Oct 102016
 

photolari-logo-redondo-retina

 

A partir de hoy toca empezar una nueva etapa. Quesabesde se ha terminado y algo teníamos que hacer. Así de duro y así de simple. Así que nada de discursitos sobre puertas que se cierran y ventanas que se abren, o aquello de que la crisis es siempre una oportunidad para los valientes. Chorradas de libros de autoayuda.

El caso es que en Photolari vamos a intentar mantener el tipo y hacer un medio lo más digno posible para un sector que, como el Titanic, necesita que haya una orquesta tocando en cubierta. Así que nos vemos por allí.

 Posted by at 8:33 am
Sep 142016
 

sd_quattro_sdi0166

Desde hace ya muchos años las cámaras de Sigma desatan un curioso sentimiento bipolar: a ratos las tirarías por la ventana desesperado ante algunas de sus limitaciones, pero otras veces no puedes no quererlas. No sólo porque son las raritas del mercado y tienen la osadía de salirse del guión habitual, sino porque su sensor Foveon X3 ofrece una calidad de imagen con la que pocos -muy pocos- modelos pueden competir.

Así que a la hora de hacer el equipaje para Cuba y contra lo que dictaba el sentido común la Sigma sd Quattro se unió a la expedición. Nos temíamos que no iba a ser la cámara ideal para viajar y la experiencia ha demostrado que estábamos en lo cierto.

Es algo más grande de la cuenta, le falta agilidad al enfocar y disparar, lo de la pantalla y visor es imperdonable y a partir de 400 ISO la calidad de imagen cae. Cuba es un terreno duro para cualquier cámara, pero la Sigma no ha llevado demasiado bien lo del calor tropical y bastaba dejarla un par de minutos en la bolsa sin apagar para que saltaran las alertas de temperatura de la cámara. No es que fuera a arder cual Samsung Note 7, pero teniendo en cuenta sus problemas con el ruido tampoco era buena idea forzar el asunto.

dsc00044

En plena acción en La Habana con una Sigma sd Quattro ardiendo entre las manos y conversando de lo divino y lo humano con un babalawo. Foto de Héctor Delgado

sd_quattro_sdi0037

En Quesabesde hemos publicado una extensa prueba -no perderse los comentarios de frenopático, por cierto- con un montón de imágenes de este experimento cubano con la que, sin duda, es la cámara más extraña del momento. Una elección cuestionable para irse de viaje a no ser que la idea sea plantar el trípode y disparar con mucha calma, la verdad. Sobre todo teniendo en cuenta que Sigma tiene modelos compactos con idéntico sensor y calidad de imagen que resultan bastante más manejable.

Pero, pese a todo -aquí viene el ataque bipolar- mientras revisamos las imágenes de estos 9 días por La Habana no podemos dejar de sonreís al ver unos JPEG con un nivel de detalle espectacular y unos RAW a los que nadie les tose en cuanto a rango dinámico. 1000 euros el cuerpo y unos 400 euros el 30 mm f1.4 Art. ¿Seguro que tu flamante y carísima cámara de formato completo podría con este bicho raro?

Sep 072016
 

jlp

Decenas de fotógrafos con sus equipos de Canon y Nikon cubriendo cada una de las pruebas deportivas de las pasadas Olimpiadas de Río. Una de las imágenes clásicas que, al menos entre los aficionados a la fotografía, suele despertar una curiosa afición: contar el número de objetivos blancos o negros para saber cuál de las dos firmas lidera el mercado dentro de la fotografía deportiva profesional.

A ese tópico este año se le ha unido otro comentario recurrente: la nula presencia de cámaras sin espejo. Pese a que cada vez son más relevantes en el escaparate y en manos de profesionales y aficionados, un rápido vistazo a estas postales olímpicas dejaba claro que este sigue siendo un coto vedado para Sony, Fujifilm, Olympus y Panasonic.

Las réflex no es que dominen este mercado: es que son las reinas absolutas. ¿De verdad nadie se ha atrevido a romper esta monotonía de espejos? Estábamos convencidos de ello hasta que, a través de las redes sociales, el fotógrafo albaceteño José Luis Pérez levantó la mano y corrigió esa afirmación rotunda: él estaba en Río trabajando solamente con cámaras sin espejo.

“El proyecto de trabajar solo con mirrorless en unos Juegos Olímpicos parecía una locura cuando se me ocurrió”, nos confiesa Pérez por correo electrónico. Además, para nuestra sorpresa no se trata de un reportero que ya trabajaba con estos equipos y simplemente trasladó a Río su filosofía, sino que el salto de las réflex a las sin espejo se produjo allí mismo, y de hecho casi era parte de su singular y atrevido y experimento.

“La idea de poder ser el único fotógrafo que trabajara con este tipo de cámaras por primera vez en unos Juegos me ilusionaba mucho, y sabía que me podía hacer adquirir una experiencia diferente”, señala mientras confirma que -como cabe suponer- en efecto se trataba del único profesional acreditado que se salió del clásico binomio de Nikon y Canon.

Seguir leyendo en Quesabesde

Sep 052016
 

Luces-rioja

Septiembre siempre tiene ese punto bipolar en el que se une la depresión por las vacaciones que se fueron y el verano que se acaba con las energías y planes para un nuevo curso. Puede sonar a frase abofeteable de entrepeneur de esos, pero la vuelta al cole es un estupendo momento para mirar el calendario y empezar a marcar citas y proyectos para lo que queda de 2016. Dicho de otro modo, contra la depresión postvacacional, buenos planes.

Así que, agenda en mano, hay una cita que toca señalar en rojo ya mismo: 28, 29 y 30 de septiembre. Esos días se celebrará en Calahorra el festival de fotografía Luces de La Rioja. Una cita que ha conseguido congregar a algunos de los fotógrafos más interesantes del panorama actual y en la que yo también me he colado.

“En este tipo de festivales lo ideal es poner gente buena y seria que cuente cosas interesantes, pero también alguien que de un poco la nota y ejerza de bufón polémico” Algo así le dije al organizador de este encuentro -el gran José Luis Valdivia, embajador de alguna marca y pese a ello buena persona- para convencerle de que me hiciera un hueco entre los ponentes.

No todos los días se comparte cartel con fotógrafos del nivel de Tino Soriano, Walter Astrada, Joan Guerrero, Maysun, David Airob o Pedro Armestre, cierto. Pero es que, además, la cita es en La Rioja y se rumorea que también habrá por allí vino y temas gastronómicos.

Luces-Rioja-02

Bromas al margen, el programa para este fin de semana fotográfico es de esos a los que es difícil resistirse. Ponencias, talleres, una salida de fotografía astronómica con Daniel López -uno de los referentes en esta especialidad- tres photowalks acompañados de los fotógrafos participantes… Las entradas va a volar rápido, así que quienes se animen tendrán que darse prisa.

