May 222015
 

Aprovechando que el Mercar del Ninot de Barcelona estaba de estreno -cómo nos gustan los estrenos- y que nosotros también estábamos con la nueva Fuji X-T10 entre las manos, se nos ocurrió irnos por allí de paseo para probar la más joven de la familia X. La fórmula es de sobra conocida: una cámara más pequeña, económica y que pierde algunas prestaciones pero también más asequible que su hermana mayor, la X-T1.

En Quesabesde hemos publicado unas cuantas muestras del rendimiento de la cámara y en este vídeo repasamos las principales novedades y diferencias entre estos dos modelos mientras recorremos el remodelado mercado de Barcelona. Un spoiler: la cámara nos gusta bastante aunque, como siempre, también hay algunos peros.

May 212015
 

ElPais-Esperanza

A la lista tradicional de cosas infinitas (el Universo y la estupidez humana) habría que sumar una tercera: la capacidad de El País para dar cada día un poco más de vergüenza ajena. Y el último capítulo de este descenso a los infiernos del periodismo del que un día presumía de ser el diario de referencia en España es la portada de ayer miércoles.

Concretamente la foto. O, mejor dicho, el encuadre elegido para la imagen de portada, y que muchos han interpretado como una burda manipulación para intentar lanzar (otro) dardo envenenado a Podemos y su candidata a la alcaldía de Madrid.

La idea es muy sencilla: la foto de portada parece querer dar a entender -así al menos lo han entendido muchos- que Manuela Carmena niega el saludo a Esperanza Aguirre. En otra fotografía con un plano más abierto se ve que en realidad la lideresa que aparca como quiere está dirigiéndose a otro de los candidatos que participaba en el debate de televisión.

Pensar a estas alturas en despistes, detalles fortuitos o argumentos del tipo “es que no tenía una imagen mejor” sería de una inocencia imperdonable. La línea editorial de El País en los últimos años es bastante clara y su posición hacia el partido que lidera Pablo Iglesias es de sobra conocida. Así que, sin duda, detrás de esta portada hay la misma intencionalidad que la de El Mundo del otro día. Aunque un poco más sutil y elegante, claro, que estamos ante los editores de Icon y algo de glamour se les habrá pegado.

En todo caso aprovechemos la penúltima de los chicos de PRISA pare recordar eso de la importancia del encuadre, tanto al hacer la foto como a la hora de recortarla después. Porque vaya usted a saber si la foto firmada por Carlos Rosillo era así o fue el editor el que metió tijera para ajustarla. A la portada y a la idea que se quería vender.

Y es que, por seguir con la cansina lección de periodismo, hay que tener siempre presente que lo de la objetividad de las fotos es un cuento casi tan grande como las promesas electorales de algunos. Hacer una foto es elegir -encuadre, óptica, momento del disparo…- y como toda elección está sujeta a la subjetividad del que dispara, del que edita y del que luego decide sacarlo o no en portada.

No es que las fotos mientan. Es que las fotos cuentan una versión de lo que ocurre. En este caso, la versión de El País. Que tenga o no algo que ver con la realidad, ya tal.

May 182015
 

Mad Men Wheel

Llevo demasiado tiempo en esta mierda. Que levante la mano el que nunca haya dicho algo parecido un domingo por la tarde, un lunes antes del primer café o cualquier otro día de esos que apestan. Nada grave en realidad, por mucho que suena a ultimátum o a algo terrible. Tenemos ya demasiados mayos encima para saber que, en el fondo, nos gusta esta mierda -es una mierda, pero es nuestra mierda que diría Kissinger- y que sólo muy de vez en cuando nos ponemos un poco intensos. Cosas de la edad.

La edad y el final de Mad men, que se nos junta todo. Todavía no sabemos cómo acaba la historia -ayer se emitió en Estados Unidos el último capítulo- pero ver a Don Draper con cara de “llevo demasiado tiempo en esta mierda” ante las nuevas generaciones de niñatos de ESADE con sus estudios de mercado y su vendehumismo que todavía no se llamaba así nos sitúa ante una dura certeza: si por él también pasan los años, no queremos ni pensar lo que nos harán a nosotros.

Y es que la presentación de Draper  para Kodak es uno de esos momentos que por aquí guardamos en nuestro particular altar fotográfico de ateos, casi a la misma altura que Annie Hall retratando a Alvy Singer mientras pelea con una langosta, el álbum de Auggie en Smoke, o la Nikon y las kodachrome de Robert Kincaid en Los Puentes de Madison. Somos unos románticos, joder.

Kodak-Carousel

Eran otros tiempos y la fotografía, la publicidad y los copazos a media mañana en el despacho tenían cierto glamour. Ahora decir que eres fotógrafo o que trabajas en marketing está igual de bien visto que zumbarse dos old fashioned antes de las doce del mediodía. Por mucho que parezca que algunos siguen ejerciendo ese noble arte antes de enviar algunas notas de prensa o compartir sus maravillosos HDR con toda la humanidad.

Ya no se hacen cámaras ni anuncios como antes, pensamos con sonrisa nostálgica cada vez que nos cruzamos con algún trasto de Kodak y nos preguntamos cómo demonios pudieron cagarla tanto. Qué hicieron tan mal como para acabar malvendiendo la marca a trozos al mejor postor que quiera colocar ese logo a su horrible cacho de plástico que hace fotos.

Tal vez se confiaron y pensaron que todo estaba hecho. Que nada malo podía pasarles. Que aquello de los píxeles -que ellos habían inventado- tampoco era  para tanto. Que llevaban demasiado tiempo en aquella mierda como para cambiar o como para que alguien les tuviera que explicar nada.

Eran otros tiempo, pero basta echar un vistazo  alrededor para tener la sensación de que la mierda es la misma. Sólo cambian los nombres, las caras o las marcas, pero la historia y los discursos se repiten. Todo funciona, se vende y es eterno hasta que deja de serlo. Rochester se derrumbó -por seguir cinematográficos- y nosotros aquí posando con nuestro palo de selfies.

Al final puede que Draper tuviera razón y la vida sea como aquel carrusel de diapositivas de Kodak, que podía ir hacia delante o retroceder en busca de esa fotografía que nos hace felices. Podemos hacer girar la rueda tantas veces como queramos, pero las diapositivas siempre son las mismas.

 Posted by at 8:00 am
May 152015
 

Hace unos días tuvimos ocasión de probar los nuevos Profoto B2, un sistema de iluminación que la firma ha bautizado como Off Camera Flash pero que, para entendernos, viene a ser algo así como el eslabón perdido entre los flashes tradicionales de cámara y los flashes de estudio.

Pensado para profesionales y aficionados avanzados, la idea es tan sencilla como poder instalar un estudio portátil en cualquier lugar gracias a su batería y a las cabezas con una potencia de 250W. El manejo puede controlarse de forma totalmente automática gracias al sistema TTL compatible con Nikon y Canon.

Pero mucho mejor que explicar sus virtudes o cómo funcionan es verlos en acción. Por eso nos fuimos al Parc del Fòrum de Barcelona con el fotógrafo Igor Artetxe y Nicolas Jodar de Innovafoto -empresa importadora de Profoto para España- y organizamos una sesión en el Parc del Forum de Barcelona para aprender cómo resolver algunas de las situaciones más habituales en este tipo de trabajos: salvar un retrato con una luz terrible, congelar la acción o conseguir el efecto de “noche americana”.

Una auténtica clase de iluminación en exteriores a la que merece la pena dedicarle unos minutos.

