Sep 282016
 

dscf1144-1

Una réflex de última generación, sensor de formato completo, uno de los sistemas de enfoque más potentes del momento y, sobre todo, un precio de venta por encima de los 4.000 euros. ¿De verdad a estas alturas vamos a jugar a preguntarnos si es o no una buena cámara? Por supuesto que lo es, no perdamos el tiempo.

Así que en lugar de dedicar unos cuantos párrafos repasando prestaciones ya conocidas y repitiendo evidencias, mejor plantearse en voz alta la pregunta que realmente interesa a muchos. ¿Me compro la Mark IV o me ahorro unos cuantos cientos de euros apostando por la generación anterior?

Tras pasar una semana con la nueva EOS entre manos y probar su rendimiento fotográfico y de vídeo eso es lo que hemos intentado averiguar. Y, la verdad, no es fácil porque estamos ante la herramienta más versátil ahora mismo en el mercado. Hay cámaras de mayor resolución, más rápidas o que producen un vídeo de mayor calidad, pero analizada en su conjunto la Mark IV es esa cámara que cualquier reportero quiere tener a mano. Así de simple y de duro hasta que la competencia mueva ficha en este terreno.

¿Hay opciones sin espejo más compactas y de mayor resolución? Sí, pero están a años luz de esta en lo que respecta a enfoque, por decirlo de forma rápida y concisa. ¿Y la Nikon D810? Una gran cámara y posiblemente la única que nos haría dudar, sobre todo teniendo en cuenta su comedido precio ahora mismo. Pero sin duda se trata de una generación anterior que pide el relevo y que cuando se ponga al día dará mucho que hablar y, entonces sí, será una competencia dura y directa para esta Canon.

Pero volviendo al tema central, la decisión es complicada. Si el presupuesto es justo, claro, porque quienes dispongan de esos 4000 euros para este cuerpo tienen poco que pensarse. La buena noticia, por cierto, es que las 5D son algo así como los iPhone de las réflex: envejecen sin perder mucho valor y en el mercado de segunda mano se cotizan bien.

Pero si el dinero es -como suele ocurrir- un problema, el sentido común invita a ahorrarse esos 1000 euros y apostar por la 5D Mark III y una buena óptica, por ejemplo. Hay un salto generacional y las mejoras son evidentes, pero si se trata de dar una respuesta rápida, ni el vídeo 4K, ni el enfoque ni la calidad de imagen justificarán para la inmensa mayoría de profesionales ese mayor desembolso.

De todos modos, nada como echar un vistazo a las muestras y vídeos que hemos publicado en Quesabesde para sacar conclusiones y, con la mano cerca de la VISA, decidir si le damos un susto o no.

Sep 262016
 

photokina_2016_7

Pocas cosas hay más sencillas y tristes que ejercer de agoreros de ferias y saraos en declive. Hacer chistes está bien cuando es a costa de los grandes, pero liarse a hachazos con el árbol que amenaza con caerse ya no tiene tanta gracia. Y con Photokina nos pasa algo parecido.

Así que tras unas cuantas ediciones tirando de los tópicos de siempre –esto ya no es lo que era, le quedan dos telediarios, etcétera-, ahora que de verdad se ven pabellones cerrados, huecos sin rellenar y pasillos con mucha menos afluencia que en ediciones anteriores, la sonrisa de listillos se nos convierte en una mueca más seria con un toque de nostalgia. Será que nosotros también nos estamos volviendo unos veteranos del tema.

No ha habido grandes ausencias en esta Photokina 2016, es cierto. Los estands estaban donde siempre. Algunas novedades animaban el ambiente. Las vitrinas con desarrollos futuros también andaban por allí. Y lo más importante: había algún que otro cóctel, canapés y galletas cuando tocaba hacer la parada técnica.

“Esto parece una reunión de amigos”, nos comenta alguien por los pasillos. No es mala definición, porque la mayoría de caras son conocidas, aunque posiblemente se refería a que los pasillos y la entrada otras veces atestados durante la primera jornada esta vez lucían un ambiente más desolador. Reuniones de clientes, regateo con los márgenes, búsqueda de distribuidores, una cena con el importador llena de sonrisas forzadas porque todo el mundo sabe que trae producto paralelo…

photokina_2016_17

Esas son las postales típicas de esta y todas las ferias, por mucho que los siempre entusiasmados chicos de la prensa insistamos en darle a todo un tono mucho más épico. Hay ruedas de prensa en las que, por la afluencia y por las carreras para hacer la primera foto, parece que se estuviera decidiendo el futuro de la humanidad.

En algunas hay aplausos a las novedades, como si fuera una keynote de Apple. La Fujifilm GFX, por ejemplo, consiguió alguna ovación, aunque nos preguntamos si fue cosa del calentón, porque luego por los pasillos los comentarios ya no eran tan entusiastas y había incluso algún gesto de preocupación al escuchar el precio.

No ha habido ausencias, pero Nikon y Canon han venido casi de paseo a Colonia. Los primeros con unas cámaras de acción a las que se empeñan en dar un protagonismo que en realidad nadie entiende. Los segundos con la tranquilidad de que la EOS 5D Mark IV y la EOS M5 recién presentadas les dan un margen de tranquilidad para una buena temporada.

Continue reading »

 Posted by at 5:00 am
Sep 232016
 

dscf1464

No pasará a la historia esta Photokina como la más espectacular de la década. Con la industria fotográfica entre la crisis y la eterna reinvención y las ferias exactamente en este mismo punto vital, la cita germana ha suscitado más de una cara de decepción entre quienes han deambulado por sus pasillos. Pese a todo, la rueda de novedades no se detiene, y todavía hay firmas que ajustan su calendario para llegar a Colonia con algo que presentar. Es verdad que ni Canon ni Nikon han puesto demasiado entusiasmo esta vez –la primera ya había desvelado todo hace días y Nikon solo ha presentado más cámaras de acción-, pero eso ha dejado el protagonismo a las otras compañías.

Fujifilm FGX. Ha sido sin duda la estrella de esta Photokina. Fujifilm ha cumplido los pronósticos y ha aprovechado el mismo escenario en el que se anunció la X100 –el modelo que cambió el rumbo fotográfico de la firma- para anunciar el desarrollo de su sistema GFX de formato medio. Las reacciones son de lo más variadas: desde el entusiasmo de los incondicionales a la curiosidad de la mayoría y el escepticismo de la competencia. El primer cuerpo del sistema (GFX 50S) y los tres primeros objetivos llegarán al mercado a principios de 2017.