¿Y qué pinto yo entre tanto buen fotógrafo? Más allá del tema del vino y la gastronomía -¿hay una excusa mejor para escaparse a La Rioja?- a la organización de este festival se le ha ocurrido que era un gran momento para vengarse de todos esos chistes de embajadores, influencers y blogueras que perpetro y subirme al escenario con un único título: “Pregúntale a Iker” Algo así como un Todo lo que siempre quisiste saber sobre este mundillo y sector pero nunca te atreviste a preguntar, pero en vivo y en directo. ¿Verdad que el tema promete?

Una cosa está clara, no nos vamos a aburrir. Nos vemos por Calahorra el próximo 28 de octubre.

Aug 162016
 

P1010166

Hay gente que en verano se dedica a ver los Juegos Olímpicos. O ir a la playa. O discutir con la familia aprovechando que hay tiempo libre. O escandalizarse con la mierda de informativos de la televisión. O viajar. O dar la lata en las redes sociales y contar por Instagram Stories lo mismo que contaba antes por Snapchat y que sigue sin interesarnos demasiado.

Luego están los que se dedican a dar consejos sobre cómo no ser el pesado de la cámara y acaban siendo precisamente eso: el puto pesado de la cámara. Así que aprovechando una larga excursión por el norte, además de aprender a tomar sidra -un arte, no creáis- también ha habido tiempo para ir todo el día con la Olympus Pen-F y el 17 mm colgado al cuello.

P1010199

Continue reading »

Aug 032016
 

Camara-verano

A estas alturas del calendario es posible que se te hayan colado en casa unos cuantos instagramers, youtubers y embajadores para explicarte cómo hacer mejores fotos este verano. Así que para no caer en la tentación de dar la lata con más de lo mismo, se nos ha ocurrido una terapia en tres fases: primero, releer este imprescindible artículo de Harry Fisch sobre fotografía de viajes (puestos a dar consejos, al menos que sean de alguien que sepa); después, elegir un buen equipo para el verano, y por último, no tomarte demasiado en serio a ti y a tu cámara. Un punto que normalmente olvidamos y que, combinado con estos calores, nos acaba convirtiendo en “el pesado de la cámara” un verano más. Si quieres evitarlo y que la gente normal no acabe huyendo de ti, solo tienes que seguir paso a paso este manual.

1. No seas pesado. Posiblemente es la clave. Que sí, que eres fotógrafo o quieres serlo y las fotos son lo más importante para ti, pero del mismo modo que se puede ser vegano sin tener que comentarlo a los 10 segundos de haber conocido a alguien, seguro que eres capaz de hablar de otras cosas que no sean tu cámara, los idiotas que usan modelos de la competencia o lo que le harías a Steve McCurry por mentiroso.

2. Nuestros debates no interesan a la gente normal. Directamente relacionado con el punto anterior, es importante darse cuenta de que el mundo real no es ni ese foro de fotografía en el que escribes ni Twitter. Porque por mucho que a ti y a mí el debate entre las réflex y las sin espejo nos parezca de lo más interesante, es posible que a tu familia, compañeros de viaje y mascotas les dé absolutamente igual. ¿Te vas solo de vacaciones? Ahora ya sabes por qué.

3. La maleta de la cámara. Otra de esas cosas que en nuestro pequeño mundo puede parecer de lo más normal pero que no todos tienen por qué entender. El coche a rebosar o la maleta del equipaje de mano –a ver quién es el valiente de facturar con Vueling- a punto de pasar de los 10 kilos y tú empeñado en que sin el 600 milímetros el viaje no tiene ningún sentido. Tal vez deberías leer nuestras recomendaciones para viajar fotográficamente más ligeros este año y olvidarte de que, además de tu maleta, necesitas otra para el equipo.

4. Horarios. Es verdad que si lo tuyo son los viajes fotográficos, ajustar los horarios con la luz tiene mucho sentido. Pero si se trata de unas vacaciones en las que la fotografía es solo parte de la gracia, igual tampoco hace falta que madrugues y despiertes a toda la familia cada día a las cinco de la mañana para ver amanecer en Marina D’Or. ¿Perderte las cañas después de la piscina para pillar la hora azul en todo su esplendor? Tampoco parece una gran idea como filosofía de vida.

5. Reconcíliate con la cámara del móvil. Ahora que no nos oye nadie, puedes reconocerlo: tú también usas la cámara del móvil. Da igual que vayas de purista del 6 x 6 o que lleves tatuado Leica en el brazo –o Huawei, ya me entiendes-, porque resulta que los teléfonos no solo dan una calidad muy decente sino que además es la cámara que llevas siempre encima. Aprovecha el verano para descubrir todo su potencial. ¿Y si resulta que a la vuelta has sacado mejores fotos con el smartphone que con la cámara? Tranquilo, no se lo diremos a nadie.

Continue reading »

Jul 252016
 

Kodachrome

Tropezarse con una gran historia en la calle es el sueño de cualquier periodista. Y desde lo de Vivian Maier, si esa historia tiene forma de fotos abandonadas y ocurre en Nueva York, mucho mejor. Por eso cuando una reportera de The New York Times se encontró una bolsa llena de diapositivas seguro que muchos pensamos lo mismo: ¡Qué cabrona! Sí, somos muy envidiosos en este oficio.

Y es que encima no hablamos de una fotos cualquiera que alguien ha tirado a la basura, sino que resulta que esta periodista estaba ante una colección de Kodachromes con lo que parecía la intensa vida de una mujer. Concretamente de la reportera Mariana Gosnell, que había muerto en 2012.

¿Qué hacían esas fotos allí? ¿Cómo acabaron cientos de diapositivas de toda una vida repleta de viajes en una bolsa de basura junto a una papelera de Nueva York? Vale, no estamos ante la segunda parte de la niñera fotógrafa, pero está claro que hay unas cuantas preguntas en el aire.

Eso es precisamente lo que resuelve este vídeo, que recoge las investigaciones de la periodista grabadas y compartidas con los lectores -que iban aportando pistas y datos sobre la marcha- en Facebook Live. Una pieza de los más interesante no sólo por la historia, sino por el formato periodístico.

No haremos ningún spoiler sobre el desenlace, aunque en realidad tampoco hay ningún gran misterio. Simplemente la vida, los recuerdos, las fotos, el tiempo…  Una preciosa historia, así que quienes están ya de vacaciones que le roben 10 minutos a la playa para ver esto. Y los que todavía anden -andemos- trabajando, ya tenéis algo que ver mientras tomáis el café.

Una cosa es segura: igual te entran ganas de disparar unas cuantas diapositivas estas vacaciones o imprimir todas esas fotos que guardaste en algún lugar. Si algún día van a acabar en la basura, al menos que no sea en forma de un frío disco duro.

Jul 042016
 

23941895810_345d52057e_b

Dicen por ahí que Rajoy ha ganado las elecciones gracias a una brillante estrategia en Facebook. Algunos tenemos otra teoría que incluye numerosos insultos, pero por no entrar en temas polémicos y volviendo a Facebook, quienes anden mucho por esa red social y sean aficionados a la fotografía es posible que, entre mil conspiraciones y basura magufa, también crean que las réflex se han extinguido hace un par de años.