May 132015
 

Como los más perspicaces habrán notado, ya estamos en campaña electoral. Casi dos semanas por delante con pistas tan sutiles como las ciudades inundadas de carteles con rostros sonrientes y una buena dosis de Photoshop, espacios electorales milimétricamente medidos en televisión, paseos de candidatos por mercados en busca de retoños a los que besar ante la cámara, discursos de “yo a ese Gürtel no le conocía de nada”, banderas de aquí y de allá bien grandes para tapar la mugre, marquesas que en lugar de cambiar de acera o llamar a la policía ahora les da por abrazar a simpáticas señoras negras, simulacros de enfrentamiento ideológico entre los que responden a ese popular dicho de “la misma mierda con distinto nombre”, promesas de revolución que se moderan según se acerca la fecha…

El circo de siempre, vaya. Mientras algunos ya estarán gruñendo porque aquí se viene a hablar de fotografía y no de política, el inevitable espasmo electoral y los picores que produce ver ciertos carteles suele venir acompañado de unas irrefrenables ganas de buscar comparaciones entre ese espectáculo político y nuestro particular mundillo de cámaras, marcas, modas y demás.

Seguro que se puede jugar a los paralelismos en casi cualquier otro campo, y ahora mismo, por ejemplo, posiblemente habrá decenas de blogueras de moda analizando programas políticos para ver si esos zapatos de la candidata de turno o la camisa con logo pijo de dos por dos metros de ese político liberal esconde algún tipo de mensaje ideológico.

Pero esta vez, en lugar de jugar a los retratos retocados de los carteles o a esa manía de colocar tras el candidato una cuidada selección de personas de todas las edades y razas –que una cosa es querer cargarse la sanidad pública y otra que no podamos estar diez minutos cerca de los pobres-, podría ser divertido ligar marcas y partidos.

No en plan ideológico o a ver quién dona a quien –dudo que queden fondos ni para eso entre las principales compañías de este malogrado sector-, sino según su papel y discurso. Vaya, que si aquí tuviéramos una campaña electoral para ver quién maneja el cotarro los cuatro próximos años, todos tenemos muy claro que Canon y Nikon ejercerían el papel de los grandes partidos en este sistema bipartidista que –insisten algunos con bastante fe- se desmorona.

Continue reading »

 Posted by at 7:00 am
May 112015
 

Restaurante-Instagram-02

¿Tienes siempre el móvil encima de la mesa? ¿Eres de los que no toca el plato hasta fotografiarlo desde todos los ángulos? ¿Tus compañeros de comida te odian porque el menú siempre se enfría mientras tú haces las dichosas fotos? ¿Tu cuenta de Instagram es una sucesión de fotografías para contar al mundo qué y dónde estás comiendo?

Si tu cuadro clínico coincide con alguno de estos síntomas, tenemos dos buenas noticias para ti: no estás solo, y a alguien se le ha ocurrido la feliz idea de crear un restaurante donde los pesados con eso de fotografiar lo que comen son especialmente bienvenidos. La mala noticia es que tendrás que viajar a Tel Aviv para disfrutar de la experiencia.

Seguir leyendo en LaGulateca

May 102015
 

10

Hoy 10 de mayo es el Día Mundial del Lupus, una enfermedad autoinmune y crónica que más allá de su cierta popularidad televisiva gracias a la serie “House” pertenece a ese enorme grupo de dolencias minoritarias, bastante desconocidas y, lo peor de todo, por ahora sin cura conocida.

Coincidiendo con esta fecha, la fotógrafa Elisa Bernal ha presentado su trabajo dedicado a esta enfermedad. O, mejor dicho, a ponerle rostro siguiendo la historia y la lucha diaria de Paqui, una mujer de 44 años que en 2006 fue diagnosticada de Lupus. En la web de esta fotoperiodista puede encontrarse el reportaje completo.

Continue reading »

May 082015
 

Una de las grandes dudas existenciales de la humanidad que nos hemos propuesto resolver en este vídeo ¿cuál de los dos teléfonos del momento -iPhone 6 y Samsung Galaxy S6- tiene una cámara mejor? O, preguntado de otro modo, ¿ha conseguido al fin Samsung igual o incluso mejorar la calidad de imagen que ofrece Apple en su smartphone?

Otro tema sería eso que ha trascendido en las últimas horas sobre la utilización de dos sensores diferentes en el Galaxy S6. Así que puedes tener suerte y que te toque uno con un CMOS de Sony -que por lo visto da mejores resultados- o tener que conformarte con la versión menos buena. No es que haya una diferencia abismal, pero este tipo de cosas en un terminal tan caro no parecen de recibo.

May 062015
 

devin_allen_5Se llama Devin Allen y es el autor de la fotografía que ilustra una de las portadas más comentadas de la revista Time en los últimos tiempos. Una imagen llamada a ser posiblemente el icono de lo que durante estos días está ocurriendo en Baltimore a raíz de la muerte de un joven afroamericano a manos -supuestamente- de la policía, con las posteriores protestas y disturbios raciales.

Con 26 años y aficionado a la fotografía desde que en 2013 tuvo su primera cámara, según explica él mismo en una entrevista en Time Lightbox, le gustaría dedicarse de forma profesional a ello. Apasionado de la fotografía callejera y a compartir sus fotos en Instagram, Allen ha retratado a pie de calle las protestas de estos últimos días.

Vive en el oeste de Baltimore –la zona más conflictiva-, es negro y conoce y entiende perfectamente la frustración y la rabia de la gente, explica. Como suelen decir los buenos profesores, nada como conocer lo que se fotografía para ser capaz de retratarlo bien. Pese a ello, el joven reportero tenía claro –aclara a Time- que quería retratar lo bueno, pero también lo malo y lo feo de las protestas. “Voy a contar exactamente lo que ocurre”, apuntaba.

Sus fotos eran ya virales antes de llegar a la última portada de Time. Cadenas de televisión como la BBC y la CNN las habían publicado, pero posiblemente la cantante Rihanna también tuvo mucho que ver con la popularidad de sus imágenes al incluir una de ellas en su cuenta de Instagram, con casi 18 millones de seguidores. Así son ahora las nuevas audiencias y ritmos de la información. Curiosamente un vistazo a la cuenta de la cantante revela que la imagen de un policía negro con los ojos llorosos tiene muchos menos likes que cualquiera en las que aparece ella posando.

Seguir leyendo en Quesabesde

May 042015
 

google-logo

Saben aquello de que Google es el nuevo adalid de la libertad frente a la tiranía de los medios que defienden el absurdo canon AEDE. Pues ya no. Resulta que Google, la que hasta hace dos días era una empresa valiente y liberal capaz de hacerle un corte de mangas a todos esos dinosaurios y dejar en evidencia al gobierno de España -para eso tampoco hace falta mucho, la verdad- ahora se ha convertido en uno de los malos. Vaya, que Google es ya oficialmente un hijoputa traidor, por usar la terminología precisa.

Semejante revelación y cambio de criterio entre la opinión crítica del mundo dospuntoceril no se debe por supuesto a que esta multinacional pague impuestos fuera de España o que sea en gran parte responsable de esos titulares de mierda que pueblan nuestra preciosa red… y después pasó algo increíble. La traición ha sido mucho peor: se ha hecho amigo de todos esos periódicos que se supone estaban al otro lado de la trinchera.

Una amistad de las buenas, además. De esas que se miden en cifras: un fondo 150 millones de euros durante los próximos 3 años destinados a “dar soporte a un ecosistema de noticias sostenible y promover la innovación”. Los beneficiarios de esta generosa aportación serán los principales rotativos de Europa, incluidos muchos favorables al dichoso canon AEDE.

