Sep 222014
 
Leica_CEO

© Reddotforum.com

Hace tiempo que lo sospechábamos, pero los últimos movimiento de la compañía han confirmado lo que muchos sabían pero hasta ahora nadie se había atrevido a reconocer: Leica es de Bilbao. Según los analistas consultados por este medio y los documentos a los que ha tenido acceso, sólo este singular origen explica los recientes desarrollos de la mítica firma germana que en realidad resultó ser del mismísimo centro del botxo.

Pese a que se desconocen los detalles sobre esta apuesta de Leica por el bilbainismo como estilo de vida o sus planes para mudarse a la capital bizkaina -hay rumores sobre la conversión del Guggenheim en su nueva sede- lo cierto es que las primeras pistas se remontan al lanzamiento de la Leica M Monochrom. “¿Una cámara digital que sólo dispara en blanco y negro y que cuesta 8.000 euros? Hay que ser muy de Bilbao para atreverse a vender algo así”, aseguran expertos en la materia consultados.

Aunque la compañía también ha jugado al despiste con cámaras más aburridas, la última edición de Photokina ha sido testigo del anuncio de dos nuevas cámaras que vienen a reforzar esta teoría: un modelo totalmente mecánico que usa película de 35 milímetros -sí, una cámara de carrete- y una versión especial de su M digital sin pantalla. Y que costará 15.000 por cierto. Dos atrevidas novedades que confirman las sospechas sobre el lema imperante en las reuniones de desarrollo de la compañía: “a que no hay huevos”.

Continue reading »

Sep 172014
 

Durante los próximos días vamos a hablar mucho de nuevas cámaras, sensores de formato completo, compactas que prometen ser –ahora sí- la cámara definitiva, ruido, Wi-Fi… En fin, lo de siempre. Y es que mañana comienza Photokina 2014 en Colonia, y hasta aquí nos hemos venido para pasar unos días y por aquello de no perder las tradiciones.

Como antídoto a la sobredosis de megapíxeles y canapés que nos espera, este pasado fin de semana un servidor se escapó a Perpiñán para aprovechar los últimos días de Visa pour l’Image. No era la intención, pero al final ha resultado ser un estupendo tratamiento de choque para poner un rato los pies en la tierra y recordar que todos esos trastos de los que nos pasamos el día hablando sirven para eso: para hacer fotos y contar algo.

la foto

Historias de guerras de rabiosa actualidad o de conflictos enquistados que ya no merecen ni cuatro líneas en los medios. Fotos de los rincones más oscuros del planeta –las minas de Mongolia, la guerra eterna en el África Central, una cárcel de Venezuela controlada por los reclusos- a los que alguien decide ir cámara en mano y jugándose el tipo. Ir, fotografiar y contar. Periodismo, vaya.

Así que con la guía de Quesabesde bien apredida para no perdernos lo mejor de esta edición de Visa, hicimos esta ruta por lo mejor del fotoperiodismo actual. Un paseo en el que todo es nuevo pero en realidad nada lo es. Una sobredosis de realidad de esas que te abofetea la cara. De eso se trata al fin y al cabo.

Para taparnos durante un rato los ojos tal vez podríamos hablar de la saturación de algunas fotos, del viñeteo de otras… En fin, esos temas recurrentes que nos llevan a dedicar horas a hablar del RAW de turno en lugar de los protagonistas de la foto.

No obstante he de confesar que, viendo el repaso a las instantáneas de la guerra del Vietnam –una de las cuales comentaba su autor la semana pasada para Quesabesde-, resulta imposible no realizar dos apuntes de insoportable listillo tecnológico: hace décadas nadie estaba tan obsesionado por el enfoque y la nitidez de las fotos ni por un blanco y negro tan potente. ¿Moda? ¿Simple reflejo de las posibilidades de las cámaras actuales? ¿Nuestros ojos se han acostumbrado a eso y hay que conseguir llamar la atención de algún modo?