Sería lo lógico porque una legión de embajadores y hooligans hace tiempo que se dedican a cantar -con una intensidad entre alta e insoportable- las bondades de los sistemas sin espejo de turno. Y nosotros que pensábamos que no podía haber nada más cansino que los nikonistas y canonistas.

Y es verdad que las cámaras sin espejo avanzan a paso firme y van ganando terreno a las réflex clásicas. Sin embargo, de vez en cuando alguna noticia nos recuerda que ahí fuera la realidad de muchos profesionales dista todavía mucho de parecerse a ese paraíso mirrorless que pintan algunos.

Sin ir más lejos, aprovechando que Obama apura sus últimos meses en la presidencia, la revista Popular Science ha hablado con el fotógrafo oficial de la Casa Blanca para descubrir con qué equipo trabaja. En realidad no es ningún secreto porque, además de ser uno de los fotógrafos más envidiados del mundo, son numerosas las imágenes de Pete Souza con sus cámaras encima.

¿Y qué usa este muchacho? Pues según resumen en Petapixel, un par de Canon EOS 5D Mark III y -aquí empieza lo interesante- un zoom 24-70 mm f2.8 con el que realiza la mayoría de tomas pese a tener también por ahí un estupendo 135 mm f2, un 50 mm f1.2 y un 35 mm f1.4. ¿La segunda óptica más usada? El 70-200 mm f2.8.

Continue reading »

Jun 292016
 

milla_de_la_paz_650

Suele circular por el sector una anécdota cada vez que alguien menciona la idea de trabajar gratis. En la presentación de la edición española de El Huffington Post su directora soltó como si tal cosa que algunos colaboradores del medio cobrarían con prestigio. Alguien preguntó entonces en voz alta si ella iba a cobrar igual o con dinero normal.

Cierta o no, esta historia revela que lo de saltarse ese feo trámite de pagar –el vil metal lo ensucia todo- es una práctica muy vieja en el periodismo. Casi tanto como en la otra profesión que más sabe de eso de trabajar gratis: los fotógrafos. Si hace unos años los fotoperiodistas con contrato eran una especie en peligro de extinción –se dice que queda algún ejemplar en cautividad-, a día de hoy la situación ha empeorado, y encontrar reporteros que cobren por su trabajo sin tener que discutirlo empieza a ser poco común.

Cada semana salta a los titulares un escándalo relacionado con este asunto, lo cual demuestra que se producirán muchísimos más sin que nadie se entere o sin que a los afectados les queden tiempo y fuerzas para denunciarlo. Hace poco fue el caso del concurso de la Agencia Catalana de Turismo, y la penúltima historia nos lleva hasta San Sebastían y su capitalidad cultural europea.

Tal y como han denunciado durante los últimos días diversos reporteros, más de una quincena han recibido un correo en el que se les pedía colaboración para el proyecto “La milla de la paz”, una exposición de más de un kilómetro en Donostia que recogería instantáneas de conflictos cubiertos por algunos de los fotoperiodistas españoles más reconocidos.

“En principio no contamos con presupuesto para las imágenes. Ya que, como imaginaréis, la exposición no tiene ningún fin lucrativo”, explicaban en el correo electrónico enviado por la empresa K6 Gestión Cultural y que fue el detonante del escándalo.

Seguir leyendo en Quesabesde

 Posted by at 6:00 am
Jun 272016
 

Bill Cunningham-01

Se suele hablar de Bill Cunningham como uno de los referentes de la fotografía de moda y de calle. Otros se refieren a él como un auténtico icono de Nueva York. Tanto que resultará extraño no verle con su cámara al cuello y su bicicleta cazando tendencias en cualquier  rincón de Manhattan o en el sarao más elegante de la ciudad.

El pasado sábado Cunningham moría a los 87 años de edad, tras más de cuatro décadas trabajando para The New York Times. Desde 1978 sus columnas sobre moda se convirtieron en un referente, dejando claro que por mucho Sartorialist y bloguera de moda que le echemos al asunto, en realidad todo aquello ya estaba inventado hace mucho.

Claro referente de la llamada street photography, posiblemente durante estos días tocará soportar a mucho intensito reivindicando la grandeza de esta especialidad y alabando la figura de Cunningham -al que igual acaban de descubrir- como el maestro al que seguir. Un clásico.

¿Pero qué decía él sobre la dichosa street photography? “No hay nada nuevo en esa idea. La gente ha estado fotografiando la calle desde que se inventó la cámara”. Así que no seáis tan pesados, carajo, me permito añadir.

Pese a ser uno de los fotógrafos en activo más respetados y queridos, quienes le trataban destacaban su modestia y discreción. Cero estrellitis y cero filosofía conceptual. Una Nikon, una bici y a patearse la ciudad a ver lo que encontraba.

Es posible que sus instantáneas a medio camino entre la moda y lo documental, y con mucho retrato cazado al vuelo no entusiasmen a todos, pero es innegable que son parte de la historia de la fotografía y de Nueva York.

Continue reading »

Jun 152016
 

Canon Pocketronic CalculatorNada como un poco de contexto, memoria y distancia para dar a las cosas la importancia que realmente tienen. Suena a una de esas frase de Paulo Coelho que se comparten en Facebook, pero en realidad es un buen antídoto contra los intensitos. Y un buen consejo a la hora de sentarse a escribir y contar algo sin dejarse llevar por el entusiasmo más de la cuenta.

Todo esto viene a cuento de una reciente lista publicada por la revista Time y en la que seleccionaba los 50 cacharros más influyentes de la historia. Esos que no sólo han cambiado el mundo de la tecnología sino que han afectado a nuestras vidas diarias. Una lista -como todas- repleta de subjetividades y totalmente discutible, pero que sirve como un guión perfecto para esta historia.

Primera bofetada de realidad: ¿Cuántas cámaras hay en ese ranking? Dos. ¿Y cuántas digitales? Cero. Ni una. ¿Y las sin espejo?, preguntará algún embajador despistado al que su marca de confianza le ha jurado que esa cámara que tiene entre las manos es, junto al fuego y la rueda, uno de los grandes logros de la humanidad.

Es verdad que suena un poco extraño que la fotografía digital no aparezca entre los cambios más relevantes del último siglo al hablar de tecnología. Después de todo es por culpa de los píxeles que ahora todos llevamos una cámara en el bolsillo, damos la lata con Instagram, odiamos los palos de selfie… Efectivamente, no aparece la cámara digital como tal, pero sí el iPhone -número 1 de la lista, por cierto- detonante en cierto modo de todos esos cambios de los que hablábamos y de muchos otros ya más ajenos a la imagen y la fotografía.

Continue reading »

May 302016
 

McCurry

Pocos días después de que salieran a la luz nuevas fotos que dejan al descubierto los excesos del fotógrafo Steve McCurry a la hora de editar algunas de sus imágenes, un nuevo escándalo amenaza la prestigiosa trayectoria del fotógrafo.