Así que la gran noticia, la terrible novedad que ha echado por tierra esa alianza contra el imperio del mal ha sido que Google se ha comportado como lo que es: una empresa. Concretamente una a la que se le avecinan unos cuantos problemas legales con Europa por abuso de posición dominante de su buscador y que, por lo visto, prefiere no tener a la prensa encabronada para cuando llegue el momento.

Esos medios dinosaurios que según algunos ya no pintan nada ni marcan la agenda, parece que siguen siendo importantes para Google. Al menos lo suficientemente como para donarles todo ese dinero y dejar en la estacada a los que se consideraban sus amigos.

Según explica Julio Alonso -fundador de WebblogsSL- en su blog : “Al final Google le está dando recursos y dinero a los medios tradicionales que tanto le han combatido para que dejen de hacerlo y para que puedan competir mejor contra los medios digitales que sí hemos defendido a Google, en particular en la Coalición Pro Internet. Entenderéis lo de la cara de idiota que se me ha quedado”

Continue reading »

Apr 302015
 

DSC_0274

La tendencia de los fotógrafos a -por decirlo de forma suave- tener demasiada pasión por lo suyo es algo bastante conocido. Son –somos- una raza con cierta inclinación a resultar cansinos. Aquí he venido a hablar de mi libro y todas esas cosas. Que si mi cámara, mis fotos, la hora azul, el mensaje. Que si has visto qué composición, que si mira cuántos likes tengo, que si mejor usar ópticas fijas, que si fulanito no tiene ni puta idea, que si no te pierdas tal expo que es lo más.

Son –somos- tan brasas con lo nuestro que cuesta entender que todavía haya alguien dispuesto a aguantarnos en lugar de mandarnos a pasear con la cámara. Bien lejos. Y no hace falta que volvamos pronto.

La versión profesional de esa actitud que al parecer viene de serie con la cámara y en ración doble si no tiene espejo –pesaditos que son estos también con su rollo, oiga- son los fotógrafos intensos. Esos que se ponen muy serios y trascendentales cuando hablan de su foto y su trabajo. En ocasiones esas que dispararon hace muchos años y de cuyos réditos y charlas llevan viviendo desde entonces.

Así que ha llegado el momento de clamar contra los fotógrafos cansinos con el consiguiente peligro de autocrítica que ello conlleva. La urgente necesidad de esta proclama llegó hace unos días, justo antes del postre en la gala de entrega de premios de los Sony World Photography Awards.

Elliott Erwitt tenía que estar por allí, pero no pudo ser. A cambio, mandó un vídeo en el que, pese a sus años, dejó claro que mantiene intacta la retranca. Intento no tomarme demasiado en serio ni a mis fotos, dijo como si fuera lo más normal del mundo mientras se iban sucediendo algunas de sus instantáneas más conocidas.

Esas tan divertidas con perros, la bonita del espejo retrovisor que todos hemos visto alguna vez, pero también algunas con Robert Frank como protagonista, con Jackie Kennedy llorando a su recién asesinado marido, con un soldado negro sacando la lengua en Vietnam o con Nixon señalando a Khrushchev con cara de pocos amigos. Poca broma con Erwitt.

Continue reading »

Apr 282015
 
Preservation_03

© Blake Little

Annie Leibovitz nos ha enseñado que cualquier foto puede mejorar si hay un elefante en medio. Ahora, gracias al fotógrafo Blake Little también hemos aprendido que con unos cuantos kilos de miel también es posible obtener resultados bastante espectaculares. Sobre todo si no eres tú el que tiene que limpiar luego el estropicio.

Los caminos del arte son inescrutables, y muchas obras dejan al público con esa sensación entre la admiración ante una idea brillante y la sospecha de que se están riendo de ellos. Si, como en este caso, en la receta artística de turno se incluyen nada menos que 4.500 kilos de miel, la cosa se complica un poco más.

Como decíamos, la ocurrencia es obra del renombrado fotógrafo Blake Little que para su último libro, Preservation, tuvo la idea de cubrir a sus modelos con kilos y kilos de miel. ¿Para qué? Según él mismo explica, la idea era buscar un aspecto similar al de los insectos conservados en ámbar. De ahí el título del proyecto (conservación) aunque, como siempre, nada como un poco de discurso para darle al asunto cierto empaque.

Seguir leyendo en LaGulateca

 

Apr 272015
 

Ayer se celebró el Día Mundial de la Fotografía Estenopeica. Para celebrarlo hace unos días nos fuimos al rincón de Barcelona donde en 1839 se realizó la primera foto de la que se tiene constancia en España.

Con la ayuda de Jesús Joglar -auténtico experto en la materia- intentamos reproducir aquella imagen. Ahora, claro, con más edificios, coches y en nuestro caso con una cámara estenopeica en lugar del daguerrotipo que se usó originalmente.

Apr 242015
 

unnamedEl último domingo de abril se celebra, como cada año, el Día Mundial de la Fotografía Estenopeica o, dicho en plan más internacional, el Pinhole Day. ¿Qué es eso de una cámara estenopeica? Pues algo así como la cámara reducida a su mínima esencia, de tal forma que sólo necesitaremos un pequeño orificio (el estenopo) y material sensible para hacer fotos. Incluso con una caja de cerillas nos podemos apañar. Ni óptica ni nada así que de pantallas, megapíxeles y demás ni hablamos.

Hacer una es relativamente sencillo si estamos dispuestos a invertir una hora de nuestra vida en esta bonita tarea. Si no siempre podemos hacernos con alguna de las que hay en el mercado o en plan vago comprar -o fabricar- una tapa con estonopo para nuestra cámara digital. Es un poco trampa pero no se lo diremos a nadie.

Total, que una vez listo el material, el caso es celebrar este día tan curioso como correponde. En Barcelona y alrededores ya se han organizado un montón de actividades y en Madrid seguro que los amigos de Sales de Plata o NOPO saben si se organiza algo por allí. De todos modos en la página de Pinhole Day se pueden buscar los eventos en todas las ciudades del mundo.

¿Y si dejamos por un fin de semana la cámara en casa y probamos con este invento? Además, luego sólo tendremos que escanear las fotos para subirlas a Instagram. Porque eso sí que no lo perdonamos.

 

Apr 222015
 

Canon_11-24_globo

¿Cómo sería fotografiar con uno de los angulares más extremos del mundo desde un globo? Nosotros teníamos la misma duda así que hace unas semanas nos fuimos con el Canon 11-24 mm f4 de viaje por la Costa Brava con los amigos de Minube para descubrirlo.

Canon_11-24_globo_07

Canon_11-24_globo_06

Tras el clásico madrugón que requiere casi siempre subirse a un globo, pudimos recorrer el Ampurdán gracias a Globus Empordà y verlo desde la singular perspectiva de un 11 milímetros para formato completo. Como suele decirse, las imágenes hablan por sí solas para hacerse una idea del potencial de este carísimo zoom -anda sobre los 3.500 euros- y de los bonitos paisajes de la zona.

Canon_11-24_globo_03

Canon_11-24_globo_04

 

Canon_11-24_globo_05

Canon_11-24_globo_02

Canon_11-24_globo_01

Apr 202015
 

NikonD300s

Hay un momento en el que los rumores que sobreviven años y años dejan de ser simplemente cansinos para convertirse en leyendas urbanas. Canon tiene su EOS 3D y Nikon la D400, ese supuesto relevo de la D300s que años después algunos siguen esperando.

