Mar 302015
 
Caitlin Dewey

La polémica foto. ©Caitlin Dewey

En realidad ya hace tiempo que sospechábamos que los niñatos de Silicon Valley tienen cierto problema con las mujeres. No porque seamos muy listos -que también- sino por lo que contaba aquella película sobre la vida y obra de Zuckerberg, el absurdo puritanismo Apple con el porno y, en general, la obsesión de Facecook e Instagram con los pezones.

Tras decenas de polémicas con fotos en las que aparecían madres amamantando a sus hijos o relacionadas con el cáncer de mama -en teoría Facebook e Instagram ya han cambiado su política al respecto y permiten este tipo de fotos- el último capítulo de esta truculenta historia lo han protagonizado Instagram -propiedad de Facebook- y Rupi Kaur, una usuaria cuya foto fue retirada con el consabido argumento de incumplir las nombras de publicación de esta red social.

¿Y qué es lo que había publicado esta artista? ¿Una foto desnuda de esas que hace pensar en el pecado a los puritanos que por lo visto pululan siempre por ahí a la búsqueda de fotos indecorosas? Pues no exactamente. Como se puede ver arriba, en la polémica foto aparece ella totalmente vestida pero con manchas de sangre menstrual. Sí, eso que tienen las mujeres cada 28 días y que por lo visto no sólo incomoda a dioses y beatos, sino también a las modernísimas redes sociales.

Tras retirar la imagen e informar a la usuaria, ella volvió a publicarla por si se trataba de un error. Al parecer no, porque Instagram volvió a eliminarla ante lo que la protagonista de la toma publicó una carta abierta que, como suele decirse, incendió lnternet y trascendió a los medios. Sólo entonces los chicos de Instagram decidieron rectificar, pedir disculpas (“un miembro de nuestro equipo ha retirado la foto por error y blablablá”) y recuperar la instantánea.

Según explicaba Kaur en esa carta abierta, la foto es parte de un ensayo que habla precisamente sobre los tabúes y estigmas en torno al cuerpo de la mujer. Así que vista la reacción de Instagram el experimento ha salido redonda. Más teniendo que, como recuerda esta artista, esta red fotográfica no tiene problemas a la hora de permitir fotos de contenido violento y sexual pero se la coge con papel de fumar -en realidad no usa estos términos, pero es la idea- con cuestiones como ésta.

Más allá de que la foto en realidad no incumple las normas de publicación de Instagram, es verdad que posiblemente incomode a alguien. Pero evidentemente ese es un argumento muy débil y, sobre todo, peligroso. Porque seguro que al Estado Islámico o al Opus Dei le ofenderán muchas cosas que al resto de los mortales con dos dedos de frente nos parecen normales y sanas, por usar un ejemplo un poco pasado de rosca. Dicho de otro modo, que a ti de ofenda es en el 99% de los casos tu problema.

Una foto publicada por Dan Bilzerian (@danbilzerian) el

Peor que esa moralina californiana es la doble moral que se estila por aquí. Y basta darse una vuelta por algunas de las cuentas más populares para descubrir que Instagram, efectivamente, no tiene problemas ni con las armas ni con las tetas. Siempre que no haya pezón, claro.

De hecho no parece que Dan Bilzerian -cuyo estilo fotográfico se mueve entre esas dos escuelas filosóficas- tenga demasiados problemas de censura. Y ojo, que nos parece estupendo. En realidad más lo del sexo que lo de las armas.

Pero incluso más lamentable que todo esto es pensar en la figura del chivato. Ese tipo -o tipa, que aquí no está de más matizar- que al ver la foto de Rupi Kaur le dio al botón de “denunciar contenido inapropiado”. Y luego siguió con su mierda de vida.

Loading Facebook Comments ...

  2 Responses to “A Instagram no le gustan las mujeres”

  1. […] fotografía en la que los desnudos (la etiqueta #nude también está prohibida) están prohibidos, la menstruación mal vista, y las berenjenas censuradas por parecer un pene, pero que no tiene problema con las imágenes de […]

  2. UN dia de estos vamos a terminar como en la pelicula Demolition Man de Stallone, con aparatitos en todos lados chillando y dando alarmas con cada palabrota que digamos y multandonos por ellas, y con la gente no teniendo contacto, porque a alguien le ofende…

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>