hirviendo su sangre sin espejo.

Pero más allá de lo divertido que resulte intentar encabronar un poco al personal, a la vista de los datos de los últimos premios de los World Press Photo no parece que esta elocuente postal sea un caso aislado o algo extraño, al menos entre los profesionales. ¿Las cámaras sin espejo son el futuro? Sin duda. Pero parece que no el presente.

 Posted by at 7:00 am
Jul 082015
 

IMG_9521

“No estás gorda, estás hinchada”, asegura Cosmopolitan, esa revista que dice a las mujeres más modernas e independientes lo que tienen que hacer para gustar a los hombres. A los hombres que buscan mujeres que leen Cosmopolitan, se entiende. “Especial selfies”, promete MVL Connection que -alucina vecina- resulta que es un nueva revista juvenil que se cotiza a 1,99 euros, propiedad de Panini y que hace poco lanzó un número dedicado a los Youtubers, “las nuevas estrellas de Internet”. Para hacerse una idea del nivel.

Y qué tienen en común estas dos prestigiosas publicaciones. Aparentemente su público objetivo no tiene nada que ver y seguro que en su interior la publicidad también será muy diferente. Pero mira tú por donde el otro día compartían esquina en un atiborrado kiosco de Barcelona porque las dos regalaban un (puto) palo de selfies.

Y por lo visto no son las únicas que han decidido cambiar las típicas sandalias, pareo, gafas de sol y demás objetos que sirven para animar al personal a invertir sus euros en literatura de la buena por uno de estos trastos capaces de convertir a cualquiera en un güiro chancletero en plena despedida de soltero por las Ramblas de Barcelona. No, no he podido ligar más conceptos casposos en una sola frase.

Por lo menos ahora ya tenemos respuesta para una de las grandes preguntas que la humanidad lleva repitiéndose desde hace años: ¿cómo demonios sobrevive tanto engendro en papel en los kioscos? Ahora ya lo sabemos: gracias a los palos de selfies. Un motivo más para odiarlos profundamente.

Jul 062015
 

Instafame

Posiblemente hace ya muchos años de aquello, pero hubo un tiempo en que nos contaban que el éxito era fruto del trabajo bien hecho, la perseverancia, el esfuerzo y todas esas milongas. Después empezamos a sospechar que el apellido y vivir en algunos barrios también podía tener algo que ver, pero oye hicimos nuestros exámenes, estudiamos algunas noches, jugamos mucho al mus, soportamos trabajos basura -sí, también hubo un tiempo en que había trabajos que no eran basura- y nos creímos que buen periodista era el que escribía y contaba bien y buen fotógrafo el que hacía buenas fotos. ¿Y la fama? Eso es para los de la tele.

Pero toda esa mierda ya pasó a la historia. Y la verdad es que hacía tiempo que sospechaba algo al ver que las nuevas generaciones ya no se preguntan por el tipo de fotos que hacen, sino por el número de likes que tienen en Instagram o la cantidad de gente que le sigue en redes sociales.

“Si me regaláis una cámara la saco en mi Twitter”. Me cuentan que es una oferta que llega bastante a menudo al correo electrónico de los pacientes departamentos de comunicación de las marcas. Seguro que alguno pica, pero por suerte todavía queda algo de sentido común por ahí como para mandar a estos nuevos ídolos juveniles y sus trillones de seguidores y fans a paseo. A se posible con palabras de menos de tres sílabas, para que no se líen.

La fama o el éxito ya no son -si es que alguna vez lo fueron- fruto del trabajo. Eso, como contratar a periodistas, pagar sueldos dignos o hacer coberturas en condiciones de la actualidad política e internacional ya no se lleva. Para qué si una lista de los 10 gatitos más cuquis de la red lo peta mucho más en Verne y en el Huffington, dice Cebrian y compañía mientras encienden puros con billetes de 500. Dadles basura a esos pringaos y tal. Añádase una sonrisa sonoramente maléfica de esas.