En realidad parecía un tema bastante superado, pero la llegada de la nueva D7200 -que ya andamos probando– parece haber revivido un poco el asunto. Lejos de certificar que las diferentes D7000 ya ocupan ese puesto en el catálogo avanzado de las cámaras DX de Nikon, parece que la gente sigue con ganas de algo más.

Por lo menos eso es lo que decía hace unos días Thom Hogan, gurú nikonista que se apunta al bando de los que están convencidos  de que habrá una D400. Mientras arqueamos la ceja en señal de incredulidad y revisamos el calendario para comprobar que han pasado ya casi cinco años desde que salió a la venta la D300s -y esos son muchos años, amigos- hay que reconocer que motivos no faltan para encontrarle cierta lógica a esta apuesta.

Aunque por aquí estamos convencidos de que para Nikon el formato DX ya no tiene sentido más allá de estas D7000, por lo visto sí sigue habiendo un mercado que demanda algo más. Una cámara APS-C profesional, con cuerpo sellado, un enfoque muy potente, velocidad de disparo, visor con cobertura 100%… En la lista de deseos del bueno de Hogan se hablaba más concretamente de un sensor de no más de 18 megapíxeles, 10 fps y hasta 20 con obturador electrónico, pantalla móvil y táctil y vídeo 4K. Por soñar que no falte.

Todo eso está muy bien y también es cierto que la llegada de la Canon EOS 7D Mark II deja en cierto modo a Nikon en evidencia. Pero también es verdad que gran parte de esa lista de prestaciones ya están cubiertas por la D7200 y que desde hace años parece que la apuesta profesional de Nikon está volcada al 100% en el formato completo.

Teniendo en cuenta cómo está el mercado suena a locura por parte de Nikon dar la espalda a esos usuarios que siguen pidiendo una D400 y que cabe suponer estarían dispuestos a pagar por ella. Aunque esa es otra, claro. Que aquí todos somos muy de pedir prestaciones y modelos tal y cual pero luego los gráficos de venta certifican que lo de sacar la cartera no se nos da tan bien.

Porque en realidad todo acaba resumido en una cuestión de cifras. Una D400 o como sea que se llamara esa supuesta APS-C profesional sólo tiene sentido para Nikon en términos de rentabilidad. Así que la pregunta es si hay suficientes usuarios dispuestos a pagar un plus por tener todo eso a lo que la D7200 no llega o si es ya un segmento demasiado minoritario.

Suponiendo, claro, que haya alguien hay fuera que realmente necesitara una D400 y haya esperado 5 años en lugar de irse a la competencia. Posiblemente esa es la pregunta del millón. Y parece que en Nikon tienen la respuesta.

Apr 152015
 

pulpo_sony

Desde hace ya tiempo son numerosas las pistas que sugieren que nos falta un hervor. O mejor dicho, que estamos rodeados por expertos en marketing convencidos de que, para vendernos lo que sea, solo tienen que tratarnos como si fuéramos un poco idiotas. Un papel que, eso sí, somos capaces de interpretar a la perfección.

Determinar cuál fue el pistoletazo de salida de esta absurda carrera es complicado. Tal vez hay que remontarse demasiado, y eso, la verdad, resulta un tanto deprimente porque significaría que no nos hemos vuelto así, sino que siempre lo hemos sido. Y que somos ya demasiado viejos, además.

Así que pasaremos por alto que en su momento ya nos la colaron con los megapíxeles, los zooms digitales y todos esos cuentos. Avancemos mejor hasta ese momento en que alguien decidió que era más interesante salir uno mismo en la foto que apuntar hacia el otro lado para ver que salía.

Los dichosos selfies son posiblemente la penúltima etapa de ese camino que nos lleva a todos a ser aspirantes a tronistas en Telecinco. Porque autorretratos siempre ha habido, cierto, pero es al llamarlos selfies cuando uno se percata de la tontería.

Pero como en toda penúltima cosa, lo mejor está siempre por llegar. Y cuando todavía no nos habíamos recuperado de eso de que ahora la gente ya no va a sacar unas fotos sino que es street photographer o que no tiene una sesión sino que está en un shooting, llegaron los palos para selfies.

Si hasta Obama se presta a posar con uno y Nikon ha sido la primera gran marca en bajarse los pantalones ante la moda –no habléis alto el resto de istas, que los vuestros estarán al caer-, tal vez sea que los tontos somos los que seguimos en nuestro rincón enfadados con ese mundo empeñado en sacarse fotos poniendo morritos mientras sujeta su móvil con un palo.

El móvil o el tablet, ojo, que ahora también existe un palo para el iPad y compañía. Y pensar que hubo un tiempo, hace no mucho, en que abogábamos por desterrar a Salou o a cualquier otro purgatorio a los que usaban el tablet para hacer fotos. Qué ingenuos éramos al no darnos cuenta de que siempre puede ser peor.

Y si puede ser peor, normalmente lo será. Porque no hay semana en la que la ocurrencia de algún genio no nos recuerde esa espiral en la que el sector fotográfico –por ceñirnos a un espacio conocido- anda sumido. ¿El último ejemplo? Sony ha enseñado al pulpo de un acuario a sacar fotos, según leíamos hace unos días.

El pulpo fotógrafo, señores. Rambo el Octographer –en serio- es capaz de accionar una Cyber-shot DSC-TX30 colocada dentro de su acuario en Auckland y sacar una foto al público que admira su proeza desde el otro lado del cristal. Y como la cámara en cuestión es maravillosa y automática, resulta que las fotos salen bien con solo pulsar el botón con uno de sus ocho tentáculos.

Todo por una buena causa -eso hay que reconocerlo-, porque lo recaudado con las fotos facturadas a 2 dólares el disparo –ni los pulpos pueden ya ganarse honradamente la vida con la fotografía- va destinado a programas de conservación del medioambiente.

Total, que si el pulpo aquel sabía adivinar los resultados de los partidos de fútbol, ¿cómo no va a saber este pequeño Cartier-Bresson á feira sacar una foto en condiciones? Mientras la gente ya se pregunta qué pasará con los derechos de autor de estas fotografías pulperas y si el asunto acabará en manos de abogados como los famosos selfies del mono aquel, lo que no acaba de quedar claro es el mensaje que Sony quiere transmitirnos.

Continue reading »

 Posted by at 7:00 am
Apr 132015
 

TIPA_selfie

Los premios TIPA han decidido celebrar su 25 aniversario incluyendo en su escueta lista de ganadores una nueva categoría dedicada al que, sin duda, es el accesorio de moda en el mundo de la fotografía. Así, a los casi 40 premiados en esta edición 2015 la organización  ha decidido sumar un nuevo reconocimiento al mejor palo para selfies de este año tras comprobar que incluso Barack Obama es usuario de uno de ellos,

Pero a diferencia de lo ocurrido con el resto de premios, el galardón no ha sido para ninguna de las compañías dispuestas a pagar el impuesto revolucionario de estos veteranos premios, casi tan prestigiosos como respetados. Y es que, según ha podido saber este medio, en la votación celebrada por la organización, el ganador absoluto de esta nueva categoría fue “el que tengo aquí colgado”, reconocido como el mejor palo para selfies de 2015.

Aunque a priori cabría pensar que tan polémica decisión fue tomada -igual que el resto de premios- a última hora de la ceremonia que anualmente organizan los medios pertenecientes a TIPA, el hecho de que la citada reunión tuviera lugar en Dubai lleva a pensar que en realidad no se consumió alcohol.

