Aug 032015
 

Camaras-viaje

Calculado el presupuesto y elegidas las fechas y el destino, ya solo queda un pequeño detalle: pensar qué cámara nos llevamos de viaje. Es verdad que en la mayoría de casos esto no supone un gran quebradero de cabeza porque casi todo el mundo se lleva la que tiene. Pero si por alguna casualidad queremos aprovechar la escapada veraniega para renovar o ampliar equipo, he aquí una lista muy personal con una decena de candidatas de lo más apetecibles. Un recopilatorio tan o más subjetivo que el resto y en el que las manías de quien firma se notan.

1. Panasonic Lumix FZ1000. El año pasado se vino de paseo a Buenos Aires, y lo cierto es que, pese a las dudas iniciales, repetiría. De ciudad y de cámara. Aunque algo voluminosa, con la Lumix FZ1000 tenemos en la mano absolutamente todo lo que vamos a necesitar: un sensor de una pulgada muy decente, un zoom de 16 aumentos (25-400 mm f2.8-4) con el que podemos acabar absolutamente todo, vídeo 4K para quien se anime, controles manuales, RAW… Y todo por un precio que, con el tiempo, se ha vuelto muy apetecible.

2. Sony Cyber-shot DSC-RX100. Ya lleva cuatro generaciones, pero desde la primera hasta la última –un poco cara, la verdad- esta compacta es una opción interesante para llevar siempre encima. Bien sea como cámara principal o como refuerzo para esos días en que la grande se queda en casa y queremos ir ligeros, su sensor de una pulgada y el zoom que llega a f1.8 en sus focales más cortas (dos valores que varían en función de la versión) son una baza perfecta para enfrentarnos a escenas con poca luz sin problemas y sin peso. Con una fórmula muy similar, la Canon PowerShot G7 Xes otra opción muy interesante.

3. Olympus OM-D E-M5 Mark II. Siempre nos ha gustado su diseño, su tamaño y el equilibrio que ofrece entre prestaciones, precio y calidad. Si a eso le sumamos una gama de ópticas muy completa y un estabilizador de imagen que en vídeo ha demostrado ser el mejor del momento, sin duda estamos ante una estupenda compañera de viaje. ¿Qué óptica le ponemos a la OM-D E-M5 Mark II? Los zooms polivalentes son siempre tentadores, pero el M.Zuiko 25 mm f1.8 (equivalente a 50 milímetros) no debería faltar en la mochila.

4. Nikon D5500. Por mucho que algunos se empeñen en matar a las réflex, no solo están vivas sino que siguen siendo una opción sencilla y muy práctica para no perder demasiado tiempo pensando qué cámara nos compramos o nos llevamos. Podíamos haber apuntado un poco más alto, pero la D5500 tiene todo lo necesario en un tamaño bastante contenido. Excelente calidad de imagen, el mejor sistema de enfoque de su clase, pantalla articulada y táctil, Wi-Fi… Solo hace falta añadir una óptica en condiciones (el 35 mm f1.8, por ejemplo) y hacer las maletas.

Seguir leyendo en Quesabesde

Loading Facebook Comments ...

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>