Y es que, según ha podido saber en exclusiva mundial este blog, ni siquiera su foto más conocida se queda al margen de la polémica. Conocida como “la chica afgana”, nuevos detalles sobre la toma de aquella mítica instantánea cuestionan la versión oficial y permiten intuir cierto nivel de retoque en la toma.

Así, en la imagen remitida a este medio por una fuente anónima que sólo ha querido identificarse como “el becario despedido” pueden apreciarse sutiles cambios entre el supuesto original y la famosa copia que McCurry llevo a la portada de National Geographic en 1985.

“Hay que fijarse en el tono de la piel y el color de los ojos”, recomienda el remitente de la imagen para detectar los cambios. Aunque no se menciona nada al respecto, si se observa con detenimiento también se adivinan algunos retoques en el fondo de la escena.

A la espera de que McCurry de alguna explicación sobre esta nueva polémica –o despida a algún otro trabajador, si le queda alguno- y mientras miles de personas pasan el rato rebuscando en el archivo del fotógrafo para pillarle en otro fuera de juego, este puede ser un estupendo momento para repasar la historia de este famoso retrato. Posiblemente uno de los más conocidos de la historia.

Una foto hecha, por cierto, con una Nikon FM2, un 105 mm f2.5 y diapositiva Kodachrome 64. Todo era mucho más sencillo en aquella época, ¿verdad Steve?

May 182016
 

Foto-cafe-01

De todos los consejos que se pueden dar para hacer mejores fotos de comida en un restaurante hay uno básico: no des la nota. Que sí, que esa foto de la hamburguesa, el copazo o los callos de turno es lo más importante del mundo y posiblemente eres capaz de convertirlo en una cotizada obra de arte que conseguirá miles de likes.

Pero procura que el resto de comensales no tengan que sufrir un ataque de vergüenza ajena mientras tú montas el numerito con la luz, la posición de disparo, el ángulo para conseguir una toma cenital perfecta o llenas la mesa cosas oxidadas para darle un toque retro-chic-vintage a la imagen.

¿Exagero? Pues mucho más lo hace los chicos de AwesomenessTV en este divertido vídeo sobre el complejo arte de sacar una puñetera foto a una taza de café que descubrimos en Bokeh.

Que levante la mano el que no haya imaginado algo parecido al compartir mesa con algún adicto a Instagram. De hecho, pensándolo bien, los viajes gastronómicos en los que de vez en cuando andamos se parecen bastante a esto. Eso sí, nos vendría muy bien un par de focos y un buen productor, porque el tema de la luz en los restaurantes es una asignatura pendiente.

¿Cómo? ¿Que los restaurantes piensan en la gente que va allí a comer y no a sacar fotos? Tiempo al tiempo.

May 162016
 

Fotos-cactus

Las listas de consejos para hacer mejores fotos son una de las epidemias más cansinas del planeta. Pese a la conocida inutilidad de la estas enumeraciones a base de tópicos y chorradas, cada cierto tiempo resurgen este tipo de artículos en busca de clicks despistados.

Un título con cierto gancho, unos párrafos de esos que se escriben rápidos, fotos de que vas cogiendo por ahí y listo. Que con la miseria que pagan hay que publicar mucho y rápido si se quiere vivir de darle a la tecla.

Precisamente el otro día me pasaban uno de esos que, con sólo leer el título, ya sabes que daría para unas cuantas risas. Ojo que va: “Trucos de fotografía que utilizan todas las bloggers para hacer fotos geniales”. Maravilloso.

Vaya por delante que no se trata de pasarse con el autor del texto en cuestión. El artículo está publicado en una importante red de blogs española, así que puestos a pedir cuentas habría que apuntar siempre arriba. Lo más arriba posible, que es donde suelen estar los responsables auténticos de los despropósitos periodísticos que se cometen cada día. Y no sólo en blogs.

Pero volviendo con el artículo, ¿cuáles son estos geniales trucos que deberíamos saber para hacer fotos tan geniales como mis queridas blogueras de moda? El texto está repleto de grandes consejos no ya para las fotos, sin para la vida misma: mirar al infinito, posar con tu compi bloguera -a la que posiblemente odias- y practicar twining (que no es ninguna guarrada, sino vestir parecido), elegir un buen fondo en lugar de hacerte la foto en el espejo del baño…

En realidad, pese a ese delirante título que nos prometía las claves para ser los nuevos Steve McCurry de la fotografía de moda, la cosa no va por ahí. Ya ni eso, oigan. La idea es ofrecer truquis para posar mejor ante la cámara, que de lo de hacer las fotos ya se encargará algún pringado. Posiblemente el churri en cuestión, porque dice la leyenda que todos los novios de las blogueras de moda son fotógrafos y, además, representantes.

Pese a la decepción  y justo cuando íbamos a lanzar el texto a la paperela con gesto airado y maldiciendo al cielo en plan Arturo Pérez Reverte por haber malgastado 3 minutos de nuestro preciado tiempo, por fin dimos en un consejo que por sí sólo salva el artículo, el blog, la empresa que lo cobija, Internet y el sentido de vivir un día más.

Porque resulta que lo único que necesitamos para hacer mejores fotos es incluir más cactus y palmeras en la escena. A ver, no es que eso vaya a impedir que tus instantáneas sigan siendo lamentables, pero gracias a este secreto revelado conseguirás tener más likes.

Continue reading »

May 092016
 

McCurry

Madurar es empezar a poner comillas a esos personajes que antes creíamos intocables. Suena a frase de mierda de algún libro de autoayuda, pero resulta que es bastante cierto. Que si Capa tal vez se tenía demasiado creído su personaje, que si Steve Jobs a lo mejor era un poco capullo, que si a Stalin igual se le fue la mano con aquello de Siberia… En fin, ese tipo de pequeños detalles.

El fotógrafo Steve McCurry ha sido el último en bajarse del pedestal con una doble pirueta con tirabuzón y una sonora hostia de morros contra el suelo. Sí, McCurry, el de la foto de la mujer afgana que todo el mundo conoce. Sí, el de esas fotos de colores imposibles, luz perfecta y que más de una vez nos ha hecho pensar que, maldita sea, esa instantánea tiene que estar preparada porque no es posible encontrarse tantas veces con una escena tan perfecta.

Dios y referente de la fotografía de viajes antes de que esa disciplina cayera en manos de Instagramers y blogueros con demasiados puntos en la Iberia Plus, lo cierto es que algunas pistas ya apuntaban a que McCurry cumplía a la perfección ese viejo dicho de que se puede ser un gran fotógrafo y un tipo no demasiado simpático. O al menos con el que es bastante mejor no tener que trabajar.

¿Y de dónde me saco todo eso? Digamos –por no hacer demasiada sangre con el asunto- que durante su paso por cierto festival de fotografía su comportamientos estaba más cerca del de una estrella de rock que de un respetado fotógrafo profesional. ¿El mismo McCurry que tuvo el privilegio de gastar el último rollo de Kodachrome del mundo? Me temo que sí.