En cualquier caso, fuentes cercanas a la organización que han preferido mantener el anonimato mientras superaban el ataque de risa al ver como algunos pardillos siguen picando -“esto no lo publiques”, matizaron- aseguraron que esta categoría ha seguido el protocolo habitual de los premios: analizar en profundidad las mejores opciones del mercado y comprobar qué firma está dispuesta a pagar por lucir el logo del premio o compensar el favor con alguna campaña publicitaria.

Todo iba sobre ruedas -indicaron- hasta descubrir que ningunos de los 3.652 fabricantes chinos de palos para selfies estaba dispuesto a soltar un yuan a cambio de un TIPA. De ahí que se optara por decidirlo mediante votación mientras se servían los postres. Fue en ese momento cuando se desató la tragedia: la ocurrencia de uno de los miembros de la asamblea que se levantó y gritó “palo para selfie el que tengo aquí colgado” mientras giraba su servilleta en modo boda acabó por ser la opción más votada.

Aunque desde TIPA han preferido mantener en secreto esta nueva categoría a la espera de que haya mejores postores, las mismas fuentes secretas apuntaron desde Dubai vía telegrama -la modernidad siempre ha distinguido a los medios que conforman esta organización- que confían en poder premiar el palo de selfies de Nikon en la próxima edición.

Apr 082015
 

Esta semana andamos de viaje por la Costa Brava con los amigos de Minube. Una ocasión estupenda para conocer nuevos lugares -aunque estén cerca de casa siempre se encuentran buenos rincones que no conocíamos- probar cámaras y objetivos y, sobre todo, disfrutar viajando en buena compañía.

De fotografía y viaje estuvimos hablando el pasado mes de febrero en la feria Fitur. Si te perdiste el taller o no te dio tiempo a coger apuntes para el examen final, ahora puedes volver a disfrutar de la apasionante charla en vídeo. La buena noticia, es que también están disponibles las de otros ponentes que también estuvieron por allí como Susana Girón, Rodrigo Rivas y Phil González.

Apr 062015
 

nikon_atenas_11

¿Qué objetivo escogerías si tuvieras delante algunas de las mejores ópticas del catálogo de Nikon? Una pregunta que de entrada haría salivar a cualquier aficionado pero que, llegado el momento, supone un dilema casi existencial. ¿Focal fija o mejor un zoom para asegurar? ¿Angular o focales medias con las que poder resolver algún retrato? ¿Renunciamos al tele?

Ante este dilema se encontraron hace unos días cuatro fotógrafos a los que Nikon retó a improvisar un pequeño proyecto en Atenas con dos premisas: solo tenían dos días para ello y solo podían usar dos objetivos.

Más allá del elegante ejercicio de marketing echando mano del manido recurso de los embajadores de la marca (el evento estaba organizado por Nikon e iba dirigido a la prensa y los fotógrafos de toda Europa, no lo olvidemos), la verdad es que esa elección resultó de lo más interesante porque nos sitúa ante otra pregunta: ¿cada uno escoge la óptica según su estilo propio o el estilo de este breve trabajo vendrá determinado por el objetivo elegido?

Tal vez un pregunta sin respuesta, aunque para otra sí la tenemos: independientemente del objetivo elegido, todos ellos han sido capaces de hacer en apenas 48 horas mejores fotos de las que nosotros haríamos en un mes con un camión lleno de ópticas. Ojalá fuera falsa modestia.

Seguir leyendo en Quesabesde

Apr 012015
 

IMG_6021Los consejeros son una de las grandes plagas de la humanidad. No solo los consejeros de bancos y empresas elegidos a dedo para trincar una buena pasta por señalar lo obvio, sino los aconsejadores profesionales. Esos a los que les pones un teclado delante y cuando te quieres dar cuenta y llamar a la policía –dónde está la ley mordaza cuando hace falta- ya te han clavado un artículo con diez consejos para mejorar tus fotografías.

Hasta hace poco lo de dar consejos que en realidad nadie ha pedido era una materia reservada a la carrera de cuñadísimo –por usar el tópico- y enterados en general. Pero desde hace unos años por lo visto se imparte en primero de Blogger como asignatura obligatoria.

De ahí que ahora mismo, con las vacaciones de Semana Santa a la vuelta de la esquina, posiblemente se estén publicando más tutoriales con diez consejos de estos que gente dispuesta a llevarse la cámara encima estos días. ¡No pasa nada! ¡También tenemos uno de fotografía móvil!, te gritan con entusiasmo desde la pantalla.

Librarse de esta plaga es prácticamente imposible, porque cuando se acercan vacaciones o puentes de guardar se reproducen cual tomates de invernadero: aparentes, abundantes pero sin gracia ni fundamento. Consejos para ser mejor fotógrafo. Todo lo que necesitas saber para mejorar tus fotos. Guía para hacer buenas fotos de vacaciones.

Lo gracioso del asunto es que, en realidad, la mayoría llevan años –décadas- repitiendo los mismos consejos que aburrirían a un koala con una lomo. Porque, no nos engañemos, de existir tales consejos para ser unos Leibovitz domingueros, tampoco es que sea algo que vaya actualizándose año tras año.

¿Y cómo sobrevivir a esta nueva enfermedad de nuestro tiempo? La norma básica es levantar la ceja, entrenar nuestra mirada escéptica y preguntarse en alto qué demonios me estás contando. No solo porque nadie haya pedido esos consejos, sino porque todo el mundo se los sabe de memoria, no aportan nada y sobre todo no te ayudarán a hacer mejores fotos.

Es verdad que siempre puede resultar interesante ver a un fotógrafo en acción, observar sus rutinas y tomar buena nota de la forma de trabajar. Pero en realidad lo más interesante sería descubrir cómo se consigue vivir de esto, suponiendo que a estas alturas alguien pueda conseguirlo. Pero de eso, claro, no se suele hablar. Sería un poco de risa dar lecciones de cómo cobrar por tus fotos mientras a ti te pagan una miseria por esos párrafos.

Casi tan de risa como esa práctica tan recurrente de muchos de estos consejeros de usar fotos que encuentran por ahí para ilustrar los artículos. Es decir, me estás dando consejos para convertirme en un Capa de andar por casa y para demostrar que a ti te han funcionado y arrasas en tus exposiciones, y resulta que tiras de fotos ajenas. Estupendo.

¿Podría ser peor? Claro. Los de los “diez consejos” son solo aprendices, porque los que se lo montan bien de verdad son los que organizan cursos de esos de pasar por caja para aprender a entrenar la mirada y petarlo en redes sociales. Después de todo -no nos engañemos- de eso se trata. Da igual que tus fotos sean buenas o malas si consigues muchos likes.

Así que, entre unos y otros, tenemos el patio con más consejos de los que nuestra paciencia y amor propio están dispuestos a tolerar. Que si aprende a sacar todo el partido a tu cámara, que si descubre los secretos de tu smartphone, que si aprende a manejar el palo de selfies como un auténtico campeón…

Y en realidad todo para nada. Porque, ahora ya en serio, ¿de verdad quieres sacar mejores fotos aprovechando estos días de vacaciones o en general? Pues mira más fotos. Muchas más. Todavía más. Y viaja más, aunque sea por el barrio. Y lee más. Y saca más fotos, claro. Eso es todo. Circulen.