Continue reading »

Jul 032015
 

Dimitris Michalakis-01

Aunque pueda parecer increíble, por lo visto hay quienes todavía dudan a la hora de elegir bando entre el Mercado -con mayúsculas- y Grecia. Que si las deudas hay que pagarlas, que si Syriza son rojos y masones, que si Varoufakis tiene un iPhone… Sí amigos, esto va de bandos y ellos -los malos- tienen muy claro cuál es el suyo.

El caso es que mientras la prensa se desgañita publicando fotos de las colas generadas por el corralito económico -algunas muy curiosas, con gente abrigada en plano verano y a 30 grados…- para dejar claro que la alternativa al FMI es el caos, por poner un poco de contexto al asunto puede ser interesante recuperar este trabajo del fotógrafo griego Dimitris Michalakis.

El otoño pasado se cumplieron cuatro años del plan de austeridad impuesto por la llamada Troika a Grecia a cambio del rescate económico. Más allá de los titulares y de las cifras macroeconómicas, las consecuencias de esas medidas -pobreza, desahucios, recortes, cierre de hospitales, suicidios…- las recogió este reportero a lo largo de su proyecto Burnout, desarrollado entre 2010 y 2014.

Merece mucho la pena dedicarle unos minutos a revisar todas las imágenes de este trabajo para recordar -por si alguien lo había olvidado- cuál es la medicina que siguen proponiendo Merkel y sus palmeros.

Dimitris Michalakis-03

Dimitris Michalakis-04

Jul 012015
 

La corrupción no es algo genético ni –aunque lo parezca- parte de las condiciones del carné de ciertos partidos políticos o cargos de responsabilidad. Dicen los expertos en la materia que en la base del arte de mangar pasta pública, creer en el pelotazo como única ideología posible y hacer del chanchullo una forma de vida está la sensación de impunidad.

Si estamos rodeados de recalificaciones, bolsos de Prada y cuentas en Andorra es porque sus responsables se saben –se sabían, esperemos- ajenos a esa cosa tan de pobres como la justicia o la cárcel. Así que basta añadir un poco de “todos son iguales” para crear el perfecto país de mierda en el que los listos trincan y los que no lo hacen es porque son tontos o porque todavía no han tenido oportunidad de meter mano al asunto.

Impunidad. Todo el mundo lo hace. No critiques mucho por si te llega la oportunidad de tener tu pellizquito. Un peligroso cóctel que en realidad también se aplica a muchas otras cosas y que tal vez nos pueda servir para explicar algunos comportamientos que, por más que se repitan, se nos escapan.

Sin ir más lejos, cada vez que salta a los titulares un caso de manipulación fotográfica en fotografía documental o fotoperiodismo muchos nos hacemos la misma pregunta: ¿en qué demonios estaba pensando el fotógrafo o editor de turno? ¿Qué se te pasa por la cabeza o qué tipo de medicación caducada has tenido que consumir para seleccionar el tampón de clonar y decidir que no hay suficiente humo en una foto de guerra o eliminar a esa persona de fondo que estropea la composición perfecta y limpia que soñabas para su instantánea?

Continue reading »

Jun 292015
 

doan_cong_tinh-2

En un sector de egos tan desarrollados como el fotográfico, no es ningún secreto que la figura de Jean-François Leroy, fundador y director del festival Visa pour l’Image, brilla con luz propia. Adicto a las declaraciones polémicas y últimamente a las críticas sin paliativos al certamen World Press Photo, esta vez el festival de Perpiñán se ha convertido en el centro de la actualidad fotográfica por culpa de la exposición estrella durante la última edición: “Los del norte.”

Dejando a un lado las ganas que (por lo visto) algunos tenían de pillar a Leroy en fuera de juego y pagarle con su misma moneda (él mismo se ha defendido asegurando que no entiende el origen de tanta rabia), lo cierto es que la investigación realizada por los reporteros daneses Helle Maj y Jorn Stjerneklar y publicada en el blog de su agencia Mayday Press ha puesto en jaque la credibilidad de Visa pour l’Image y en estos últimos días ha copado muchos titulares, sobre todo en la prensa gala.