Panasonic Lumix GH5. Como ha ocurrido muchas veces, lo más interesante de esta edición no han sido las novedades presentes sino el anuncio de las que vendrán. Como por ejemplo la Lumix GH5 de Panasonic, que tampoco aterrizará hasta 2017 pero que ya se ha dejado entrever en Colonia. Misma filosofía, 4K a 60p (ahora mismo es la primera del mercado que lo promete) y en general buena acogida de las futuras especificaciones por parte de quienes buscan un híbrido entre fotografía y vídeo y tienen un presupuesto ajustado.

Olympus OM-D EM-1 Mark II. Más novedades en desarrollo: la Olympus OM-D E-M1 Mark II. La firma ha puesto sobre la mesa todo su potencial con una Micro Cuatro Tercios que no duda en enfrentarse cara a cara a la Fujifilm X-T2 y a las réflex más veloces. La promesa es un sistema de enfoque competitivo para deporte unido a una espectacular ráfaga de 18 fotogramas por segundo a máxima resolución y con enfoque continuo. La cosa promete.

Sigma 85 mm f1.4. Aunque de forma muy tímida, da la sensación que cada vez más los objetivos reclaman su dosis de protagonismo en detrimento de los cuerpos de cámara. Sigma sigue poniendo al día su catálogo usando como pilares la estupenda acogida que sus productos han tenido en los últimos años. La estrella de la semana ha sido el esperado 85 mm f1.4 en versión Art, que no solo luce un aspecto espectacular, sino que con un precio de 1.300 euros resulta muy competitivo en este segmento.

Sony A99 II. Muchos insisten –insistimos- en matar el sistema SLT de Sony, pero la firma está empeñada en no darnos la razón. La última prueba es una A99 II que muchos ya no esperaban y que se ha colado en la lista de sorpresas de Photokina. Sensor de formato completo, hasta 14 fotogramas por segundo y un sistema de enfoque con un gran potencial son su carta de presentación. Interesante, aunque mentiríamos si no dijéramos que muchos esperaban el anuncio de una futura A9. Nadie dijo que este mercado fuera justo o paciente.

Seguir leyendo en Quesabesde

Sep 212016
 

dscf1342_930

Algunos la imaginaban como una versión de la reciente Hasselblad X1D; otros soñaban con una X-Pro de formato medio, y los más optimistas incluso se atrevían a pensar en una suerte de Mamiya 7 trasladada al mundo digital. Al final la realidad ha resultado ser mucho más lógica que todo eso, y Fujifilm ha desvelado una GFX 50S que recuerda más a una réflex convencional un tanto abultada que a cualquier otra cosa.

Pragmatismo nipón o tal vez querer dejar claro que no se trata de un experimento para jugar con diseños y propuestas singulares, sino de una apuesta de futuro. Concretamente una en la que Fujifilm se juega mucho y pretende repetir el éxito con la X100. No es casual –los propios portavoces de la firma lo han destacado- que su primera cámara de formato medio se anuncie en el mismo lugar donde hace seis años la citada X100 lo cambió todo para Fujifilm. Ahora la primera GFX pretende repetir la hazaña.

El precio

Un reto que verá la luz a principios de 2017 y que deja por delante unos cuantos meses para jugar a las incógnitas y las especulaciones. Empezando por ese precio, que lejos de quedar resuelto ya se ha convertido en el tema recurrente de conversación: 10.000 dólares sin impuestos habrá que pagar por el cuerpo y el objetivo estándar 63 mm f2.8. Algo que, traducido a Europa y sin impuestos, podía suponer un monto total de 12.000 euros, aunque desde Fujifilm España no parecen muy convencidos con la cifra y prefieren no mojarse.

De hecho, en la misma sala donde tuvo lugar la presentación ayer en Colonia algunos fotógrafos que trabajan con la compañía ya barajaban cifras muy inferiores, alrededor de los 8.000 euros. ¿Está jugando Fujifilm con los números para luego dar la campanada con un precio mucho más asequible? No parece el estilo japonés, pero tampoco es descartable. Sobre todo teniendo en cuenta que se trata de un tema crucial para esta cámara.

dscf13341

Que será más económica que la Hasselblad X1D parece claro. Que Hasselblad está dispuesta a no dejarse morder, también, y para comprobarlo basta recordar que solo un par de horas antes del anuncio de Fujifilm los suecos mostraban músculo con una V1D conceptual que gana por goleada en diseño a cualquier otra cámara de formato medio vista hasta ahora.

Pero no se trata solo de Hasselblad o Phase One, que con un mercado más sólido parece que seguirán estando por encima en precios. El problema para esta GFX es la Pentax 645Z, que con un sensor posiblemente similar, es más económica y lo será aún más dentro de seis meses. Es verdad que es una réflex más obsoleta, pero cuando se habla de miles de euros y cuando el anzuelo no solo se lanza al profesional sino también al aficionado que tiene un capricho, al final los euros pueden pesar. Más cuando hablamos de una cámara como esa 645Z, realmente capaz y tentadora.

El formato

Fujifilm ha sacado el armamento pesado en la presentación de su primera cámara de formato medio digital, y no solo ha hecho un amplio repaso a su historia en este segmento en versión química, sino que también ha tirado de los clásicos.

“El mundo no acaba de encajar del todo bien en un formato de 135 milímetros”, decía Eugene W. Smith, si se nos permite la traducción un poco libre. Fujifilm ha ido un poco más allá y ha convertido esos 135 milímetros en full-frame para explicar por qué entre sus X de formato APS-C y esta de formato medio no tiene sentido una parada intermedia.

Así que, puestos a apostar por un sensor grande, mejor ir a por todas y hacerlo con un CMOS de 43,8 x 32,9 milímetros y 50 megapíxeles. ¿Fabricado por Fujifilm? No parece el caso, aunque desde la firma se ha insistido que está hecho a medida y adaptado por ellos mismos. Algo que nos lleva a pensar –lógicamente- en ese mismo CMOS de Sony que ya hemos visto en varios modelos de formato medio.

Seguir leyendo en Quesabesde

Sep 192016
 

img_2845

Tal vez ahora suene muy exótico pero hubo un tiempo en este sector en el que las cosas no se medían por likes, followers o veces que se compartía tu artículo en Facebook sino en Photokinas. Era la medida universal de tiempo para los que movían entre cámaras y trastos fotográficos.

La fecha marcada en el calendario para saber cuándo nos pasaríamos una semana a la carrera por Colonia con demasiadas novedades, compromisos y pocas horas para dormir. En realidad es el mismo horror que cualquier otra feria, con el añadido de que la cantidad de caspa por metro cuadrado en el sector de la fotografía es lo único que no ha caído en picado en la última década.

Moqueta, discursos grandilocuentes, mucho heteropatriarca con traje, corbata y pocas ideas, azafatas por doquier, alguna que otra teta para atraer al personal… Pero, qué demonios, le acabas cogiendo cierto cariño irracional a toda esta mierda.