Artículo publicado en Quesabesde

Mar 302015
 
Caitlin Dewey

La polémica foto. ©Caitlin Dewey

En realidad ya hace tiempo que sospechábamos que los niñatos de Silicon Valley tienen cierto problema con las mujeres. No porque seamos muy listos -que también- sino por lo que contaba aquella película sobre la vida y obra de Zuckerberg, el absurdo puritanismo Apple con el porno y, en general, la obsesión de Facecook e Instagram con los pezones.

Tras decenas de polémicas con fotos en las que aparecían madres amamantando a sus hijos o relacionadas con el cáncer de mama -en teoría Facebook e Instagram ya han cambiado su política al respecto y permiten este tipo de fotos- el último capítulo de esta truculenta historia lo han protagonizado Instagram -propiedad de Facebook- y Rupi Kaur, una usuaria cuya foto fue retirada con el consabido argumento de incumplir las nombras de publicación de esta red social.

¿Y qué es lo que había publicado esta artista? ¿Una foto desnuda de esas que hace pensar en el pecado a los puritanos que por lo visto pululan siempre por ahí a la búsqueda de fotos indecorosas? Pues no exactamente. Como se puede ver arriba, en la polémica foto aparece ella totalmente vestida pero con manchas de sangre menstrual. Sí, eso que tienen las mujeres cada 28 días y que por lo visto no sólo incomoda a dioses y beatos, sino también a las modernísimas redes sociales.

Tras retirar la imagen e informar a la usuaria, ella volvió a publicarla por si se trataba de un error. Al parecer no, porque Instagram volvió a eliminarla ante lo que la protagonista de la toma publicó una carta abierta que, como suele decirse, incendió lnternet y trascendió a los medios. Sólo entonces los chicos de Instagram decidieron rectificar, pedir disculpas (“un miembro de nuestro equipo ha retirado la foto por error y blablablá”) y recuperar la instantánea.

Según explicaba Kaur en esa carta abierta, la foto es parte de un ensayo que habla precisamente sobre los tabúes y estigmas en torno al cuerpo de la mujer. Así que vista la reacción de Instagram el experimento ha salido redonda. Más teniendo que, como recuerda esta artista, esta red fotográfica no tiene problemas a la hora de permitir fotos de contenido violento y sexual pero se la coge con papel de fumar -en realidad no usa estos términos, pero es la idea- con cuestiones como ésta.

Más allá de que la foto en realidad no incumple las normas de publicación de Instagram, es verdad que posiblemente incomode a alguien. Pero evidentemente ese es un argumento muy débil y, sobre todo, peligroso. Porque seguro que al Estado Islámico o al Opus Dei le ofenderán muchas cosas que al resto de los mortales con dos dedos de frente nos parecen normales y sanas, por usar un ejemplo un poco pasado de rosca. Dicho de otro modo, que a ti de ofenda es en el 99% de los casos tu problema.

Una foto publicada por Dan Bilzerian (@danbilzerian) el

Peor que esa moralina californiana es la doble moral que se estila por aquí. Y basta darse una vuelta por algunas de las cuentas más populares para descubrir que Instagram, efectivamente, no tiene problemas ni con las armas ni con las tetas. Siempre que no haya pezón, claro.

De hecho no parece que Dan Bilzerian -cuyo estilo fotográfico se mueve entre esas dos escuelas filosóficas- tenga demasiados problemas de censura. Y ojo, que nos parece estupendo. En realidad más lo del sexo que lo de las armas.

Pero incluso más lamentable que todo esto es pensar en la figura del chivato. Ese tipo -o tipa, que aquí no está de más matizar- que al ver la foto de Rupi Kaur le dio al botón de “denunciar contenido inapropiado”. Y luego siguió con su mierda de vida.

Mar 252015
 

p1140623

En un país como Francia, ¿qué empresa puede ser la mayor empleadora de modelos? Pese a que el primer impulso puede llevar a pensar en alguna firma de moda, la respuesta correcta es bastante más sorprendente: vente-privee, una web dedicada desde 2001 a las llamadas ventas flash en Internet y que aterrizó en España en 2006.

Y no solo modelos, porque con un plantel de 70 fotógrafos entre los colaboradores y los que trabajan de forma interna, cuesta imaginar alguna empresa que mueva semejantes cifras en torno a la fotografía. De ahí que no hayamos dudado en coger un avión y plantarnos en las oficinas de esta compañía en París para intentar descubrir cómo es un flujo de trabajo con 15.000 fotos diarias.

Pese a que en España no es el nombre más conocido dentro de este sector tan en alza de venta de stocks sobrantes –dicho así, de hecho, suena bastante menos glamuroso-, se trata de una de las marcas más potentes al otro lado de los Pirineos.

Su creador y máximo responsable, Jacques-Antoine Granjon, es allí una auténtica celebridad, y las pullas con Jeff Bezos –máximo responsable de Amazon- son todo un clásico. Sin ir más lejos, cuando Amazon anunció sus planes de envío mediante drones, Granjon respondió con un divertido spot sobre envío por teletransporte. La curiosa mascota de la compañía, por cierto, ayuda mucho a darle un toque informal al conjunto.

dsc00088-3

La colección de arte que uno se encuentra nada más entrar en su sede –con un impresionante gorila hecho con perchas y firmado por David Mach- ya parece querer dejar claro que estamos ante una de esas compañías de éxito en las que da igual que se esté vendiendo moda o latas de conservas. La estética y la imagen son muy importantes. Y las fotos también, claro.

Ventas flash, producciones efímeras

“Cada producto tiene el tratamiento de una campaña de alta costura; es la marca de la casa”, nos explican los responsables de comunicación de la firma. Por eso cada venta implica una producción fotográfica mayor o menor dependiendo del volumen y del presupuesto.

Algunas veces se trata solo de las fotos de producto; en otras hay sesión en exteriores con modelos, y a veces incluso se crea un vídeo y una música para lanzar esa campaña de venta. Y algo que sorprende –al menos a los no habituales del sector- en estos tiempos en los queexternalizar es la palabra de moda: todo se hace en la propia casa.

Seguir leyendo en Quesabesde

Mar 232015
 
10946594_820577991322113_1917188317_n.jpg

“Llevo dos horas viendo la misma puñetera ballena y ahora estoy hablando con mi madre enferma, cansinos” La ya famosa foto, por cierto, está sacada de la cuenta de Instagram de “esmith_images”

La gente es incapaz de disfrutar de su vida porque está demasiado pendiente del móvil y de las redes sociales, concluía el otro día uno de esos estudios posiblemente elaborados con el conocido sistema de “tengo la conclusión, dame algunos datos para que cuadre”. Aseguraba este informe sobre lo lerdos que nos estamos volviendo por culpa de los smartphones, el Facebook y todas esas cosas, que el 91% de los encuestados reconocía haberse perdido algún momento importante por estar pendiente de la pantalla de turno o de tuitear esa experiencia.

Mientras muchos mueven la cabeza en señal de conformidad con las conclusiones y quienes me conocen me apuntan con el dedo como claro ejemplo de los que se pasan el día colgado de alguna pantalla -señal de evidente infelicidad, según este estudio- puede que a alguien le haya venido a la cabeza esa conocida foto del chico mirando el móvil mientras una ballena pasa al lado de su barco.

En lugar de estar disfrutando ese momento irrepetible -parece ser la sentencia mayoritaria- seguro que está escribiendo alguna tontería en Twitter. Y es posible. Pero puede que el muchacho en cuestión llevara dos horas viendo cetáceos, que estuviera hasta el gorro de ver y fotografiar a esa ballena cansina y que estuviera escribiendo en el móvil un mensaje a su madre enferma o su mujer de parto. ¿Y qué demonios hace viendo ballenas en ese caso? Yo que sé, me lo acabo de inventar como vosotros lo otro.

