Jul 302014
 

Camara-frontalHa llegado el momento de admitirlo de una vez: los smartphones han matado a las compactas. Sí, como la canción aquella de la radio y la video star, pero más de nuestro tiempo. Después de años -décadas- rumiando esa posibilidad, finalmente los dichosos telefonillos han ganado la batalla y cada vez son menos los que se molestan en sacar a pasear una cámara teniendo en el bolsillo un móvil que hace fotos suficientemente decentes para lo que necesitan: dejarlas allí olvidadas o dar la lata con ellas en la redes sociales.

Pero mientras las compañías de fotografía reculan y piensan cómo hacer frente a este gran cambio y a las pérdidas que supone que ya nadie quiere una de esas compactas de 100 euros que antes presentaban por docenas cada mes y se vendían como churros, la cosa no queda ahí. Es lo que pasa cuando el mercado tecnológico mete sus pezuñas en el tranquilo mundo de la fotografía: tras la primera víctima ahora la pregunta es cuál será la siguiente.

Y tal vez la tengamos ahí delante. Nunca mejor dicho. El otro día la noticia pasó bastante desapercibida, pero dentro de la última inversión multimillonaria de Sony para aumentar su producción de sensores digitales para teléfonos se citaba expresamente la demanda de cámaras frontales de mayor calidad.

¿Cámaras frontales de calidad? ¿Pero alguien la usa? Pues sí, amigos. Con la moda de los selfies-antes-conocidos-como-autorretratos amenazando con quedarse para siempre con nosotros, cada vez son más los móviles que le dedican cierta atención a esta segunda cámara. Más resolución, sensores más grandes con una óptica más decente…

Continue reading »

Jul 282014
 

¿Un documental sobre una gran historia, una campaña de marketing para vaya-usted-a-saber-qué o un cuento inventado sin más? “No cameras allowed” lleva unos cuantos días circulando por Internet y ya ha suscitado todo tipo de reacciones, desde los que se han hecho fans del protagonista hasta los que no se creen absolutamente nada.

La historia, la verdad, es de esas tan perfectas que chirría: Marcus Haney falsifica pases de prensa, se cuela en conciertos y consigue unas imágenes exclusivas y bastante espectaculares de las actuaciones desde el propio escenario y lugares normalmente vetados a los medios. Todo grabado en plan cámara oculta, aventura desenfrenada y final feliz: enseñas las imágenes a las bandas y algunas de ellas deciden llevárselo de tour. Precioso.

Por ahora lo que se ha publicado es el trailer de lo que promete ser un documental o una película muy interesante. O prometía, porque, curiosamente,el vídeo ya no está disponible en Youtube justo cuando todo el mundo hablaba de él. Dicen que en realidad se ha filtrado antes de tiempo, pero lo cierto es que en Vimeo sigue estando disponible con un enorme “FAKE” (falso) al principio.

Más allá de si es verdad o no -a estas ahora la teoría de que es un montaje cobra fuerza- resulta interesante las reacciones enfrentadas que ha provocado entre aficionados y profesionales. Mientras los primeros muestran admiración por lo que supuestamente ha conseguido Haney, los fotógrafos expertos en este tipo de trabajos niegan la mayor. O no es posible (y la verdad es que hay un alarga lista de argumentos o detalles que apuntan en esta dirección) o si realmente lo ha hecho, puede acabar siendo un problema para los fotógrafos que ahora tendrán que lidiar con gorilas que pondrán más problemas todavía a los chicos de la prensa.

¿Nos lo creemos o es el penúltimo intento de promocionar algo a base de un viral?

Jul 242014
 

Untitled

De paseo fotográfico con la tercera generación de una de nuestras compactas bolsilleras favoritas. La Sony RX100 III llega con .más angular, más luminosidad, filtro de densidad neutra y visor integrado. Y más cara, claro.

Jul 232014
 

Hubo un tiempo en que la cámara familiar salía de paseo en contadas ocasiones. Una pequeña lista de acontecimientos (bodas, cumpleaños, fiestas…) en la que las vacaciones de verano y la correspondiente escapada siempre ocupaban un lugar destacado. Volver de donde fuera, acercarse a la tienda con los carretes y esperar unos días: un auténtico ritual.