La cosa empeora si descubrimos que no paga a sus ayudantes. Es verdad que entre trabajar gratis para el Huffington Post buscando fotos de gatitos mientras Cebrián se lleva la pasta a Panamá, o ser el esclavo de una leyenda de Magnum nos quedamos con lo segundo. Pero queda feo cuando ganas unos cuantos miles de euros por cada charla y tus fotos se cotizan a millón, la verdad.

Continue reading »

Apr 252016
 

swpa_2016_101

Fieles a su cita anual en Londres, los Sony World Photography Awards repartieron el pasado jueves los galardones del que se autoproclama como el concurso fotográfico más importante del mundo y que en esta edición ha batido récords de participación con más de 230.000 fotos enviadas desde 186 países.

Entre todas las propuestas presentadas, la del fotógrafo iraní Asghar Khamseh se ha alzado con el L’Iris d’Or, el premio que selecciona el mejor trabajo del certamen, dotado con 25.000 dólares. Un trabajo formado por impactantes retratos de mujeres -y algún hombre- en Irán que han sido atacadas con ácido y que tienen que sobrevivir con las inevitables secuelas físicas y psicológicas.

La larga enumeración de ganadores se saldó sin que ningún fotógrafo español se impusiera en ninguno de los 14 premios en los que este certamen clasifica a los participantes profesionales, con siete categorías artísticas y otras tantas documentales.

No obstante, Rubén Salgado, que en la pasada edición se hizo con el primer premio en el apartado de retrato, vuelve a figurar en la lista de este año con un tercer puesto en esa misma categoría por sus fotografías sobre hombres balineses que posan con sus gallos de pelea.

Pero volviendo a la lista de premiados, una vez más los refugiados que huyen de la guerra en Siria e intentan llegar a Europa estuvo muy presente en los temas de actualidad. Con menos carga dramática que otras imágenes sobre este mismo tema pero igualmente duras y removedores de conciencias –de eso se trata además de contar algo, al fin y al cabo-, las instantáneas del griego Angelos Tzortzinis le han valido un primer premio y uno de los aplausos más sonoros de la velada.

swpa_2016_103

Como ocurre siempre en un concurso que abarca todas las ramas de la fotografía, los temas más duros abordados por el fotoperiodismo se entremezclan con categorías más artísticas y conceptuales.

Seguir leyendo en Quesabesde

Apr 132016
 

Phodographer

¿Te crees muy guay por ser fotógrafo? ¿Consideras que hace falta un talento especial para captar la esencia de una historia en una sola imagen y todos esos rollos? ¿Has estudiado en las mejores escuelas de fotografía, te has leído todos los libros de Mellado y tienes un altar en casa con estampitas de Fontcuberta?

Enhorabuena. Ahora déjame que te presente al señor Phodographerla idea no es nueva, por cierto– que no sólo sabe apretar el botón para disparar la estupenda Hasselblad de turno -seguro que bien amaestrado también sabe hacer reviews- sino que resulta que saca mejores retratos que tú y que yo.

Así lo demuestra esta divertido experimento realizado hace un tiempo en Japón para celebrar el día de la sonrisa que, por lo visto, existe y todavía no lo ha patentado Mr. Wonderful. Según descubrimos en Lamono Magazine, la idea era conseguir unos retratos de familia de lo más naturales y simpáticos. Y para ello el truco era tan sencillo como despedir al fotógrafo y poner a un simpático perrete en su lugar.

Seguro que algún profesional de esos con la piel demasiado fina incluso se siente un poco ofendido por el vídeo. Y es que, más allá de la broma con el chucho fotógrafo, si nos ponemos quisquillosos podríamos detectar ese clásico tonillo de que cualquiera puede hacer fotos. Si me apuras, hasta un concursante de Gran Hermano si le pones la cámara el estudio y los flashes puede darle al botánico bien rojo y grande. Bueno, igual nos hemos pasado.

El caso es que, desatada la genialidad perruna, ahora el siguiente paso está claro: queremos un fotolibro del Phodographer. Una obra llamada a convertirse en el nuevo referente artístico de una generación que, harta del documentalismo de la casta, ahora apuesta por nuevos formatos y mensajes con un discurso transversal y tan vació como estas dos últimas líneas que no significan absolutamente nada.

Apr 062016
 

al_sabbah_650p

Cuenta la leyenda que hubo un tiempo en el que los fotógrafos no preparaban sus fotos ni las pasaban por Photoshop para poner o quitar cosas a esa realidad que a veces se empeña en no ser perfecta. Se dice que, junto a dragones, unicornios y banqueros con moral, estos seres mitológicos habitaron un día el planeta y se dedicaban solo a sacar fotos, intentar publicarlas y –posiblemente esto es lo más difícil de creer del cuento- cobrar por ellas.

Pero ya se sabe qué pasa con este tipo de fábulas. Los unicornios y dragones está claro porque tienen su propio icono en WhatsApp, pero de los otros dos seres no hay pruebas reales de que algún día hayan llegado a existir. Y es que lo de hacer trampas con las fotos es algo posiblemente tan viejo como la fotografía y el oficio.

 Pero es verdad que el tema parece haber explotado en los últimos tiempos. No es que antes no se hiciera –igual menos al ser más difícil hacer piruetas en el cuarto oscuro-, sino que ahora es mucho más fácil que te pillen. Por muy fino que seas con las capas y el tampón de clonar, ahí fuera hay un ejército de cuñados con lupa que tarde o temprano te acabarán calando. Y después ya sabes lo que viene: escarnio público, críticas a todo el colectivo de fotoperiodistas, poner en tela de juicio la deontología de la profesión…

Precisamente por eso lo más fascinante del asunto no es que a alguien se le pase por la cabeza que puede poner o quitar cosas a una foto, sino que crea que no lo van a pillar. Pero, ¿dónde has estado los diez últimos años, muchacho? ¿Tú no lees los periódicos ni ves la que se monta en cada World Press Photo?

Pero es verdad que no hace falta tirar de Photoshop para retocar la realidad. De hecho –insistimos en ello porque somos muy pesados- cualquier foto implica un proceso de selección subjetivo por parte del autor. Pero no hablamos de eso, sino del que recoloca la realidad para que la foto le quede bonita. A veces es un lobo amaestrado que salta vallas. Otras, una niña colocando un osito de peluche tras unos atentados. Posiblemente sea igual de grave en términos fotográficos, pero lo segundo clama más al cielo.

Continue reading »

Apr 042016
 

Instagram-notificaciones

Cualquiera que ande por Instagram seguro que durante estos últimos días se ha encontrado con una petición –súplica, casi- de muchos usuarios: activa mis notificaciones. Más que una propuesta es casi una favor que te hacen porque sólo activando las dichosas notificaciones podrás ser avisado cada vez que publiquen una foto. La alternativa suena aterradora: perderse alguna de las intantáneas con outfits, tostadas de aguacates, atardeceres, selfies y ese tipo de mierdas que todos compartimos.