11304_10205010511722060_8322754059220278372_nRecuerdo mi primera Photokina como supongo los reporteros de guerra recuerdan la primera vez que escuchan una bala pasando demasiado cerca, por usar una comparación que le dé un poco de épica al asunto. Acababa de aterrizar por Quesabesde y ni las ferias de fotografía ni los aeropuertos eran lo que ahora los tontos del culo llamarían mi zona de confort. Era 2004 y, por suerte, no se decían ese tipo de gilipolleces y uno volvía de Colonia con muchas historias que contar y sobrepeso en la maleta por haber cogido demasiados catálogos.

Han pasado seis Photokinas desde aquello. Un chiste para los veteranos de verdad pero una auténtica eternidad en estos tiempos de noticias y blogueros efímeros. Buenos amigos de tal o cual medio o compañía han ido dejando el barco –bien hecho, chicos- o les han tirado por la borda los que juegan con los números.

Ya no se hacen ferias como antes -que diría un abuelo cebolleta cualquiera- pero el caso es que hoy, fiel a su cita cada dos años, ahí está Photokina. La última gran feria del sector fotográfico. La única que queda con cierto renombre internacional. Antes todo pasaba aquí. Ahora, con suerte, alguien se guarda sus novedades para que la cosa no quede demasiado desolada.

Continue reading »

Sep 152016
 

edu_6155_copia-1

No hay que echarle mucha imaginación al asunto para suponer que hoy no estará siendo un gran día en los despachos de Sony, Panasonic, Fujifilm u Olympus. “Ha ocurrido lo que temíamos”, dicen mientras apuran el tercer café de la mañana. Y apenas son las 9:00.

Tal vez la dramatización sea excesiva, entre otras cosas porque la mayoría andará ya pensando en Photokina y sus propias novedades, sin tiempo para detenerse a cotillear las de los demás. Pero exageraciones al margen, lo cierto es que la nueva Canon EOS M5 es ese gesto que muchos esperaban y otros temían desde hace tiempo. Se acabaron las tonterías: Canon va en serio con las sin espejo.

“Como una EOS 80D, pero con un 55% de su tamaño”, comentaban los responsables de Canon cuando hace unos días la mostraron por primera vez a la prensa. Poco que ver, por tanto, con aquellas EOS M y M2 que nadie se tomó muy en serio y la EOS M3, que por lo menos empezó a despuntar. Efectivamente, los 1.200 euros que cuesta este nuevo modelo tampoco tienen mucho que ver y dejan poco margen a las risas.

No se trata solo de la clásica discusión marquista, sino de un hecho que no puede obviarse. Canon es una de las marcas con mayúsculas del sector, y ese tirón comercial es una baza que siempre ha sabido utilizar. Hay muchas sin espejo y muy buenas ahí fuera, sin duda más competitivas, pero esta es la de Canon, y para muchos ese ya es un gran argumento. Sobre todo si, como en este caso, llega al fin con los deberes hechos.

Continue reading »

Sep 142016
 

sd_quattro_sdi0166

Desde hace ya muchos años las cámaras de Sigma desatan un curioso sentimiento bipolar: a ratos las tirarías por la ventana desesperado ante algunas de sus limitaciones, pero otras veces no puedes no quererlas. No sólo porque son las raritas del mercado y tienen la osadía de salirse del guión habitual, sino porque su sensor Foveon X3 ofrece una calidad de imagen con la que pocos -muy pocos- modelos pueden competir.

Así que a la hora de hacer el equipaje para Cuba y contra lo que dictaba el sentido común la Sigma sd Quattro se unió a la expedición. Nos temíamos que no iba a ser la cámara ideal para viajar y la experiencia ha demostrado que estábamos en lo cierto.

Es algo más grande de la cuenta, le falta agilidad al enfocar y disparar, lo de la pantalla y visor es imperdonable y a partir de 400 ISO la calidad de imagen cae. Cuba es un terreno duro para cualquier cámara, pero la Sigma no ha llevado demasiado bien lo del calor tropical y bastaba dejarla un par de minutos en la bolsa sin apagar para que saltaran las alertas de temperatura de la cámara. No es que fuera a arder cual Samsung Note 7, pero teniendo en cuenta sus problemas con el ruido tampoco era buena idea forzar el asunto.

dsc00044

En plena acción en La Habana con una Sigma sd Quattro ardiendo entre las manos y conversando de lo divino y lo humano con un babalawo. Foto de Héctor Delgado

sd_quattro_sdi0037

En Quesabesde hemos publicado una extensa prueba -no perderse los comentarios de frenopático, por cierto- con un montón de imágenes de este experimento cubano con la que, sin duda, es la cámara más extraña del momento. Una elección cuestionable para irse de viaje a no ser que la idea sea plantar el trípode y disparar con mucha calma, la verdad. Sobre todo teniendo en cuenta que Sigma tiene modelos compactos con idéntico sensor y calidad de imagen que resultan bastante más manejable.

Pero, pese a todo -aquí viene el ataque bipolar- mientras revisamos las imágenes de estos 9 días por La Habana no podemos dejar de sonreís al ver unos JPEG con un nivel de detalle espectacular y unos RAW a los que nadie les tose en cuanto a rango dinámico. 1000 euros el cuerpo y unos 400 euros el 30 mm f1.4 Art. ¿Seguro que tu flamante y carísima cámara de formato completo podría con este bicho raro?

Aug 222016
 

IMG_1930

¡Pues vete a Cuba! Tanto escuchar esa frase cuando hablo de política al final he decidido hacerles caso y hoy mismo me voy pa’ La Habana, compañeros. No es sólo que los vuelos para Venezuela o Corea del Corte estuvieran más caros, es que había mucha ganas de volver a la isla, seis años después de mi primer viaje por allí.

La Habana con unos fotógrafos que viven en esta ciudad  y prometen ser unos excelentes guías para salirse de las rutas turísticas, y unos días por Viñales para conocer el pueblo de mis abuelos. Sí amigos, ese natural atractivo y ritmo caribeño al bailar no era casualidad.

El caso es que, como cada año por estas fechas, llega la pregunta del millón, ¿qué cámara elegir para un viaje así? O cámaras, en plural. ¿Algo ligero y discreto para viajar cómodo? Ya vimos hace poco que un cuerpo tipo Olympus Pen-F puede ser un compañero perfecto o que para irse a Perú a trabajar una semana una Panasonic  GX80 es una opción perfectamente válida.