Pero más allá del escándalo en torno a los retoques sufridos por estas imágenes de gran valor histórico y documental (no olvidemos que esto no es fotografía de moda), la búsqueda del autor de la manipulación llevó a estos dos reporteros a dar con otro dato: la exposición presentada por Visa pour l’Image como inédita en realidad parece estar basada en un trabajo realizado hace más de diez años.

Parece o lo está, porque la presunción de inocencia en este caso se diluye al ver una portada de National Geographic en 2002 en la que los reconocidos fotógrafos Doug Niven y Tim Page presentaban el fruto de varios años de trabajo para recopilar las fotografías de la guerra de Vietnam tomadas por el bando comunista.


Seguir leyendo en Quesabesde

Jun 262015
 

1t4a0199

Andamos estos días de ruta viajera y fotográfica por Almería y su costa con la gente de Minube. Desde el desierto de Tabernas -repleto de localizaciones cinematográficas- al espectacular Cabo de Gata, lugares de visita obligada para cualquier aficionado a la fotografía.

Y de acompañante nos hemos traído nada más y nada menos que la Canon EOS 5DS. Ya habrá tiempo de analizarla en detalle, pero por ahora hemos publicados unas primeras impresiones y una galería de muestras de nuestro paseo en 50 megapixeles en Quesabesde. Además, con un par de ópticas medianamente asequibles, que también tiene su gracia ver qué tal se entienden con una cámara tan exigente como esta.

La foto de ahí arriba -la muestra en alta resolución está disponible en el citado artículo de Quesabesde- pertenece a la noche de San Juan, que la pasamos por las playas de Almería. Fuego, barbacoas, baños a media noche… Un buen lugar para hacer fotos. El gran Ignacio Izquierdo también andaba por allí y ha publicado en su blog unas cuantas fotos. No son de 50 megapixeles, pero son mejores que las mías.

Jun 242015
 

revela_t_2015_2015

Convertir el ayuntamiento en una gigantesca cámara fotográfica posiblemente no estaba en el programa electoral de ningún partido en las recientes elecciones municipales, pero eso es lo que han hecho en Vilassar de Dalt, una pequeña localidad situada a 20 kilómetros de Barcelona.

No se trata de algún tipo de extraña reivindicación, sino de parte del programa de la tercera edición de Revela-T que durante este pasado fin de semana ha convertido este privilegiado pueblo del Maresme –situado entre mar y montaña- en la capital mundial de la fotografía química. Puede sonar exagerado, pero es que este encuentro pasa por ser –así lo reivindican sus organizadores año tras año- el único de este tipo en todo el mundo.

Una exclusividad que pronto dejará de serlo cuando arranquen, este mismo año, dos propuestas similares en Edimburgo y Berlín. Actualmente ya se celebran festivales que dedican parte de su programa a la fotografía química en Londres y Timisoara (su fundador corría este año por el Revela-T tomando nota), pero en ambos casos la música es una parte fundamental de su eje de propuestas.

revela_t_2015_20

“Esto va a ser mejor que el Sónar”, nos promete Xavier Bassols (con quien hace tiempo hablamos de sus cámaras estenopeicas hechas con cajas de cerillas) por correo electrónico para animarnos a ir a la curiosa sesión musical y fotográfica que han organizado el sábado por la noche. Alguien pincha mientras ellos revelan, y el sonido agita las cubetas con los químicos en una sala prácticamente a oscuras.

Seguir leyendo en Quesabesde

Jun 222015
 

NotasDePrensa

El periodismo ciudadano, periodismo 2.0, periodismo de la Bernarda o como queramos llamarlo fue un gran invento. Sobre todo para aquellos que encontraron la manera de convertir una buena idea -que mucha gente pueda contar cosas- en un excelente negocio para ellos.