Es verdad que mi opinión vale bien poco -menos de lo habitual, quiero decir- porque para los periodistas las redes sociales son también parte de nuestro trabajo. No para contar dónde estamos en cada segundo o si nos acabamos de hacer las cejas brasileñas pero sí como parte del flujo de información diario que nos llega y que lanzamos por ahí. ¿Cuela la excusa para justificar el vicio? Había que intentarlo.

El caso es que este tipo de estudios tremendistas siempre dan bastante risa. De entrada porque pueden ser respondidos con una frase casi tan cursi y simplona como su conclusión. Tomen nota: “si no compartes los momentos con tu gente, es como si no los hubieras vivido”. Y ahí es donde entran las fotos que hacemos y que se supone son parte de esa adicción que tenemos a documentar el momento en lugar de centrarnos en disfrutarlo con todos los sentidos.

¿Acaso eso es nuevo? Que se lo comenten a los fotógrafos que de viaje se levantan a horas intempestivas o caminan hasta lugares absurdos sólo para tener una mejor luz o encuadre. Todo ello por un paisaje que están viendo a través de la pantalla o el visor, por cierto. Y sí, posiblemente si la foto queda bien luego la subirán a sus redes sociales y puede que hasta disfruten mientras ven subir los “me gusta”. Pero, insisto ¿es eso algo nuevo?

De hecho, hace no mucho uno de los padres de Internet también daba la voz de alarma -nos pasamos el día entre histerias apocalípticas- para que imprimiésemos nuestras fotos. El resto se perderán y no quedará constancia de estas décadas, pronosticaba el bueno de Vint Cerf que por lo visto había tenido un mal día o había borrado una tarjeta de memoria por error.

Entonces qué tenemos que hacer para demostrar que somos felices y que nos encanta ese paseo en globo sobre el Cañón del Colorado, ¿fotografiarlo o disfrutarlo? Porque si sólo lo disfrutamos y no hay fotos impresas dice el señor Cerf que también es un error.

O, por ejemplo, durante el eclipse -entre nubes en Barcelona- del otro día seguramente la mayoría estábamos más pendientes de intentar sacar una maldita foto sin quedarnos ciegos que de vivir a tope ese momento de conjunción interplanetaria. ¿Nos estamos perdiendo lo mejor por hacer la foto, por compartirla en lugar sentarnos plácidamente con un vermut en la mano a ver cómo se oscurece en sol y que le den a la cámara? ¿Pero si nadie saca foto al eclipse, cómo sabremos dentro de unos años que ha ocurrido? Sigo sin tenerlo del todo claro, así que igual lo suyo era hacer fotos con el vermut ese en la mano.

Una foto publicada por Iker Morán (@photolari) el

Por cierto, la foto de la ballena la colgó originalmente Eric Smith en su cuenta de Instagram. Cabe suponer que él no se estaba perdiendo un momento tan importante como ese mientras observaba al tipo del móvil y le hacía una foto en lugar de estar mirando la ballena. ¿Verdad?

 Posted by at 7:00 am
Mar 202015
 

DSC_0024

Es uno de esos lugares de peregrinaje fotográfico para cualquier aficionado de la fotografía: las Bardenas Reales de Navarra. Una paisaje de sobra conocido pero que es visita obligada cámara en mano para, sin ir más lejos, retratar ese Castildetierra mil veces fotografiado con nuestro mejor blanco y negro en plan Ansel Adams. Cuidado, eso sí, porque por algún extraño motivo esta zona despertará nuestro más bajas pasiones hacia el HDR.

Hace unas semanas estuvimos por allí de excursión y aprovechamos para probar la Nikon D5500. Una pequeña réflex de prestaciones medias pero con un excelente sensor de imagen. Además, según pudimos comprobar, aunque esta cámara en teoría no está pensada para soportar el agua, aguantó sin problemas un buen chaparrón.

DSC_0027

DSC_0053

DSC_0050

Parque natural y zona de pruebas militares -muy normal, todo- la combinación de un paseo fotográfico por aquí, una excursión al cercano castillo de Olite y una visita gastronómica a Tutela (estamos en plena ribera Navarra) es uno de esos planazos a los que cuesta resistirse.

DSC_0037

DSC_0059
DSC_0041
DSC_0032-

 

Mar 182015
 

La gente en Internet no lee, mira las fotos. No es una apreciación del Capitán Obvio ni el típico comentario pedante para dejar claro que solo yo me leo las entrevistas de Jot Down hasta el final y dos veces mientras el resto veis “¿Quién quiere casarse con mi hijo?” en Cuatro.

Por lo visto es algo que se da por hecho entre los expertos en la cosa esa de las audiencias en la red: los SEO, los SEM y todas esas seudociencias que acabaron con los titulares que no consideren al lector un pobre incauto dispuesto a tragarse cualquier mierda si después “ocurrió algo increíble”.

WPP

Las fotos ganadoras en las cuatro últimas ediciones de los premios World Press Photo. El cambio de las dos últimas ediciones respecto a las anteriores parece evidente. Fotografías de Samuel Aranda, Paul Hansen, John Stanmeyer y Mads Nissen.

 

En la ONU parecen compartir esta teoría y la manida idea de que una imagen vale más que mil palabras. O que mil noticias o mil informes sobre tal o cual guerra. Por eso han decidido colocar una exposición de fotografías en su sede central en Nueva York que recoge imágenes de miles de torturados y asesinados en Siria durante los últimos años.

Una colección de imágenes extremadamente duras y rodeadas de todo tipo de advertencias sobre su crudeza que, no obstante, están allí para que sean vistas por los trabajadores de este organismo internacional. El objetivo de esta descarnada exposición de 30 fotografías es claro: “Recordar a los trabajadores de la ONU que no pueden mirar hacia otro lado”, explican sus organizadores a The Guardian.

La historia de las imágenes daría para una película de espías si no fuera porque es la triste realidad. Un desertor sirio –ahora testigo protegido y conocido como Caesar- salió del país con decenas de miles de imágenes que recogen los crímenes del régimen. Desde 2011 hasta 2013 su trabajo fue uno de los más horribles que cabe imaginar: fotografiar los cadáveres en las prisiones sirias.

Continue reading »

Mar 162015
 

CampañaNikon

Con la fotografía pasa algo bastante curioso: visto desde fuera es bastante cool pero en realidad por dentro es uno de los sectores más casposos de la industria tecnológica y de la imagen. Todo ese aparente glamour que se desborda en una sesión de moda o cuando alguien te explica sus trucos para ser un street photographer del copón, en realidad poco tienen que ver con el olor a rancio que desprende al acercarse al día a día de este mundillo.

Ojo que en esta obviedad también hay algo de autocrítica a los medios y a los que vamos de guays y luego nos pasamos el día hablando de megapíxeles o bayonetas, cuando lo que la chavalada quiere es una cámara bonita al cuello y subir sus fotos a Instagram para tener muchos likes. Es que somos clásicos y de la vieja escuela, nos tratamos de convencer a nosotros mismos antes el espejo. Claro.

La buena noticia es que comparados con la mayoría de compañías que pululan por aquí somos el no va más de la modernidad. Nada como las arrugas ajenas para que nos veamos un poco más jóvenes y ágiles. Y tal vez por esa imagen eminentemente casposa de la compañías -por mucho embajador, community manager y demás que le pongan al asunto- sorprende cuando en otros países se desmarcan con publicidad que aquí resultan impensables aplicadas en este segmento.