Esa era inicialmente la idea hasta que la cosa se empezó a animar. Y, como suele decirse, me vine arriba. Posiblemente demasiado. ¿Pero quién le dice que no a una Sony RX1 R II? Un formato completo de bolsillo con una calidad sencillamente espectacular, así que para la mochila. Pero, claro, hace falta algo más polivalente y un poco de zoom. Tenía ganas de probar con más calma la joven A6300 de Sony, así que también se viene junto al 18-105 mm f4.

IMG_1928

Pero, sin duda, la estrella de la fiesta es la Sigma SD Quattro. Sí, ese bicho raro con sensor Foveon, ópticas intercambiables, un diseño perfecto para dar la nota en cualquier lugar pero una calidad de imagen que -con paciencia- promete mucho. De una cosa puedo estar seguro: va a ser la única SD Quattro en todo Cuba.

Continue reading »

Aug 112016
 

Smartphone-swatter

Son una de las grandes plagas del siglo XXI: los que ven los conciertos a través de la pantalla del móvil. Efectivamente cada uno invierte el dinero de la entrada como le da la gana y si prefiere pasarse el concierto grabando y sacando fotos, pues bien por ellos.

El problema es cuando estos cansinos -todos lo hemos hecho alguna vez, cierto- molestan al resto del público y desatan sus peores instintos. Que si métete el móvil donde te queda, que si vete a cazar Pokémons a la puta calle, que si tal, que si cual…

Pero se acabaron los problemas porque el mismísimo Marky Ramone ha lanzado el producto definitivo para acabar con esta plaga. Una mejor dicho porque su smartphone swatter es precisamente eso,  una especie de matamoscas para arrearle bien fuerte al pesadito de turno.

 

Aug 082016
 

Canon-CPS

Para la mayoría la llegada de los Juegos Olímpicos significa que durante un par de semanas la prensa –la deportiva y la de gente que ha estudiado- dedica algo de atención a deportes a los que normalmente no hace ni puñetero caso. Medalla de bronce para el equipo español de lanzamiento de palo de selfies, y tal.

Pero además de ese clásico hay otro lugar común que se repite de forma puntual cada cuatro años: la imagen de centenares de fotógrafos cargando con sus mejores ópticas y cubriendo las diferentes especialidades deportivas. Posiblemente si hiciéramos un repaso de esa postal en las dos últimas décadas veríamos algunas variaciones pero básicamente sería una estampa a base de objetivos negros y blancos y mayoritariamente cámaras de Canon y Nikon.

Curiosamente eso es lo que seguimos viendo este año. Se comenta por ahí que la cosa ya no está tan igualada como en los últimos tiempos y que Nikon ha retrocedido ante el avance de Canon, pero de lo que podemos estar casi seguros es que veremos muy pocas cámara sin espejo -¿habrá alguna?- entre los profesionales que cubren la cita olímpica.

De hecho Canon se marcó un buen punto mediático antes incluso de que los juegos empezaran con esas impresionantes imágenes del almacén de su servicio CPS que han aparecido en todas partes. 1500
objetivos y casi 1000 cuerpos para prestar a los fotógrafos acreditados en las olimpiadas. Es algo habitual en este tipo de citas, pero hay que reconocer que esta vez Canon le ha metido un buen gol por la escuadra –ya que estamos con los símiles deportivos- no sólo a las sin espejo, sino a su eterno competidor.

Pero volviendo al asunto mirrorless, ¿por qué los profesionales de esta especialidad no usan cámaras sin espejo? ¿Acaso son idiotas que prefieren ir cargados en lugar de trabajar ligeros y glamourosos con sus flamantes Sony, Fujifilm, Panasonic y Olympus? Así nunca os sacarán en Vogue, muchachos.

Continue reading »

Aug 012016
 

IMG_1347

Es un clásico. Te pasas un par de semanas dando la lata sobre la importancia de no ir muy cargados con cámaras y trastos, lo interesante que puede ser viajar sólo con una óptica o sobre lo harto que estás de cargar con una mochila repleta de cámaras y objetivos que no usas. Y al final acabas cayendo en la tentación de ir con todo el arsenal, la cámara de tropocientos megapixeles, los consiguientes objetivos para formato completo, el zoom por si tal, la cámara para el vídeo, la pequeña para cuando de pereza sacar la otra.

Pero este año no. Con la maleta lista para una excursión por el cantábrico en busca de la lluvia o al menos un poco de fresco, las cámaras elegidas para el viaje entran casi en dos bolsillos: la monísima Olympus Pen-F y la Sony RX100 III que desde hace tiempo es la compacta que llevo casi siempre encima.

La segunda es, por tanto, una vieja conocida. Así que en realidad tengo ganas de pasar unas semanas con calma con esa Pen-F que tantos piropos ha recibido últimamente. En su momento ya la probamos y, como suele ocurrir, hubo cosas que nos gustaron mucho (diseño, tamaño, visor…) y otras no tanto. Empezando por el precio.

Pero no es lo mismo probar una cámara con la lupa en la mano y los colmillos afilados que, una vez hechos los deberes y repartidas las bofetadas y palmaditas en la espalda, convivir y viajar con ella sin tener que estar atento a si tal botón está en su sitio, el menú de turno es un horror o a 12.800 ISO hay ruido cromático si la luna está en cuarto menguante. Por ejemplo.

Para rematar esta idea de ir con muy poca cosa encima el estupendo M.Zuiko 17 mm f1. 8 -uno de nuestros objetivos favoritos del sistema- se viene también de paseo. Cámara pequeña, un 35 milímetros equivalente y esperemos que 20 grados menos de temperatura que en Barcelona. ¿Qué puede salir mal?

Continue reading »

Jul 272016
 

camaras-viaje

Da igual que lleves la misma cámara que Steve McCurry –tener su mismo retocador sí es importante- o el mismo móvil que el mejor cazador de Pokémons del barrio. Hacer buenas fotos en un viaje o en el día a día no depende de eso, aunque es verdad que un equipo en condiciones y cómodo de llevar puede ser de gran ayuda. Así que mientras preparamos la maleta hemos elaborado una lista de modelos lo suficientemente ligeros y compactos como para hacerles un hueco en ella. Porque, después de todo, de nada sirve tener la mejor cámara del mundo si nos da pereza sacarla de paseo.

Panasonic Lumix TZ100. Apostar por una de esas cámaras con sensor de zoom largo y zoom muy potente es realmente tentador. El problema es que de compactas solo tienen el nombre, porque en algunos casos ocupan y pesan más que un modelo de óptica intercambiable. Por eso en nuestra mochila hemos preferido hacer hueco para la mucho más discreta y ligera Lumix TZ100 de Panasonic, dotada de un sensor de una pulgada y 20 megapíxeles que brinda unos resultados y excelentes y de un zoom 27-270 mm f2.8-5.9 que nos permite afrontar casi cualquier escena.