Pero todo eso suena ya demasiado 2010. Monetizado todo lo monetizable y una vez que ya no queda nadie en plantilla y se ha exprimido todo lo exprimible a los bloggers, hay que dar el siguiente paso. ¡Que los periodistas paguen por trabajar!, gritan los expertos en comunicación que están haciendo el MBA “Fuck Hard the Worker & Despido Libre Ya” en ESADE. Calma pequeños liberales que todavía no hemos llegado a eso, pero todo se andará.

La penúltima idea es eso de ahí arriba que hace unos días vi por ahí, que es la forma elegante de decir que me chivo alguien a quien la propuesta le llegó en plan serio. ¿Quieres publicar en nuestro medio tu nota de prensa? Pues paga. Alehop, periodismo 3.0

No conocía Gráffica, y la verdad es que tiene una pinta estupenda. “Gràffica es la web líder dedicada al diseño gráfico y la cultura visual en español siendo una de las webs más leídas en el mundo […] gráffica.info es un periódico de noticias dedicado en exclusiva al mundo del diseño, y en especial al ámbito del diseño gráfico, la creatividad y la cultura visual”, explican ellos mismos en la web.

Todo bien hasta aquí. Pero -según relatan- la cantidad de notas de prensa que reciben es tal que resulta imposible hacer la típica selección perdidística. Ya sabéis: este es amigo, se lo publico; aquel nos rechazó una campaña de publi, pues que le den… Vaya, los criterios editoriales al uso que se aplican en muchos medios. He dicho en muchos, no en todos.

Continue reading »

Jun 172015
 

EvolucionFotografica

Aporreo el teclado en pleno ataque de envidia mientras mi compañero Eduardo Parra fotografía a la nueva alcaldesa de Madrid y tuitea que algún día, dentro de unos años, podrá decir que él estuvo allí. Escribo mientras en la tele suena de fondo el discurso emocionado de la nueva alcaldesa de Barcelona y se suceden imágenes de sonrisas nerviosas de quienes, acostumbrados a perder, esta vez ganaron, y gestos torcidos de los que, abonados al poder, descubren ahora lo que es la derrota.

Los que estuvieron allí seguro que guardaran unas cuantas fotos del momento. Instantáneas capturadas con el móvil levantado sobre decenas de cabezas o tal vez un selfie que deje constancia de su presencia en tal o cual momento histórico. Fotografías hechas con la intención de perdurar para toda la vida, pero que -no nos engañemos- es posible que dentro de un año, cuando entonemos el “yo estuve allí”, igual seremos incapaces de encontrar en la interminable galería del teléfono.

Y es que disparar una sola foto es ya algo inconcebible. Luego las borro, pensamos mintiéndonos a nosotros mismos mientras escuchamos el martilleo del obturador y en la tarjeta se acumulan diez fotos idénticas. Un tic que, por cierto, ya existía antes de que llegaran los smartphones a nuestro mundo fotográfico, aunque es verdad que eso de echar la mano al bolsillo y tener siempre una cámara ha contribuido a esa adicción.

“Con lo digital no necesitas pensar, simplemente disparas como con una metralleta en las manos”, critica Elliott Erwitt en “From Darkroom to Daylight” (“Del cuarto oscuro a la luz del día”), el ensayo y documental de Harvey Wang que aborda la desaparición de la fotografía química (o la producción industrial de película, mejor dicho) a través de más de dos decenas de entrevistas a fotógrafos veteranos que, de un modo u otro, han vivido esta transición.

Así que, metralleta en mano, disparamos centenares de fotos para descubrir que, en realidad, todas son igual de malas. Si con un rollo de 36 sacábamos seis decentes –benditos los que alcanzaban esa proporción- es posible que con una tarjeta de 32 GB repleta ahora mismo consigamos el mismo número de instantáneas potables. Siendo optimistas.