Pero de entre todas las exposiciones llama la atención la titulada “Amateurs en portada”, una recopilación a cargo de Samuel Bollendorff y André Gunthert con una treintena de instantáneas que no fueron hechas por fotógrafos pero que llegaron a la portada de los principales medios.

¿Un arriesgado ejercicio de reivindicación del fotoperiodismo ciudadano en la que durante estos días ha sido la capital mundial del fotoperiodismo profesional? Leyendo las explicaciones de los comisarios de la exposición, no parecen ir por ahí los tiros.

Continue reading »

Sep 152014
 
photokina_cronica1_b_2

Así de pequeña y mala era la primera foto que en 2004 publicamos desde Photokina. Qué tiempos aquellos…

Mi primera Photokina fue en 2004. Eso significa que llevo demasiado tiempo en esto, que los de Bilbao envejecemos bastante bien y que, calculadora en mano, la que empieza hoy es mi quinta feria. Nada para los vetaranos, una locura para el ejército de bloggers que llegan a Colonia dispuestos a contar al mundo lo último en selfies y otros detalles secundarios sobre las cámaras.

Lo bueno de repetir por quinta vez es que ya te sabes casi todo. Horarios, rutas, ruedas de prensa a las que no merece la pena ir, trucos elegantes para esquivar una entrevista con el japonés de turno que va a repetir lo mismo que hace dos años, atajos para llegar de un stand a otro sin atravesar media feria y, lo que es más importante: dónde cuidan a la prensa con café y viandas.

Lo malo de repetir por quinta vez es que ya te sabes casi todo. Los chistes, las anécdota sobre los Reyes Magos enterrados en la catedral de Colonia, que el bar al que va la prensa no es necesariamente el mejor –un periodista cuando paga él es bastante menos exquisito que cuando va invitado, no crean-, las respuestas antes de que formules la pregunta…

Y, sobre todo, el lamento sobre aquellos maravillosos años que ya no volverán. Photokina, tú antes molabas es el grito de guerra desde hace años. Y esta vez con el sector fotográfico entre la agonía y la reinvención no cabe esperar nada nuevo en este sentido. Incluso los lemas juveniles de Lomography llamando a la revolución analógica suenan ya un tanto viejunos.

Continue reading »

Sep 122014
 

Hace unos días estuvimos trasteando con la nueva Fujifilm X30. Al menos hasta que las novedades de Photokina -atentos que empieza el próximo lunes- hagan que nos olvidemos de ella, es una de las compactas más resultonas del momento. Cambios estéticos y de manejo y, sobre todo, un nuevo visor electrónico que sustituye al electrónico son sus principales novedades.

Mientras reflexionamos sobre si el visor óptico está definitivamente en vías de extinción -un gran tema para reflexionar un viernes, sin duda- ahí van nuestras primeras impresiones de una X30 que nos gusta pero cuyo sensor más pequeño que el de la competencia deja a esta cámara en cierta desventaja.

Sep 102014
 

Lejos de estar libre de los temidos ismos, el mundo de la fotografía es un caldo de cultivo perfecto para que afloren todo tipo de dogmatismos técnicos y estéticos. Y es que en un terreno en el que el amor y el odio por ciertas marcas se mezcla con las siempre cambiantes modas y dogmas de ayer, hoy y siempre, lo raro es que todavía no haya habido una declaración pública de guerra entre alguno de estos bandos. Hemos recopilado los diez más temibles para que cada cual –nosotros los primeros- se identifique con ellos o varios de ellos. Y aun así, seguro que nos hemos dejado alguna secta fotográfica más a la que ofender gratuitamente.