La histeria notificadora se ha desatado por un cambio en la política de Instagram. Se acabó lo del orden cronológico de las imágenes y echando mano del algortimo de turno la idea es ordenar las imágenes que publican tus contactos según su importancia y tus interesas. Vaya, según unos criterios definidos por lo que a Zuckerberg y amigos les salga de la mismísima punta del engagement. Ah, que no sabes qué es engagement. Largo de aquí, perdedor.

¿Tienes menos likes últimamente? Tranquilo, es por el nuevo sistema de Instagram. Algo así se podía leer por ahí hace unos días ante la locura generalizada entre los habitantes de esta red que veían como sus imágenes tenían menos repercusión de lo habitual. Y la solución que se proponía a los seguidores para luchar contra la tiranía de Instagram era, precisamente, activar las notificaciones.

En realidad casi nada de lo repetido en decenas de blogs y recomendado por otros tantos gurús parece ser cierto: lo de las notificaciones lleva años ahí sin que nadie le haga caso y tampoco sirve para mucho. Bueno sí, para que se te dispare una alerta con cada foto que alguien publique. No hace falta decir que no es una idea muy recomendable activarlo para las 532.486 personas que sigues a ver si hay suerte y te siguen otras tantas. Y lo del algoritmo parece que de momento tampoco está activo, según explicaban el otro día en Instagramers, que seguro que algo saben del tema.

Continue reading »

Mar 302016
 

yander_zamora
Siempre hay muchas fotos, pero con el tiempo suele ser una imagen la que acaba simbolizando los grandes acontecimientos históricos. Y la llegada de un presidente de Estados Unidos a Cuba más de 80 años después y tras décadas de bloqueo económico y relaciones más que tensas es uno de esos momentos llamados a pasar a los libros de historia. ¿Y qué imagen ilustrará este momento? Tal vez haya que esperar unos años para saberlo, pero si se pregunta a fotógrafos y editores gráficos, seguramente no duden demasiado: la fotografía del Air Force One acercándose al aeropuerto de La Habana.

El enorme avión cruzando frente a una modesta carretera llena de coches –carros, que dicen por allá- con muchos años de historia y los vecinos observando con curiosidad el momento. La llegada del líder del mundo a una pequeña isla que, a solo 90 millas de la gran potencia, ha sobrevivido a guerras frías, crisis de misiles, deshielos soviéticos…

Hay quienes hablan de una gran carga simbólica. De décadas de historia del siglo XX condensadas en ese avión (el iPhone Guan, según los reporteros de Televisión Española) y en esos almendrones, que es como en Cuba se conoce a los coches clásicos.

La foto entró en la línea de Reuters –nos explica Orlando Barria, fotógrafo de EFE en la República Dominicana y que también cubrió desde Cuba la llegada de Obama- primero sin firmar. Stringer, el nombre con el que se conoce a los colaboradores puntuales de una agencia o medio que cobran por pieza, era lo único que podía leerse bajo la instantánea.

Pronto medios de todo el mundo empezaron a difundir la imagen, y Reuters actualizó los datos añadiendo una firma: Alberto Reyes. ¿Quién es Reyes? El seudónimo del fotógrafo cubano Yander Zamora. Aunque ya había colaborado en otras ocasiones con la agencia Reuters usando ese nombre para evitar problemas con el periódico Granma para el que trabaja, esta vez decidió dar la cara, según nos cuenta él mismo.


Seguir leyendo en Quesabesde

Mar 232016
 

Vida-Brian

Los que solo creemos en Capa tendemos a ponernos bastante pesaditos en estas fechas de crucifixiones y nazarenos. Me contaban el otro día por Málaga ante mi sorpresa por una Semana Santa que dura mucho más de una semana que en realidad todo esto va más de cultura que de fe o religión. Que ver a ateos de toda la vida ejerciendo de costaleros es de lo más normal por allí.

Así que, pensándolo bien y dejando a un lado manías religiosas, esta idea de sufrimiento y vía crucis que tanto se estila por estas fechas cuadra a la perfección con la vida del fotógrafo. Una profesión o afición que entre lo de la pasión y el calvario en que se convierte muchas veces también podría tener su propia Semana Santa.

Ellos no cargan con una cruz, cierto. Aunque seguro que más de uno ya está pensando en voz baja el chiste recurrente: algunas réflex pesan casi lo mismo. Pero lo que nunca falta alrededor del fotógrafo son los palmeros. Esos que un domingo te reciben con sus ramitas de olivo y tal pero que posiblemente al cabo de unos días estén pidiendo que te den bien fuerte con el látigo.

Y póngale también –señor romano- una corona de espinas, que esa foto de la que tanto presume seguro que está retocada, montada o algo. Aquí no hace falta ni esperar a que cante el gallo para ser negado o traicionado. Basta un poco de éxito o un premio para que el fotógrafo de turno acabe recibiendo algo más que alabanzas.

Eso nos lleva directamente a otra de las grandes figuras evangélicas que últimamente está en alza: el fotógrafo apóstol. Los hay de todos los tipos pero básicamente la idea es convencerte de que sus panes y sus peces son mucho mejores que los del vecino. Da igual que esté vendiendo un libro –perdón, un fotolibro, que es lo que se lleva ahora entre la modernez de Galilea-, su último trabajo o las bondades de la cámara con la que trabaja. El caso es que al apóstol le gusta predicar la buena nueva allí donde sea. Posiblemente sin que nadie le haya preguntado.

Continue reading »

Mar 142016
 

Cliche

Es muy posible que esa foto que has hecho o que vas a hacer esté repetida, lo siento. Somos carne de topicazos y postales fotográficas y aunque eso no sea nada nuevo, las redes sociales lo han potenciado o al menos lo han expuesto con más claridad. Pero que nadie se eche a temblar que esto no va de postfotografía ni de aquello de que “para qué fotografiar otro atardecer, si ya hay millones de atardeceres fotografiados” Los ensayos se los dejamos a los intelectuales, que aquí hemos venido a hablar de Instagram y de tontás más ligeras.

Y para comprobar que nos repetimos más que Buenafuente haciendo programas de televisión basta con echar un vistazo al ingenioso proyecto artístico-musical de Hiérophante titulado Clichés. Más de 1800 instantáneas, unos cuantos hashtags y un tema perfecto para empezar animados el lunes componen esta pieza que viene a certificar lo que sospechamos desde hace tiempo: somos medio gilipollas y nos encaminamos a paso ligero hacia la extinción.

Como comenta el autor del proyecto, posiblemente hablar de clichés es otro cliché. Y escribir sobre fotos poco originales tampoco es nada original. De hecho, lo más aterrador de este vídeo es el temor de descubrir que alguna de las fotos que aparecen es tuya. O al menos, idéntica a alguna que has hecho y colgado. O que vas a hacer cualquier día de estos.

Mar 092016
 

lena_dunham

Desde hace ya tiempo ocurre un fenómeno curioso en el mundo de la moda. Las fotografías llegan a las agencias, portadas y archivos perfectas: pieles lisas y suaves, piernas y cuellos estirados, caderas estilizadas y ni rastro de bolsas bajo los ojos. Lo que viene a ser una fotografía de moda, vaya.