Continue reading »

Jun 152015
 

IMG_0166

Como todos sabemos, hay dos tipos de lugares en el mundo: los que son fotogénicos y los que no merecen la pena. Cada uno seguro que tiene en la cabeza su propia lista con los mejores rincones de la ciudad, con esos edificios a los que siempre volvemos con la cámara, o con ese pueblo perdido en medio de ninguna parte pero que merece los kilómetros y el madrugón por llegar con la mejor luz.

Una lista en la que, en nuestro caso, desde hace unos días figuran las minas de yeso abandonadas de Hornillos de Cerrato, en Palencia. Las descubrimos -nos las descubrieron, en realidad- como parte de un viaje organizado por la Asociación para el Desarrollo Rural Integral del Cerrato Palentino y por allí anduvimos sacando fotos con la Canon EOS M3 que teníamos entre manos aquellos días.

IMG_0137

IMG_0154

De la cámara ya hemos hablado largo y tendido en Quesabesde y sobre esta comarca y sus atractivos gastronómicos pronto contaremos más en LaGulateca. Pero centrándonos ahora en el potencial fotográfico de estas minas abandonadas, quienes se acerquen por allí (se puede llegar en coche desde Hornillos) tienen que tener en cuenta que se trata de un espacio abandonado desde mediados de los 80 y que el acceso está teóricamente prohibido. Una valla se encarga de recordarlo -sin demasiado entusiasmo, la verdad- para que al menos quede claro que entramos por nuestra cuenta y riesgo.

Continue reading »

Jun 122015
 

Trabajadores-fastfood-01

Jornadas interminables, sueldos miserables, condiciones precarias, sin derechos médicos o sindicales… Así trabajan y tienen que sobrevivir miles de empleados de las grandes cadenas de comida rápida en Estados Unidos. Trabajadores de empresas con beneficios multimillonarios que han iniciado una nueva campaña de lucha, huelgas y manifestaciones para pedir la mejora de sus condiciones y un salario mínimo de 15 dólares la hora.

I, too, am America. Yo también soy América. No sólo es una declaración de intenciones y un grito de protesta para dar visibilidad al tema, sino también el título de una exposición fotográfica en la que, como parte de esta campaña de protesta, los propios trabajadores, armados con sus teléfonos móviles, retratan el día a día de sus vidas y sus trabajos.

Seguir leyendo en LaGulateca

 

 Posted by at 7:00 am
Jun 102015
 

solarigrafias_7

Que fotografiar es pintar con luz es una de esas frases un tanto cursis a las que todos hemos recurrido alguna vez. Pero posiblemente pocas veces es más cierta que cuando hablamos de la solarigrafía, una especialidad dentro del apasionante mundo de la fotografía estenopeica en la que el Sol –como su propio nombre permite adivinar- juega un papel aún más fundamental.

Si la fotografía pinhole supone ya reducir la cámara a su mínima esencia –hay cámara, pero no óptica-, la solarigrafía simplifica aún más la ecuación al eliminar el revelado del proceso. ¿Cómo? Para descubrirlo nos reunimos con Jesús Joglar en su despacho en el Instituto de Química Avanzada de Cataluña. Aficionado desde hace años a la fotografía estenopeica y a las solarigrafías, este año expondrá en Revela-T, el festival de fotografía química que se celebra en Vilassar de Dalt (Barcelona) del 19 al 21 de junio.

La solarigrafía es una variante de la fotografía estenopeica con tiempos de exposición muy largos, desde días hasta meses o años, nos explica. Durante estas exposiciones tan largas el papel fotosensible colocado en el interior de la cámara va registrando cambios en la tonalidad de la emulsión a medida que recibe la luz, tanto de forma directa como por reflexión de otros elementos. Inicialmente blanca o amarillenta en función del papel utilizado, aparece entonces una imagen con diferentes tonos ocres o de otros colores.

solarigrafias_20

Entre batas blancas, pasillos con estanterías con probetas y laboratorios tras las puertas, sobre la mesa de este científico titular del CSIC atisbamos un paquete de papel Ildford y un libro de “Fotoquímica molecular moderna” que asusta solo con mirarlo. Pero nos llama más la atención una caja con un montón de latas vacías.