Olympus Pen-F. Desde que se presentó a principios de año se ha convertido en la niña bonita de Olympus. Su precio es algo elevado, cierto, y pensándolo fríamente cualquiera de las OM-D sería una opción más lógica que esta. Pero el diseño y la filosofía de la nueva Pen-F nos ha convencido y no le hemos podido decir que no cuando ha insistido en venirse de vacaciones. Con un 12 mm f2 y un 17 mm f1.8 nos iríamos con ella al fin del mundo.

Canon PowerShot G7 X Mark II. Acabamos de pasar unas semanas con ella y se ha convertido en una de nuestras compactas de bolsillo favoritas. Más ágil que la PowerShot G7 X, la calidad de imagen es muy similar, así que si el presupuesto es ajustado no pasa nada por quedarnos con esta última. De nuevo, la clave está en un estupendo sensor de una pulgada y 20 megapíxeles y en una óptica de 24-100 milímetros con una luminosidad de f1.8-2.8.

Ricoh GR II. ¿Quién quiere una compacta con sensor de una pulgada pudiendo tener un captor APS-C en la palma de la mano? Esa es la sugerente propuesta de la Ricoh GR II, que añade la conexión Wi-Fi a una de las compactas más interesantes por dentro y por fuera del mercado. Diseño clásico y óptica fija sin zoom (un 28 mm f2.8 imbatible en calidad de imagen) son la carta de presentación de este elegante modelo. ¿Echamos algo de menos? El visor, claro. Aunque si el presupuesto llega, hay uno opcional.

Seguir leyendo en Quesabesde

Jul 202016
 

Canon-promocion

Igual ya has visto la publicidad. Incluso, teniendo en cuenta cómo está el patio, es posible que te lo hayan colado sin decir que era publicidad. De hecho, ¿cómo sabes que esto no es un post patrocinado de esos? En Barcelona hace demasiado calor como para quedarse en casa en verano y aquí cada uno se financia las vacaciones y los viajes como puede…

Pero no, efectivamente, esto no es publicidad. Bueno, el vídeo sí, pero aquí hemos venido para reírnos un rato de él no para hablar de lo estupendas que son las Canon o de la promoción de verano que han montado. ¡Mierda, al final está sonando como un artículo pagado!

El caso es para convencer al personal de que lo suyo es llevarse de vacaciones una cámara en condiciones y no un móvil como un vulgar instagramer o un caza pokémons de esos, los creativos de Canon han tirado por la vía del humor. Nadie sabe muy bien por qué pero lo de combinar risas e industria fotográfica nunca ha funcionado demasiado bien.

Igual es que somos todos demasiado sosos o que, simplemente, los chistes son de esos que acaban con un incómodo silencio en el que nadie se ríe y hay miradas cruzadas entre el creativo y el cliente. ¿Cuánto dices que nos ha costado esto? En fin, lo típico.

Pero pese a los evidentes peligros Canon ha tirado por la vía del humor y en una ingeniosa trama cinematográfica viene a contarnos que el móvil es eso, un teléfono. Y que igual te suena en medio de la foto de tu vida y te arruina la toma. O te come un tigre y encima les jodes las vacaciones a tus compañeros de viaje. Egoísta de mierda.

Continue reading »

Jul 132016
 

dscf0348-1

¿2016 y el titular es que una cámara puede enfocar -o no, veremos- igual de bien que otras que ya existen? Puede sonar un poco simplista e incluso cruel pero a ratos esa era la sensación que hace unos días algunos teníamos mientras probábamos la nueva Fujifilm X-T2. Sí, además de hablar de formato medio también comentábamos cosas de la cámara que teníamos entre manos.

Los primeros resultados confirman que la cámara, efectivamente, enfoca muy bien. En modo continúo marca un antes y un después en la gama de Fujifilm y nos atreveríamos a afirmar que es la mejor sin espejo del momento en este terreno. Que puede igualar a cámaras réflex similares o incluso más económicas (la Nikon D7200 tiene un enfoque bastante espectacular, por ejemplo) ya es mucho decir y todavía no pondríamos la mano en el fuego por ella.

El caso es que los modelos sin espejo cumplen al pie de la letra ese viejo axioma que invita a buscar soluciones a problemas que nadie ha señalado. Un ejemplo: durante años el objetivo ha sido conseguir un visor electrónico tan bueno como el óptico, cuando en realidad tampoco es que el óptico supusiera un problema para la inmensa mayoría de usuarios.

Oiga, pero es que al eliminar el espejo hay que cargarse el visor óptico. Cierto, pero es que tampoco hemos visto manifestaciones de usuarios pidiendo que se elimine el dichoso espejo. ¿Para conseguir ráfagas más rápidas? Creo que la mayoría iba bien servida en ese terreno. ¿Para sustituir mecánica por electrónica? Al usuario medio le importa bastante poco cómo funciona su cámara mientras funcione y, en todo caso, los problemas derivados de un espejo que sube y baja -o se cae- son del fabricante, no del fotógrafo.

Continue reading »

Jul 112016
 

Fuji-Mamiya-7

Que si la visita de Obama, que si la pereza de la formación del gobierno… Temas corrientes de los que estos días habla el populacho mientras la gente importante nos ocupamos de los asuntos que realmente marcan el futuro de la humanidad: efectivamente, las cámaras digitales de formato medio.

Por si alguien anda despistado, un rápido recordatorio. Desde hace ya tiempo suenan rumores sobre el salto al mercado de formato medio de marcas como Fujifilm -en este caso sería más una vuelta- o Sony, aunque esta teoría se ha deshinchado en los últimos tiempos.

Mientras tanto Hasselblad se ha adelantado y ha presentado l a X1D que pasa por ser la primera sin espejo de este tipo: cuerpo muy compacto, ópticas intercambiables con una nueva montura y un sensor de formato medio con 50 megapixeles. Entre cuerpo y óptica, unos 11.000 euros para empezar a hablar.

Un movimiento que ha caldeado más el ambiente entre los fans más desatados de Fujifilm. De hecho hemos estado estrenando estos días la flamante X-T2 por el circuito de Le Mans y casi se hablaba más del dichoso formato medio que del nuevo modelo.

Y es que a estas alturas pocos dudan ya de que la firma prepara algo así para Photokina. Dicho de otro modo, Fujifilm, como no presentes esa dichosa X de formato medio en septiembre te van a caer palos por todos lados. ¿Nos conformaremos con el anuncio de un desarrollo y la cámara para 2017? Qué remedio.

