Dec 142015
 

Carteles-20D

¿Esa es Soraya? Por lo visto lo pensé en voz alta porque el taxista empezó a reírse y confirmó que, en efecto, aquella de los carteles bajando por Alcalá hacia Cibeles era Soraya Saenz de Santamaría. Y sí, más que ella parecía Adelle, la cantante, remató. El descojono duró hasta Atocha donde los carteles de dos tipos de camisa blanca con el primer botón desabrochado y dándose de hostias por el centro -o el extremo centro- político presidían los andenes del AVE.

Las señales no podían ser más claras: urgía un análisis fotográfico de los carteles electorales de cara al próximo 20 de diciembre. Porque, además de hacer el tonto en la televisión para demostrar lo campechanos y simpáticos que son todos, ¿qué tal han llevado esta vez el tema del Photoshop los candidatos a obedecer a Merkel durante los próximos años?

Empezando por el actual presidente y compañero de futbolín de Bertín Osborne, está claro que alguien en el PP no ha querido jugársela y ha optado por un plano de Rajoy suficientemente lejano como para que no dé demasiada cosa. Además así los retoques cantan menos y el viejo truqui de aclarar todo para que el personaje parezca menos ajado resulta más natural. Vamos a lo seguro que bastante tenemos con lo demás, parece haber sido el lema del diseñador.

Todo bien excepto por un pequeño detalle. O no tan pequeño. ¿Soy yo o la cabeza de Mariano en esta imagen es desproporcionadamente gigante? Que igual es un guiño intencionado para dejar claro que es un hombre con mucha sesera, pero entre eso y el “en serio” cuesta mirarlo más de dos segundos sin echarse a reír. O a llorar.

PP-20D

Soraya-20D

Sobre el protagonismo de la vice también se ha hablado mucho. Aquí sí que el retocador ha tenido que meter horas extras para dejar a Soraya niquelada y con ese punto Adellesco que comentaba mi amigo el taxista. De todos modos, ya puestos lo suyo hubiera sido utilizar aquellas míticas fotos de El Mundo y tirar de sex-appeal derechoso.

Hablando de fachas, sin duda el premio al Photoshop más pasado de rosca en esta edición es para Albert Rivera. Y que nadie interprete eso de pasado de rosca como un guiño a las supuestas aficiones del muchacho, que mi abogado -añada aquí la rima- anda muy liado.

Al tema. Esa piel, ese brillo esperanzador en los ojos, esa sonrisa tan pura y limpia como su programa electoral, ese tono cálido de la imagen, esas ojeras justas para dejar claro que se trabaja pero no se trasnocha a lo loco y se aguanta a base de unas cuantas… Vaya, que todo tampón de clonar y suavizar piel es poco para moldear la imagen de la esperanza de España.

Ciudadanos-20D

Ya lo hicieron en las recientes elecciones catalanas cuando retocaron de más los retratos de la candidata y aquí su padrino y ahora vuelven a caer en el mismo error. ¿Tan demacrado está en realidad el pobre muchacho para que necesite semejante sesión de chapa y pintura?

Aunque tal vez de lo único que se trataba era de quedar más apuesto que el otro gran candidato a yerno perfecto de la nación. Pedro Sánchez, el hombre que mejor se remanga la camisa aunque -¡error!- en el cartel no se percibe este carismático gesto de cercanía. En su lugar, camisa blanca, nada de corbata -y mira que luego se la ponen cuando fichan por las eléctricas- media sonrisa y gesto de triunfador de la vida.


PSOE-20D

A Sánchez parece que no le han hecho un Inma Cuesta, aunque si nos fijamos bien hay un detalle que me quita el sueño desde hace unos días. ¿Esa diferencia en las bolsas y ojeras en el ojo izquierdo y el derecho es natural o es que justo caducó la licencia de Photoshop en medio del retoque? ¿O acaso es un guiño -nunca mejor dicho- sobre izquierdas y derechas que sólo los más fieles votantes del PSOE captarán? Reflexionemos sobre ello.
IU-20D

Como esto no es la televisión y el orden de los candidatos es el que a mi me da la gana y no el que dice Antena 3 y la Sexta, en este debate sí hay espacio para Izquierda Unida. Su candidato, Alberto Garzón, ha ido por libre y entre tanta camisa blanca se ha puesto una azul. Con un cuello interior horrible y muy de pequeño-burgués, cierto.

Con cara y gesto de simpático, aquí la dosis de Photoshop parece más bien moderada. De hecho, escasa teniendo en cuenta que podían haber clonado ese horrible cuello de la camisa al que ahora no podemos dejar de mirar. Más dudas tenemos sobre la pose y esa mirada oblicua hacia el infinito, todo ello un poco forzado. Recuerda más a una foto de perfil molona para Facebook que un cartel electoral en el que más bien habría que repartir un poco de estopa a los malos.

Podemos-20D

Pero el mal rollo no se lleva. Por eso Iglesias sale sonriente y también mirando al infinito con gesto esperanzador. Temblad que aquí estoy con mi camisa blanca de Alcampo y tal, parece decir. La foto, por lo visto, está sacada de un mitín y aprovechada un poco sobre la marcha. Sólo así se entiende ese recuadro blanco de la esquina inferior que, una vez que lo has visto, no puede dejar de parecerte el típico apaño chusco que haces cuando no tienes una foto mejor.

Lo de la sonrisa llena de dientes del muchacho también está inquietando a más de uno, aunque si se trata de apostarlo todo al realismo, la idea queda clara. ¿Photoshop? Eso es casta.

Loading Facebook Comments ...

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>