“Estas son mis cámaras”, nos explica Joglar mostrando su interior pintado de negro y el estenopo -un pequeño agujero- justo antes de recoger la que lleva más de un año en el alfeizar de la ventana. Apenas sin color y oxidada, en su interior un papel fotográfico habrá registrado el movimiento del Sol y las líneas que este dibuja a lo largo de todos esos meses.

Seguir leyendo en Quesabesde

Jun 082015
 

Samsung Salaxy S6 publi

La cámara del último teléfono estrella de Samsung no está nada mal. Es más, está muy bien comparada con la que usan la mayoría de terminales y, tal y como pudimos comprobar, iguala o supera a la de su archienemigo, el Iphone 6.

¿Y qué es lo que ha hecho la compañía coreana para presumir de cámara en su nuevo Galaxy? Pues un churro de anuncio. Ya, está feo decirlo así  de claro entre otras cosas Samsung es un de los mayores anunciantes del mundo -¿ahora entiendes por qué tanta gente les hace la pelota?- pero es que es bastante absurdo.

Un tipo que por lo visto se ha hecho una celebridad en eso de hacerse fotos dando mucho vértigo desde los edificios más altos del mundo es el protagonista. Lo típico, que coges el ascensor, luego subes a la azotea, luego trepas a la antena y te sacas un selfie que lo peta en Instagram. Hasta ahí todo bien. Salvo que, claro, es la típica historia para la que uno lleva 18 cámaras GoPro encima y, ya si eso, el móvil.

Exactamente eso es lo que ocurre en este extraño anuncio en el que las cámaras de acción parecen ser las protagonistas, por mucho megapixel, 4K, cámara frontal para selfies y demás que le eches al S6. Pero el anuncio es del S6 o de las GoPro y el dron que graba los planos aéreos más espectaculares, se preguntaba todo el mundo cuando se lanzó hace ya unas semanas.

Pero por lo visto el problema es que no hemos entendido el concepto de los genios publicitarios de turno. Porque aquí de lo que se trataba era de ver lo bien que graba vídeos en 360 grados el S6. La típica prestación que, como aquello del 3D seguramente usarás muchísimo y por la que te comprarás un terminal como este. Por cierto, sólo puede verse en Chrome. 

Continue reading »

Jun 052015
 

cartelbilbaoweb-725x1024

Si sois gente tan afortunada de vivir en Bilbao o este fin de semana andáis por la capital del mundo hay una nueva cita en el calendario fotográfico que os interesa: Bilbao Photo Experience. Se trata de la primera edición de un certamen que aspira a convertirse en un nuevo referente dentro de la cada vez más amplia agenda de eventos fotográficos por todo el país.

Y para estrenarse hay que reconocer que cuentan con un cartel de lujo, encabezado por nombres tan ilustres como Chema Madoz y Ouka Leele. Pedro Armestre también figuraba en el programa de charlas, pero finalmente no podrá asistir y su ponencia será ocupada por Arturo Rodríguez, ganador de un segundo premio World Press Photo en la categoría Gente en 2007.

La variada lista de charlas y talleres (Israel Luri, Josu Izarra, Nuria López, Marina Gondra…) deja clara la amplitud temática con la que se afronta esta primera edición, en la que hay espacio tanto para la fotografía más artística, como para los trabajos de naturaleza, el fotoperiodismo, la foto gastronómica o la post-producción de la imagen.

El precio para los tres días es de 60 euros aunque también existe la posibilidad de comprar un pase de día por 22 euros. De todos modos, tanto el espacio comercial (con presencia de las principales marcas y tiendas del sector para toquetear los últimos productos) como la exposición Estropadak, liturgia de un deporte del fotógrafo Humberto Bilbao Ogando estarán abiertas al público.

 

Anotado queda en la agenda y aunque este año nos pilla un poco lejos, la próxima edición no nos la perderemos.