Mientras los ingenieros de la firma escuchan atentamente nuestros comentarios y opiniones -porque todo el mundo sabe que los ingenieros japoneses siempre escuchan y nunca hacen lo que les sale del sushi- se ha ido creando una idea más o menos aproximada de cómo será o debería ser esta cámara.

Lo lógica lleva a pensar en una versión digital basada en la amplia experiencia de Fujifilm con cámaras de formato medio de película. Pero la lógica es demasiado aburrida así que en realidad todo el mundo tiene la mirada puesta en la Mamiya 7. Incluso hay quienes sueñan en una especie de Rollei digital de doble óptica, aunque sólo después de unas cuantas cervezas.

¿No sabes qué es la Mamiya 7? Largo de aquí. En el manual del listillo fotográfico una de las frases obligatorios es decir que se trata de una de las mejores cámaras de todos los tiempos. Últimamente se suele añadir la coletilla: “ojalá alguien se atreve a hacer la versión digital”.

Continue reading »

Jul 062016
 

RX10-Marea Alta

Dentro de unas semanas el edificio Torre Colón de Barcelona -uno de los primeros rascacielos de la ciudad- acogerá el nuevo restaurante Marea alta. Todavía está en obras pero como promete tener una de las mejores vistas de la ciudad hasta allí nos subimos para probar el zoom de la nueva Sony RX10 III.

Todo sea por probar como se merece una compacta de nada menos que 1.600 euros. Sobre lo del casco ya hablamos otro día.

Jun 152016
 

Canon Pocketronic CalculatorNada como un poco de contexto, memoria y distancia para dar a las cosas la importancia que realmente tienen. Suena a una de esas frase de Paulo Coelho que se comparten en Facebook, pero en realidad es un buen antídoto contra los intensitos. Y un buen consejo a la hora de sentarse a escribir y contar algo sin dejarse llevar por el entusiasmo más de la cuenta.

Todo esto viene a cuento de una reciente lista publicada por la revista Time y en la que seleccionaba los 50 cacharros más influyentes de la historia. Esos que no sólo han cambiado el mundo de la tecnología sino que han afectado a nuestras vidas diarias. Una lista -como todas- repleta de subjetividades y totalmente discutible, pero que sirve como un guión perfecto para esta historia.

Primera bofetada de realidad: ¿Cuántas cámaras hay en ese ranking? Dos. ¿Y cuántas digitales? Cero. Ni una. ¿Y las sin espejo?, preguntará algún embajador despistado al que su marca de confianza le ha jurado que esa cámara que tiene entre las manos es, junto al fuego y la rueda, uno de los grandes logros de la humanidad.

Es verdad que suena un poco extraño que la fotografía digital no aparezca entre los cambios más relevantes del último siglo al hablar de tecnología. Después de todo es por culpa de los píxeles que ahora todos llevamos una cámara en el bolsillo, damos la lata con Instagram, odiamos los palos de selfie… Efectivamente, no aparece la cámara digital como tal, pero sí el iPhone -número 1 de la lista, por cierto- detonante en cierto modo de todos esos cambios de los que hablábamos y de muchos otros ya más ajenos a la imagen y la fotografía.

Continue reading »

Jun 082016
 

Captura-de-pantalla-2016-06-07-a-las-23.02.00

Estamos llegando a ese punto en el que casi todos los móviles -al menos de gama alta- hacen fotos buenas. Suficientemente buenas para lo que la gente quiere las fotos del móvil, se entiende. Algo parecido pasó en su momento con las cámaras con la consiguiente histeria de los fabricantes para intentar destacar con algo diferente.

Los últimos terminales del mercado parece que apuntan en esa misma dirección. LG y su G5 son un estupendo ejemplo, porque la pirueta es doble: su sistema modular permite ponerle una empuñadura que le da un agarre y consistencia más cercano a una cámara y, sobre todo, su angular con una cobertura de 135 grados es una prestación única en el escaparate.

Pero mucho mejor que volver a repetir sus prestaciones es irnos de paseo con él por Barcelona para probarlo. Y grabarlo en vídeo, claro.

Jun 012016
 

Sony-sensor

Prepárate para ver retrasos y falta de stock en muchos modelos durante los próximos meses, nos avisan quienes conocen muy bien el sector desde dentro. No parece un farol ni el viejo truco para crear más ganas de comprar ya mismo a quienes andan pensando en cambiar de cámara, sino la consecuencia del terremoto que hace un mes afectó a la región de Kumamoto, en Japón.

Pero, un momento… ¿acaso están justo en esta zona todas las fábricas de las principales firmas? ¿No producen la mayoría de ellas muchos de sus modelos en factorías fuera de Japón por aquello de reducir costes? Correcto. Los retrasos que se avecinan no son solo un efecto colateral del citado terremoto, sino más bien la consecuencia directa de la dependencia que ahora mismo tiene gran parte del sector de los sensores de Sony. ¿Y dónde está uno de los principales centros de producción de captores de Sony? Efectivamente, en Kumamoto.

En realidad, aunque pretendamos hacernos los interesantes y presumir de información de primera mano, eso no es ningún secreto. Sony emitió en su momento un comunicado sobre las consecuencias del terremoto para la compañía, y desde entonces el goteo de avisos sobre retrasos no se ha hecho esperar.

Nikon, por ejemplo, ya ha comunicado de forma oficial que habrá que esperar para la llegada de sus nuevas compactas DL en los escaparates. Modelos que incorporan ese ya famoso sensor de una pulgada y 20 megapíxeles que –ahora está claro- sale de las factorías de Sony. En el otro extremo del escaparate, desde Hasselblad nos confirmaban hace unos días que su nueva H6D 100c de 100 megapíxeles también se retrasa hasta septiembre, por lo menos. Su enorme CMOS de formato medio también es obra de Sony, claro.

Pero más allá de los comunicados oficiales en los que se cita o se insinúa el origen del problema de abastecimiento de componentes que se avecina, en realidad prácticamente todas las compañías se van a ver afectadas de uno u otro modo. Incluso firmas que trabajan con sus propios sensores (Canon, Panasonic, etcétera) también tienen en su catálogo modelos compactos que recurren a los de Sony.

¿Las Micro Cuatro Tercios de Olympus? ¿Los respaldos de Phase One? ¿Las réflex de Pentax y Nikon? ¿Las PowerShot G de Canon? ¿Las compactas de Panasonic? ¿La cámara de los smartphones de gama alta? En mayor o menor medida, los sensores de Sony andan por ahí.

Y en las Sony A7 y RX, claro. Cabe suponer, eso sí, que ante la escasez de material de los próximos meses la compañía dará prioridad a sus propios productos y a sus principales clientes, creando una curiosa lista de espera que nos ayudará a tener más claro quién pinta algo y quién no en el segmento.