Sin embargo, desde que el fotógrafo aprieta el disparador hasta que la instantánea acaba en algún suplemento dominical o una de esas revistas de tendencias, se obra el milagro: nadie parece saber quién, cuándo o cómo se ha retocado la foto. Pero el caso es que nunca llega con arrugas a su destino final.

¿Un caso digno de Iker Jiménez y su nave del misterio o simple hipocresía de un sector que lleva muchos años haciendo lo mismo con el beneplácito de todos –modelos incluidos- y ahora de repente se siente señalado? Votamos por lo segundo.

No es que sea un tema nuevo, porque lo de Photoshop y la imagen de la mujer en los medios es una relación de amor-odio que se remonta unas cuantas décadas. Algunos países amagan con legislar sobre la materia, y de vez en cuando se pide que sea obligatorio indicarlo cuando una foto está retocada (todas los están, ¡sorpresa!), pero en general ahí están los muslos imposiblemente perfectos luciendo chicha en cada nueva portada.

La actriz Inma Cuesta ya puso el tema sobre la mesa hace unos meses. O mejor dicho, sobre su cuenta de Instagram, donde denunció públicamente que la que aparecía en la portada del suplemento de El Periódico no era ella. O no se reconocía. Cabe suponer que se acababa de graduar la vista y descubrió, tras años en el mundo del cine, que sus fotos se publicaban retocadas. En este caso, al parecer, con más retoque de lo habitual.

Continue reading »

Feb 262016
 

Caja cerillas

“Hace muchos años, más de mil, en mi Tarifa natal, un niño quiso fotografiar el viento con una caja de cerillas…” Tanto filósofo, ensayista y vende humos llenando páginas y auditorios para intentar explicar qué es la fotografía, y resulta que no era tan complicado.

Joan Guerrero lo explica en este documental que hace ya casi dos años presentó David Airob y que desde hace unos días puede verse on-line y de forma gratuita. Un recorrido por su vida y su trabajo que, en realidad, es un excelente retrato del oficio de fotógrafo que puede verse aquí.

Así que quienes todavía no lo hayan visto o los que quieran volver a verlo, que vayan reservando 50 minutos de este fin de semana o cuando sea porque merece mucho la pena.

Feb 242016
 

WPP-Canon

El anuncio de los ganadores de los premios World Press Photo es uno de los acontecimientos fotográficos del año. Algo así como los Óscar del fotoperiodismo, si se nos permite frivolizar un poco con un tema en el que basta mirar la galería de premiados para darse cuenta de que no hay muchos motivos para el cachondeo.

La culpa -antes de que empiecen los cafres de siempre y por dejarlo claro una vez más desde el principio- no es de los que están por allí apretando el disparador y jugándose el tipo, sino de las catástrofes, las guerras, los que hacen huir a la gente de su tierra o los que prefieren mirar para otro lado mientras se levantan muros más altos.

El acontecimiento del World Press Photo tiene también su propio ritual: repasar la galería con el estómago encogido, buscar los autores españoles, intentar adivinar por dónde saltará este año la polémica –no ha hecho falta esperar mucho- y ver con qué cámaras se han hecho las fotos ganadoras para nuestro ya tradicional artículo sobre los modelos más usados.

¿No es un alarde de tecnocentrismo ponerse a hablar de réflex, espejos y formatos ante la foto de alguien que intenta salvar a su hijo a través de una alambrada? Puede ser, pero como por aquí hablamos de fotografía en esas dos vertientes, siempre se aprovecha este referente del fotoperiodismo para sacar una radiografía al sector desde el punto de vista técnico.

Además, reconozcámoslo: a todos nos da un poco de morbo saber qué cámaras son las más usadas por los mejores profesionales, cómo van las sin espejo en su lenta batalla por hacerse un hueco en el mercado o si queda todavía por ahí algún romántico que trabaje con película.

Pero este año algo ha pasado. Al parecer la organización ha decidido poner en práctica al pie de la letra eso de que la foto la hace el fotógrafo y no la cámara, y ha eliminado este dato de las descripción de las instantáneas premiadas. Están los datos EXIF de la toma (velocidad, focal, apertura, sensibilidad), pero no se menciona el modelo concreto en la descripción de cada imagen como ocurría hasta ahora.

¿Solución? Revisar una por una las imágenes para obtener esa información en los metadatos y poder elaborar el mencionado artículo con sus bonitos gráficos.

Pero volviendo a la decisión de la organización, y aunque en realidad es un detalle menor, este cambio de criterio podría dar para unas cuantas teorías conspiranoicas. Sinceramente dudo que haya algún oscuro interés detrás, más allá de esa práctica habitual entre algunos profesionales: tapar la marca de la cámara al grito de “que les haga publicidad Rita”.

Menos hablar de cámaras y más de las fotografías, de sus autores y de lo que cuentan. Visto así incluso nos parecería bien. Excepto por un pequeño detalle: de la foto ganadora sí se aporta ese dato, y figura que usó una Canon EOS 5D Mark II. Con dibujo en miniatura de la réflex en cuestión y todo.

¿Por qué en este caso sí se publica el dato de la cámara y en el resto no? ¿Tiene algún mérito especial en esta toma la EOS 5D Mark II y en las demás es solo un detalle secundario? ¿Tiene algo que ver que Canon sea el principal patrocinador desde hace años de este prestigioso certamen?

Continue reading »

Feb 222016
 

IMG_6257

Si tienes una buena pregunta, no la hagas en voz alta porque si suena la flauta y te dan una gran respuesta acabas de regalar la noticia a los demás periodistas. Y si no tienes una gran pregunta, mejor cállate. Algo así eran las lecciones sobre ruedas de prensa hace unos años. Antes de los selfies, las redes sociales, los influencer, los youtubers y toda esa mandanga.

No es que todo el mundo hiciera caso de aquellos consejos, cierto. De hecho, todos conocemos al típico pesado que siempre pregunta alguna tontería en las conferencias de prensa o en las presentaciones. Es fácil reconocerlo porque cuando levanta la manos se escucha un suspiro generalizado en la sala.

Pero aquellos tiempos de presentaciones aburridas pasaron y el Mobile World Congress -sí, esa feria de móviles de la que hablan en las noticias de la tele para contar siempre alguna chorrada- es cada año el escenario perfecto para tomar el pulso al tema.

Es verdad que el de la tecnología siempre ha sido un segmento un tanto peculiar desde el punto de vista del periodismo. No me refiero a titulaciones, supuesto intrusismo y todos esos rollos, sino que por aquí la frontera entre el fan y el periodista siempre ha sido muy delgada. Sólo así se explica ese fenómenos que, por más que lo veo, me sigue fascinando: gente que aplaude en las presentaciones de prensa.

Algunos incluso con unos cuantos “wow” y “yeah” que denotan un gran entusiasmo y amor por el trasto en cuestión. Últimamente el virus se está contagiando incluso al mundo de la fotografía, pero con un poco de suerte se extinguirá antes de que sea demasiado grave. El sector de la fotografía, me refiero.

