Jun 102009
 

Nos cuentan los amigos de Clipset que en Samsung no ha hecho mucha gracia el vídeo de un teléfono que publicaron hace unos días -por lo visto un tal Jet S800 Cubic que aún no está presentado oficialmente- y han decidido solucionar el asunto por la vía simpática y diplomática: carta de los abogados y un Cease & Desist de esos de película.

Retirado el susodicho vídeo de YouTube y el artículo que lo acompañaba, dadas las correspondientes explicaciones al respetable y tras enviarles muchos animos, la verdad es que el caso es todo un clásico en esto del periodismo internetero moderno.

Desconzco los detalles de la jugada, pero puestos a elegir entre una multinacional y lo que nos cuenta Juan -no había acuerdo NDA ni embargo firmado-me quedo con su versión. Entre otras cosas porque todo el mundo que se dedica a esto sabe que si violas uno de esos acuerdos, posiblemente será el último que firmes y, de regalo, pondrás en apuros a unos cuantos.

Trabajar con información confidencial por adelantado es un invento tan viejo como la linotipia, por mucho que a algunos no les haga gracia y defienden el “si me lo cuentas, lo cuento”. Pero ese no es el tema ahora.

Todo parece indicar que se trata de un precioso ejemplo de esa infalibre ecuación que comienza con un fallo en el departamento o agencia de comunicación local (“sí, hombre, podéis publicar lo que queráis”), seguido de cierta repercusión internacional por la exclusiva y, como guinda final, llamada desde Tokyo o Seul, abogados, amenazas y todo el pastel.

Tampoco es cuestión de dejarse llevar por el complejo de David y Golliat: lo mismo que cualquier medio o blog lucha con uñas y dientes por hacerse con una de esas codiciadas exclusivas, no hay que esforzarse mucho para entender que en Samsung pretenda arreglar el desaguisado.

Sin embargo hay otros detalles que son más complicados de comprender: ¿cómo es posible que se repitan  -insistentemente- este tipo de chapuzas comunicativas? ¿qué parte de “si amenazas lo único que consigues es dar más repercusión al tema y empeorar” no acaban de entender las compañías?, ¿acaso en ESADE no hay una asignatura en la que aborden estas cansinas cuestiones?

Pero lo que ya roza el surrealismo es una de las peticiones que los abogados de Samsung han hecho llegar a Clipset para que echen una firma antes de hacer las paces: “no realizar en el futuro ninguna acción que atente contra los derechos e intereses de Samsung”.

Evidentemente no lo han firmado, pero el simple hecho de pedir algo así a un medio, blog, periódico u hoja parroquial no sólo da verguenza ajena sino que también evidencia el profundo desconocimiento de algunas (¿?) compañías tienen sobre el periodismo, la comunicación y todo lo que no sea sonreir cuando les dan un premio.

Loading Facebook Comments ...

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>