Continue reading »

May 252016
 

Pentax K-1 video

Hemos estado jugando con la Pentax K-1,la primera réflex de formato completo de esta casa. 36 megapixeles, una construcción sobresaliente, algunas prestaciones curiosas, 2000 euros… Pero todo eso ya lo sabíamos así que aprovechando que el día de grabación nos salió un tanto lluvioso decidimos poner en práctica nuestras mejores artes de youtubers e improvisar un Epic Rain Street Photo Video!!

¿Qué es eso? La verdad es que nada especial. Uno de nuestros estupendos vídeos de siempre callejeando con la cámara de turno, sólo que esta vez llovía y nos mojamos. Sin más ¿Pero a que sonaba a algo épico y muy loco? Es la magia de Youtube, amigos.

May 112016
 

1dxmkii_t9i6845

Una mesa repleta de cuerpos de la nueva EOS-1D X Mark II. Al lado, un surtido con algunos de los teleobjetivos más potentes de Canon. Es posiblemente el sueño de cualquier canonista, y lo tenemos ahí delante para pasar unas horas jugando en el Hipódromo de la Zarzuela, en Madrid. Es la definición perfecta de un buen plan.

Se trata, eso sí, de unidades de preproducción, nos advierten los responsables de la compañía mientras refrescan algunas de las principales especificaciones de su nuevo buque insignia: ráfagas de hasta 16 fotogramas por segundo, vídeo 4K, sensibilidad de 402.600 ISO, sistema de enfoque de 61 puntos (todos seleccionables), etcétera.

“Se trataba de afinar algunos detalles de la EOS-1D X, que ya era una gran cámara”, apunta Óscar Mateo, responsable del CPS (Canon Professional Services) en España. Un modelo cuya presencia en manos de los profesionales en los grandes eventos deportivos no dudan en cifrar desde la compañía entre un 70 y un 80%.

No hace falta citar a las cámaras de la competencia (antes la Nikon D4s, ahora la D5) para saber que para ellas es ese 30% o 20% restante. Y exactamente lo mismo ocurre cuando se apunta que las prestaciones de la renovada EOS-1D X Mark II se centran en lo que el usuario realmente necesita. Lo que hace falta, señalan, es poder disparar a 10.000 ISO en un campo de fútbol y que la foto esté perfecta.

14 fotogramas por segundo

Dejamos las pruebas de sensibilidad para cuando tengamos entre las manos modelos finales y nos centramos en otro de los puntos fuertes de la cámara: el sistema de enfoque y su ráfaga de 14 fotogramas por segundo en modo continuo. Los 16 disparos por segundo, por cierto, solo se alcanzan con el espejo levantado y con el foco y la exposición bloqueados en la primera toma.

Así que armados con el cuerpo de la cámara, un zoom 200-400 mm f4 –el 600 mm f4queda bien para la foto pero es una focal demasiado larga para la ocasión- y una tarjeta CFast de 128 GB, bajamos a las pistas de carreras donde esperan los jinetes.

Seguir leyendo en Quesabesde

May 042016
 

Leica-MD

Hay marcas que provocan un divertido comportamiento bipolar que lleva del amor al odio y del cabreo a la carcajada de forma bastante loca. Leica es, sin duda, la campeona en esta categoría gracias a productos con los que uno no sabe si indignarse o quitarse el sombrero por su alta dosis de chulería.

La lista de despropósitos o genialidades es muy amplia, y va desde ediciones especiales de Hello Kitty o forradas con oro, diamante y piel de unicornio para rusos y chinos ricos, hasta alianzas estratégicas con fabricantes de móviles dispuestos a no ponerse quisquillosos con los ceros del cheque.

Y con cada uno de estos lanzamientos siempre se unen dos certezas: la de que Leica está convencida de que somos gilipollas y cierta admiración por atreverse a hacer cosas que nadie más en su sano juicio tendría valor de proponer. Y encima normalmente les sale bien, o traducido al particular lenguaje de esta firma: los coleccionistas pican, hay lista de esperas y las cámaras se agotan.

La nueva M-D desvelada hace unos días es la pirueta definitiva en esta surrealista escalada por apelar al clasicismo para vender piezas de muchos miles de euros en las que la gracia principal es, curiosamente, eliminar prestaciones que a cualquier otra marca y modelo se le exigen. En este caso el monitor trasero.

¿Alguien se imagina una Sony sin pantalla? ¿Una Canon que se venda con marcas de uso en plan pantalón vaquero desgastado? ¿Una Nikon que no tenga vídeo? Anda, espera, que eso sí existe. El caso es que lo que en cualquier otra marca sería imperdonable, aquí se convierte en virtud y símbolo de distinción.

¿Te molesta la ráfaga? Pues saca menos fotos. ¿Te molesta la pantalla? Pues no la mires o gírala si tienes esa opción. ¿El vídeo te parece una aberración? No pulses el dichoso botón rojo. ¿Los automatismos te parecen poco de hombres? Pues dispara en manual, machote. ¿El JPEG es para cobardes? Resulta que no es obligatorio disparar en ese formato. ¿Todo esto te parece demasiado sofisticado para tu espíritu libre de creador con pasta? De acuerdo: paga 6.000 euros por esta Leica, artista.

Continue reading »

Apr 272016
 

Sony-anuncio-RX100

¿Cómo presumir de cámara pequeña? Pues riéndote de los que van por ahí cargados con una cámara enorme, claro. Aunque es un recurso muy usado y bastante peligroso -sobre todo si en tu escaparate tienes cámaras y ópticas que tampoco es que sean un ejemplo de ligereza- hay que reconocer que a veces tiene su gracia.

Por ejemplo en esta publicidad de la Sony RX100 IV en Japón en la que la compañía no se cortan mucho a la hora de dar unos cuantos palos a las réflex. ¿En general? Eso parece, aunque se llega a ver con bastante claridad lo que parece una EOS 5D. Que si son muy pesadas, que si no tienen vídeo, que si eres un garrulo por comprarte un bicho de estos y usarlo en automático, que si estás dando la nota y vas a perder la foto…

Nada que no hayamos escuchado ya mil veces -¿hemos dicho ya que los sin espejo son los veganos cansinos del sector?- pero contado de una forma diferente. ¡Cómo echamos de menos publicidad de esta por aquí!

Apr 222016
 

Nikon D5

El otro día nos fuimos de paseo por Barcelona con la nueva Nikon D5. Y como se trataba de probar su sensibilidad (hasta 3 millones ISO, nada menos) nos dedicamos a recorrer iglesias para buscar rincones oscuros. Y sí, también es una metáfora.