Ahora no es que la cámara vaya siempre en nuestro bolsillo con forma de móvil, los carretes sean cosa de nostálgicos o modernos y las tiendas de revelado escaseen cada vez más. Es que las fotos ya no sirven para traernos un recuerdo de esta época de playa y pequeños o grandes viajes. Ahora su principal misión es certificar que estamos en tal o cual sitio, y si se tercia, dar un poco de envidia. Dicho de otro modo: si no hay foto es como si no hubieras estado allí.

Ante esta perspectiva, y dando por hecho que somos gente de bien de esa que no va por la vida solo con el móvil como única cámara, a la hora de hacer la maleta llega el momento de tomar una de las decisiones más cruciales del año: ¿sandalias o alpargatas como calzado para el día a día? Y sí, también hay que elegir qué cámara nos llevamos.

Así que ha llegado el momento de tomar decisiones y pensar qué meteremos en la bolsa de los trastos fotográficos. Porque, sí, somos de esos que llevamos una bolsa solo para las cámaras. No hay por qué avergonzarse de ello, maldita sea.

Lo normal es que en cuanto sale este tema alguien alce la voz para recomendar poco equipaje fotográfico. Un cuerpo ligero y ópticas fijas, dirá con esa voz que se pone cuando se da un consejo en plan sé de lo que hablo, muchacho. De entrada la idea es buena. Un 35 o un 50 milímetros te obligarán a pensar más la foto; puede que incluso a caminar un poco para acercarte y en definitiva mover el culo de la hamaca y agitar las neuronas. Justo lo que estabas deseando en agosto a 40 grados en la sombra, ¿verdad?

Así que cuidado con los amantes del minimalismo y sus recomendaciones. La teoría está muy bien, pero ahora que no nos escucha nadie, un zoom todoterreno de esos que no son ninguna maravilla pero resultan comodísimos puede estar bien para no complicarse la vida. Y de acuerdo: solo un cuerpo. Por cierto, ¿me explicas entonces por qué tienes cuatro cámaras acumulando polvo durante todo el año si para una vez que viajas las dejas en casa? Pues eso.

Continue reading »

Jul 212014
 

RestaurandoRecuerdos01

Las fotos siempre cuentan una historia. Al menos las fotos que merecen la pena. Así que cuando una de ellas desaparece, corremos el riesgo de que parte de esa historia se esfume con ella. Por eso, mientras reflexionamos una y otra vez sobre el futuro de esas miles de imágenes que almacenamos en móviles y discos duros sin demasiado criterio tal vez deberíamos echar un vistazo a esas cajones donde se guardan fotos que tienen mucho más que decir. Copias únicas, negativos desperdigados, imágenes deterioradas que todavía están a tiempo de salvarse.

De eso va el penúltimo proyecto -siempre hay un nuevo proyecto en su cabeza- de Diego Rodríguez. “Restaurando recuerdos” se llama y la idea es tan simple como juntar a una persona con esa foto tan especial que quiere salvar con un retocador capaz de digitalizarla y recuperarla. La tecnología, Photoshop y un escáner al servicio de la memoria.

Hace unos días se organizó en Bilbao con la colaboración de Epson el primer taller de esta iniciativa que nace con ganas de extenderse y llegar a cualquier lugar donde haya que evitar que una fotografía y la historia que hay detrás de ella se pierdan. De momento, además de Bilbao ya se han organizado sesiones en Valladolid, pero esto no ha hecho más que empezar.

Continue reading »

Jul 182014
 

Es la compacta más extraña del momento. No lo decimos nosotros, salta ala vista sólo con verla o echar un vistazo a sus especificaciones. Sin visor, sin flash, sin vídeo, con un diseño que no convence a todos y un precio de 1.000 euros (se habló de 1.200 así que ni tan mal) está claro que la Sigma dp2 Quattro no es para todos los públicos.

Con ella nos fuimos de paseo por el Museo del Diseño de Barcelona -qué mejor lugar- para probar su rendimiento y ver si algo había cambiado respecto a las generaciones anteriores con las que ya manteníamos una apasionada relación de amor-odio. Un adelanto: espectacular calidad de imagen y una manejabilidad no apta para los que no anden sobrados de paciencia.

Como siempre, el señor Álvaro Méndez es el responsable de que todo quede tan bonito y se escuche tan bien. Y de tostarse con un servidor a pleno solazo mientras grabábamos.