10_fundamentalismos_1

1. Peliculismo “La fotografía química y la película siguen vivas” es uno de los gritos de guerra más repetidos entre los fundamentalistas de lo argéntico, que es como ellos se refieren a la película en plan repipi. Bastante discretos y silenciosos durante unos años, la querencia de los hipsters –tribu de la que ellos reniegan, por cierto- por todo lo retro les ha dado cierta visibilidad últimamente. Grandes amantes de las Leica, los peliculistas se refieren a los usuarios de las M digitales con el cariñoso apelativo de traidores. Aunque usan cámaras digitales y móviles cuando nadie les ve, en realidad para ellos la única fotografía auténtica es la que huele a revelador. Todo lo demás es un quiero y no puedo a base de píxeles.

2.Nikonismo. Como pasa siempre con los pueblos que se consideran los elegidos, el nikonismo tiende a mirar al resto de la humanidad fotográfica con cierta condescendencia. Además de ignorar todo aquello que no sean cámaras réflex –mencionarles las Nikon 1 es algo así como su Kryptonita-, el amor a los productos de su marca favorita es casi tan grande como el odio hacia sus líderes, que insisten en maltratarles. Pese a ello, su eterna amenaza de pasarse a la competencia rara vez se cumple.

3. Cacharrismo. Lo importante no es la foto, sino la cámara con la que se ha hecho, la óptica usada o el ISO con el que se dispara. Además de ver las imágenes siempre al 100% a la búsqueda de ruido o aberraciones, los buenos cacharristas –también conocidos como los linuxeros de la fotografía- siempre tienen un monitor que calibrar, un perfil de color que mejorar o un accesorio imprescindible que añadir a su absurdamente inmenso equipo. Grandes motores económicos del sector y eternos insatisfechos con su cámara, ni que decir tiene que se pasan más tiempo hablando de tecnología que de fotografía. Y sí, son lectores asiduos de Quesabesde.

4. Olympismo. Pese a ser una religión minoritaria y dividida –los sectores ortodoxos reclaman la vuelta a la senda del Cuatro Tercios, mientras que la mayoría se ha olvidado ya de las réflex y los espejos-, se trata de un grupo muy activo. Dos síntomas aparentemente contradictorios permiten detectar al olympista de pura raza: orgullo por ser diferente y cierta sensación de ninguneo. Algo que lleva a los que más se aburren a profesar un notable odio por los medios de comunicación especializados que no dicen lo que quieren oír. Sí, nos referimos a nosotros.

Seguir leyendo en Quesabesde

Sep 082014
 

Polaroid_Cube

Se anunció hace meses pero es ahora cuando la Polaroid Cube se ha puesto a la venta. Se trata de una cámara de acción (una más) que apuesta por un diseño muy pequeño, en forma de cubo y rematado con un imán para poder colocarse sobre superficies metálicas. Es resistente al agua, graba vídeo Full HD y tiene una óptica angular que cubre 124 grados.

Es bonita, llama la atención, más barata que otras opciones  y es cierto que los colores de Polaroid todavía tienen algo de tirón en los escaparates. Pero más allá de eso es otra cámara de acción. Una alternativa más, como las de Sony, Panasonic o las Ion, por citar sólo algunas de las más conocidas. Modelos que desde hace bastante tiempo intentan acabar con el dominio que GoPro tiene en este segmento.

Una tarea que ha demostrado ser imposible por ahora. GoPro no sólo fue la primera y se ha convertido en un genérico -todo el mundo habla de cámaras tipo GoPro- sino que hacen muy bien los deberes y están en todas partes: si hay un tipo haciendo el pino en un paracaídas en Zimbabue, posiblemente haya una GoPro por allí y pronto veremos un vídeo espectacular de la hazaña.

Pese a ello, parece que algunos medios saben algo que el resto de los mortales desconocemos y ya están convencidos de que la nueva Polaroid Cube “amenaza el reinado de las GoPro”. Por lo menos así titulaban varios de ellos hace unos días como si el mismo becario -tal vez ese que La Vanguardia quería para fiestas- fuera saltando de redacción en redacción. Y no, no era la típica noticia de agencia -al menos se firmaba como redacción- que todo el mundo reproduce tal cual.

Continue reading »