Nikon lanzó a principios de año una campaña en el Reino Unido que si allí ha creado algo de polémica cabe suponer lo que habría pasado aquí con las fuerzas vivas de turno, siempre pendientes por si alguien se aleja demasiado del altar.

Kordale y Kaleb son una pareja gay con tres niñas adoptadas. ¡Y todos negros, además! Mientras los defensores de la familia tradicional y la cosa racial se limpian la espuma de la boca, continuamos: a finales de 2014 una fotografía de los dos peinando a sus hijas por la mañana arrasó en Instagram.

Continue reading »

Mar 132015
 

Flyer-PicSharing-06Agendas preparadas los que anden por Barcelona que vuelve la gente de PicSharing. La sexta edición de este original encuentro se celebrará el próximo 27 de marzo en el bar Tarambana (Comte Borrell, 148) y, como siempre, la idea es hablar de fotografía y compartir copias impresas.

Da igual si son fotos hechas para la ocasión, alguna que hemos rescatado del baúl de los recuerdos o nuestra mejor foto numerada y firmada. Hace ya tiempo estuvimos en plan reporteros en una edición y la verdad es que merece la pena pasarse un rato por allí.

La dinámica es muy sencilla:  por cada imagen que uno lleva puede escoger escoger otra de las que estén expuestas en el tablero principal. Como máximo, eso sí, cinco fotos por persona, que tampoco se trata de salir de allí con una exposición entera.

En esta edición al programa se suman los fotógrafos Oscar Dhooge y Sandro Gordo que presentarán su proyecto fotodocumental “Raramente únicas

Así que tomad nota: viernes 27 nos vemos por allí intercambiando fotos.

Mar 112015
 

IMG_5814

Que Apple no vaya al Mobile World Congress -ni a ninguna feria- no significa que no pueda marcar paquete aprovechado la ocasión. Así que mientras Samsung presentaba su nuevo iPhone (como bien explicaban en El Mundo Today) Apple desplegaba una pequeña lona en Barcelona para demostrar lo que se puede hacer con su smartphone.

“Fotografiado con un iPhone 6″, pone en el cartel por si nos está leyendo algún votante de Ciudadanos o UPyD con problemas para descifrar el catalán usado por Apple en la pancarta que cubre toda una fachada de Rambla Catalunya. ¿Se puede hacer eso con 8 megapíxeles?, es la primera pregunta que cualquier friki del tema se hará al pasar por allí. Pues parece que sí.

Es todo caso, más allá de ese punto de chulería que siempre está bien, la idea parece clara: recordar a todo el mundo que mientras otros teléfonos presumen de más resolución o prestaciones, la cámara del iPhone 6 es tan sencilla como buena. Así de simple. Y de paso -ese es el mensaje oficial-  anunciar el lanzamiento de World Gallery, una galería que recoge algunas de las mejores fotos hechas con el iPhone 6.

Una iniciativa que viene a recordar dos cosas, por si a estas alturas no estaban ya suficientemente claras: que la firma se toma muy en serio lo de la fotografía; y que las fotos malas que haces no son culpa ni de la cámara ni del teléfono que usas.

Pero más allá del anuncio, esta lona tamaño foto de carnet en Bilbao suena a demostración de fuerza y a sonoro zasca a los que insistimos en que hay cosas para las que la cámara de un teléfono, por muy buena que sea, todavía no sirve. Por ejemplo para imprimir fotos a gran tamaño. Suponiendo que alguien imprima las fotos, claro. Pero vaya, que ahí está la demostración: 8 megapíxeles estirados para conseguir una copia de más de 10 metros de lado.

Aunque la primera reacción es pensar que van de farol, pensándolo bien no tienen ninguna necesidad de mentir. También es verdad que un cartel de estas dimensiones está pensado para verse a mucha distancia y que si nos acercamos veríamos píxeles del tamaño de un puño.

Pero con todas, visto desde donde hay que verlo, la foto aguanta el tipo perfectamente. Con 8 megapíxeles y-no lo olvidemos- un sensor diminuto, porque a esta alturas ya sabemos que no es lo mismo esa resolución en un móvil que en una cámara con un captor mucho mayor.

Así que mientras rebusco en los cajones la Hassel y la Leica para tirarlas por la ventana, ahora sólo falta esperar el siguiente paso: Samsung hará un cartel el doble de grande para demostrar que el iPhone tiene 8 megapíxeles pero ellos 16. Al tiempo.

Mar 092015
 

mercado2014

Hace tanto tiempo que en el sector de la fotografía impera el espíritu de la orquesta del Titanic. Era un buen título, pero resulta que ya lo había usado. El caso es que cada vez que un nuevo gráfico de mercado viene a confirmar la catástrofe, la única reacción posible es levantar la copa, brindar y seguir tocando.

El mercado se hunde, repiten desde hace años fabricantes y marcas. El mercado está cambiando, corrigen los más optimistas haciendo bueno aquello de que en cada crisis hay una oportunidad y en cada gurú una bofetada no dada a tiempo. Da igual la lectura que se haga porque los datos están ahí, por mucho que nuestros improvisados estudios a pie de calle nos revelen que la gente no sólo sigue haciendo fotos, sino que todavía usa cámaras.

Las cifras no opinan lo mismo y como recogían hace unos días en LensVid los números no es que estén en rojo, es que no están. Un caída del 31% en la cantidad de cámaras exportadas o un 24% de bajada en la producción de réflex no dejan mucho margen a las interpretaciones, por mucho que alguno estará mirando con media sonrisa eso de que la producción de cámaras sin espejo no ha caído. Y por si queda alguna duda: la evolución de esta industria desde 2010 arroja un descenso del 75%.

Así que mientras las ferias tradicionales de fotografía del país desaparecen definitivamente -este año tocaba Sonimagfoto, por si alguien no se había dado cuenta- y los distribuidores buscan como locos nuevos productos y accesorios que importar -cuanto más lejos de las cámaras mejor- las compañías andan en pleno ataque bipolar, entre el “no pasa nada” y “sálvese quien pueda”.

Y es que a estas alturas el problema no es que se cumplan los pronósticos o la cruel lógica del mercado y tal o cual marca desaparezca. Seguro que eso lo podemos superar y aprendemos a vivir sin un logo que en breve será pasto de camisetas vintage. Además hace años que hay quinielas al respecto, aunque por suerte ahí siguen todas mas o menos vivas.

El problema es que por el camino y en ese proceso de soltar lastre, se están quedando algunos de los mejores profesionales de este sector. Y, en serio, no abundan demasiado. Porque en un arrebato Merkeliano la reacción de las compañías cuando las ventas caen y todo se tambalea no es hacer más esfuerzos en esa dirección, sino recortar más y cargarse a las personas que hacían que al menos se siguiera vendiendo y comunicando en condiciones.

No hace falta decir nombre ni marcas, porque ha pasado en casi todas y esta última lista de bajas posiblemente tampoco será la última. ¿Y quién demonios va a hacer ahora tu trabajo?, les preguntas. No hay respuesta. O sí, aunque no se dice: “posiblemente nadie”

Siguiendo con la metáfora marinera, esa teoría tan de empresariado español de que una persona pueda hacer el mismo trabajo que tres y por el mismo sueldo recuerda al chiste aquel de la barca llena de jefes (y asesores, y gurús, y community managers…) y un sólo remero. Al final, claro, el barco se hunde. Por mucho que la música siga sonando.