Continue reading »

 Posted by at 6:00 am
Feb 172016
 

LostProperty

¿Cansados de megapixeles, de ráfagas de esas muy rápidas que hacen mucho ruido y de interminables listas de especificaciones que parecen todas iguales? ¿Hartos de ensayos filosóficos sobre el olor de las nubes, la metafísica de la imagen y la postfotografía como expresión artística del yo interior?

Un remedio rápido contra todos esos síntomas que seguro que alguna vez ha padecido cualquier aficionado a la fotografía o profesional que pulule por este mundillo: dedicarle 5 minutos a este maravilloso corto de animación creado por Asa Lucander y que hemos descubierto en Bokeh.

Y es que a veces la memoria nos traiciona y se nos olvida de qué va todo esto y para qué sirven todas esas fotos que hacemos

 

Feb 152016
 

Manual

Estamos en un sector en el que, casi hasta ayer, las portadas de revistas de fotografía con muchachas lamiendo con fruición un helado o sujetando una cámara en bikini no eran extrañas. Esto era un feudo de machotes donde olía a Varon Dandy, las ferias es mejor no imaginar dónde acababan –hay muchas leyendas al respecto- y en general había mucha vieja escuela dando por hecho que las mujeres estaban frente a la cámara, no detrás.

Muchos de los nuevos medios han adaptado al mundo 2.0 las peores prácticas de sus abuelos, pero es verdad que al menos en este sentido los tiempo han cambiado y parece que se respira mejor. Sigue siendo el del periodismo tecnológico y fotográfico un coto mayoritariamente masculino, pero por corrección política o por sentido común –ojalá la segunda- hay ciertas prácticas que han ido desapareciendo.

Pero que se haya superado esa caspa machista no significa que renunciemos a dar lecciones sobre usos y costumbres fotográficas a las nuevas generaciones que nos escuchan como si tuviéramos algo interesante que decir. El hombre y la cámara, con música de fondo del programa aquel de Rodríguez de la Fuente. Rituales, procesos y prácticas correctas para parecer un auténtico profesional, y ese tipo de mierdas que lucen tanto en las listas.

De hecho que levante la mano el que no haya escuchado alguna vez eso de que los profesionales disparan en manual. Yo mismo he tenido que soportar algún tirón de orejas de los puristas de turno cuando en las fotos o los vídeos se ve que la cámara está puesta en prioridad al diafragma, que –lo confieso- es como trabajo en la mayoría de las ocasiones. Sensibilidad automática, elegir diafragma –o velocidad en algunos casos- según lo que estemos probando en ese momento, y listo.

Que sí, que es verdad que saber medir a ojímetro la luz y olvidarse del asunto viene muy bien en ocasiones. Y hay veces en las que la M puede ser de gran ayuda. Pero asegurar que ese es el modo en el que trabajan los profesionales es una soberana tontería, por no decir gilipollez. Que lo diga yo no tiene mayor valor, pero cuando el otro día le escuché decir al gran Tino Soriano durante la presentación de la Olympus Pen-F que dispara en P, tuve que reprimirme para no levantarme y aplaudir como un loco.

Pero la alegría no duró mucho, porque hace nada leí a un querido y veterano compañero del sector insinuar que también el uso del visor marca clases entre los fotógrafos. No lo dijo él, pero remato yo la insinuación: los de verdad usan el visor, y los niñatos tiran de pantalla creyendo que la cámara es como un puñetero móvil.

Continue reading »

 Posted by at 6:00 am
Feb 032016
 

Nikon-Photoshop

Que levante la mano al que nunca le hayan colado una foto con una buena dosis de Photoshop. “Pasa hasta en los World Press Photo”, es la mejor excusa para estos casos y, la verdad, funciona casi siempre. El problema es cuando eres Nikon y tu pequeño despiste a la hora de premiar una foto trucada acaba convirtiéndose en el tema de de moda de la semana.

¿Pero los medios no tienen cosas más interesantes de las que escribir? Buena pregunta, pero la respuesta parece evidente. Incluso alguno se ha venido arriba y ha descrito la instantánea de ahí arriba como “la foto que ha dejado en evidencia a Nikon”. Nada menos. Un escándalo, oigan.

Es verdad que el pegote del avión canta bastante, pero tampoco estaría de más practicar eso que se presupone en el periodismo pero que cada vez aplicamos menos: contextualizar. ¡Una foto trucada gana un concurso! Correcto, pero era un certamen muy de andar por casa y el premio una maleta para transportar las cámaras. Vaya, que no era el Pulitzer.

Por suerte todo ha acabado bien. El autor se ha disculpado tras asegurar que no pretendía engañar a nadie: el avión estaba colocado en plan chapucero y con una aplicación del móvil, ni siquiera Photoshop. Si hubiera querido que pasara desapercibido no lo habría hecho así, ha apuntado. Y suena bastante creíble, aunque a última hora alguien ha descubierto que su foto no sólo estaba montada, sino que tampoco era muy original.

Nikon, por su parte, también ha entonado el mea culpa y el no-volverá-a-pasar tras explicar que en realidad el concurso iba de premiar la creatividad y la imaginación, y que de eso había bastante en la foto trucada.

En todo caso y más allá del cabreo de algunos -siempre hay gente muy dada a indignarse con los concursos y las fotos ajenas- lo mejor del asunto ha sido sin duda el cachondeo desatado alrededor de la foto. Hay decenas de versiones circulando por ahí pero nos quedamos con esta versión a lo Star Wars. Sin duda el autor se merece al menos otra de esas maletas de Nikon.

Jan 272016
 

“Tenemos la obligación como seres humanos de acoger a esta gente. Si no lo hacemos, morimos como sociedad y como personas”, apuntaba el fotógrafo Sergi Cámara a propósito de su trabajo sobre los refugiados que cada día llegan a la isla griega de Lesbos.

con_texto_camara_600

© Sergi Cámara

Hay quienes recelan de los fotógrafos dispuestos a cambiar el mundo y tal vez prefieran los retratos millonarios de patatas o los discursos posfotográficos. Pero para los que creemos que la fotografía solo tiene sentido cuando cuenta una historia, proyectos cómo este y el discurso que hay detrás son los que dan sentido a todo este mundillo.

Pero ocurre a veces que estamos tan ocupados con los JPEG, los megapíxeles, el ruido y los rumores sobre la próxima cámara que no podremos comprarnos, que parece que se nos olvida que todos esos carísimos trastos sirven para –oh, sorpresa- hacer fotos.

Igual por eso nos sorprende tanto que un reportero que está a pie de actualidad se vaya con una sencilla compacta a trabajar. Y que tenga el valor de usar uno de esos filtros que llevan todas las cámaras y que los profesionales de verdad –ya saben, los que trabajan siempre en manual, miden la luz a ojo y desayunan café con Kodachrome- jamás utilizarían.

Continue reading »