Dec 212015
 

Kendall Jenner

Mientras tú estás ahí calculadora en mano para ver si la aritmética electoral permite que los malos vuelvan a ganar, echando cuentas por si salen los números y puedes permitirte una cámara nueva estas Navidades o repasando el dinero que te deben por esos posts y esas fotos no cobrados, es posible que Kendall Jenner ya haya ganado con un clic más que tú -y que yo- en toda nuestra puñetera vida.

Igual su nombre no te suena así en frío, pero debería. Porque no sólo es una de las modelos más cotizadas del momento sino que, según un reciente estudio, una de las que más dinero maneja en las redes sociales. Tanto que una foto suya en Instagram o un tuit de esos patrocinados por alguna marca puede llegar a costar nada menos que 300.000 euros.

No es que alguien los esté pagando ya (que igual sí) es una estimación realizada por un tal  Frank Spadafora –que por lo visto pilota muy bien este tema- en un artículo en el que asegura que las tres modelos más activas en las redes sociales (Kendall Jenner, Cara Delevigne, y Gigi Hamid) estarían valoradas en una cifra entre los 125.000 y los 300.000 dólares por foto, tuit o lo que se tercie. La pose de lánguida cabe suponer que va incluida en la tarifa.

En la revista ELLE han sacado la hoz y el martillo y en un ejercicio de marxismo 2.0 han calculado lo que suponen esos 300.000 de las muchachas. Calculado en plan aburrido y salarial resulta que es casi 10 veces el salario medio anual de una chica de su misma edad. Traducido a cosas más terrenales, el precio por foto de estas modelos es algo así como 160 bolsos de Givenchy 400 iPhone 6S. ¿Y para qué quiero yo 160 bolsos y 400 teléfonos? Bien visto, camarada.

Que todo esto es una enorme burbuja que algún día le estallará en los morros a alguien -ojo, que la de los bancos nos estallo a nosotros- está bastante claro. Que las redes sociales se han convertido en un centro comercial con los mismos vicios que los medios tradicionales, también. Pero con un pequeño truco que hace que todo el tinglado publicitario resulte un poco más perverso.

Porque que los famosetes o modelos se lo llevasen crudo en papel o pantalla y ahora en versión 2.0, no es nada nuevo. Pero ahora la gracia es que cualquier mortal puede aspirar a arrasar en Youtube, Instagram o donde sea y aprovechar el minuto de gloria para asomarse a ese exclusivo mundo. No serán 300.000 por fotos, pero con unas migajas también nos apañamos.

Lo único divertido de un asunto que en realidad no tiene demasiada gracia es pensar en todas esas blogueras de moda que ahora mismo estarán dándose cuenta de que los 600 euros que cobran por pasearse por el sarao de turno y colgar algunas fotos son una miseria. ¡A las barricadas, compañeras!

Loading Facebook Comments ...

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>