El caso es que los resultados de la cámara son bastante espectaculares. Tanto que, al final, tuvimos que confesarnos. Mucho usar camaritas de esas sin espejo, ligeras y con diseños retro, pero luego nos ponen un bicho de estos entre las manos -cómo suena, qué poderío- y caemos en la tentación réflex.

Apr 202016
 

TIPA-2016

Con los premios TIPA ocurre algo parecido a lo que pasa en esos lugares en los que la corrupción es tan descarada y evidente que ya nadie se molesta en disimular: les acabas cogiendo cariño. Es tal su chulería y esa desgana por intentar ocultar los trapicheos que cuando les dices algo se te quedan mirando con cara de “pues claro, gilipollas”.

Por suerte esto es bastante menos serio que las Gürtel y compañía -“y los ERE qué”, se escucha de fondo- así que tampoco nos pongamos en plan terrible. Los TIPA son unos cachondos, punto. Y cada año acuden puntuales a su cita para demostrarlo.

Saben que nadie les toma en serio. Saben que muchos de los medios que forman parte de esta asociación sobreviven sólo para poder seguir trincando pasta de los TIPA. Son tan conscientes de que esta mierda sólo importa a las marcas que pagan por ello -y a mi, que cada año escribo la rajada de rigor- que ya ni se molestan en hacer una foto de grupo en condiciones. Pero, oye, ahí les tienes, reuniéndose en San Francisco para su conferencia anual, mientras tú, como mucho, te reúnes en el bar de la esquina.

Y para demostrar que la vergüenza y el rigor ni está ni se la espera en sus fiestones pagados con el impuesto revolucionario que cobran a las compañías, este año se han superado a sí mismos. Lo de poner muchas categorías (40 concretamente, así que repásala con cuidado porque igual te ha tocado un TIPA y ni te has enterado) es un clásico, pero la cosa no se queda ahí. Veamos algunos de los grandes chistes que esconde la larga lista de premiados de este año.

Sony A68, mejor DSLR. Vamos a pasar por alto que es la típica cámara que, por ser finos, tampoco mucha gente está esperando impacientemente. También que todavía no ha llegado al mercado y cabe dudar que estos muchachos la hayan probado. Lo mejor del asunto es que la mejor réflex del año es una cámara que no es réflex. Es, amigos, una SLT y se supone que es -o era- la alternativa de Sony a las SLR. Aplauso fuerte.

Nikon D5 y Canon EOS-1D X Mark II. Para llevarse bien con todo el mundo, lo mejor es que haya muchos premios, así  cada uno tiene el suyo. Sólo así se explica que la Nikon D5 sea la mejor cámara profesional de acción y la nueva 1D X la “mejor cámara profesional de vídeo y foto” .¿Es o no un malabarismo precioso?

Continue reading »

Apr 112016
 

Huawei-Leica

Un acontecimiento histórico como el aterrizaje de Leica en el mundo de la fotografía móvil requiere uno de esos artículos en modo gurú. Ponerse intenso, soltar un par de sentencias categóricas e incluso atreverse a adivinar lo que va a ocurrir para, después, comerse con patatas todo lo dicho si no se cumplen los pronósticos.

Pero puesto que todo el mundo está hablando del Huawei P9 y de su cámara Leica va tocando poner un poco de orden entre tanta histeria colectiva. Vayamos por partes: la cámara del teléfono tiene una pinta estupenda y hay ganas de probarlo para ver cuánto hay de realidad y cuánto de marketing en un trasto que promete -ojo- reinventar la fotografía móvil.

Esta misma semana podremos jugar con él en condiciones, pero para ir abriendo boca merece la pena recordar unas cuantas cosas sobre este matrimonio que suena más a negocio que a amor verdadero. Empezando por algo que cualquiera que conozca un poco cómo funciona este mundillo sabrá de sobra: no, Leica no ha diseñado la cámara del Huawei P9, ni ha fabricado las ópticas ni le ha dado su toque mágico.

Leica ha dejado que pongan su nombre, habrá dado el visto bueno a un par de esquemas del objetivo y poco más. Y por ello habrá cobrado, cabe suponer, una cantidad suficientemente indecente como para permitir que su legendario nombre aparezca en un teléfono móvil. Así de fácil.

Pero Huawei dice que el P9 ofrece filtros de colores propios de Leica. Claro, lo mismo que Leica asegura que las Panasonic que vende bajo su marca tienen un ajuste de color propio. ¿Y lo del sensor blanco y negro? La idea ni es nueva ni es mala, pero intentar pensar que ahora todo el mundo va a hacer fotos en blanco y negro con un móvil es igual pasarnos de frenada.

Ahí radica parte del problema de este matrimonio: que estamos hablando de un smartphone. Y a estas alturas deberíamos saber ya que las mejores prestaciones o los mejores logos no se traducen en mejores fotos. La cámara del iPhone durante muchos años no ha sido técnicamente la mejor pero ha ofrecido -en cierto modo sigue haciéndolo- la mejor relación entre sencillez y calidad del mercado. Por eso sigue siendo un referente sin RAW, sin controles manuales y sin necesidad de tirar de Zeiss o Leica para engordar el curriculum.

Continue reading »

Mar 282016
 

pana_100_400mm_3

Arriba, una cámara de ópticas intercambiables con un zoom que rinde unas focales equivalentes a 200-800 milímetros con una luminosidad máxima de f4-6.3. Debajo, una cámara de ópticas intercambiables con un teleobjetivo de 800 milímetros y apertura f5.6.

Además de la más que evidente diferencia de peso y tamaño, el equipo de Panasonic subido a la chepa del Canon rondará los 2.500 euros. Con eso puedes comprar aproximadamente una cuarta parte del objetivo grande. El precio del conjunto superaría los 15.000 euros.

Esos son los datos. A partir de ahí podemos empezar con los matices, los chistes y las comparaciones. Por ejemplo, no está de más recordar que la cámara de abajo (una Canon EOS-1D X) es una réflex con sensor de forma completo y uno de los sistema de enfoque más avanzados del mundo, entre otras cualidades. La de arriba es una Panasonic GX8 con un sensor Cuatro Tercios -la mitad de tamaño, por tanto- lo que le permite duplicar la focal real de 400 mm.

Pero en realidad no hace falta matizar mucho ni ponerse tremendos y serios porque, salvo los hooligans de turno, nadie verá en esta curiosa imagen algo más que eso, una curiosidad. ¿Son dos objetivos con un alcance de 800 milímetros y una luminosidad similar? Sí. Fin de los parecidos.

Este simpático encuentro se produjo hace unos días mientras jugábamos con el nuevo 100-400 mm de Panasonic, a día de hoy el zoom más potente para el sistema Micro Cuatro Tercios. Y como se trataba de destacar sus virtudes, nada mejor que colocar frente al enorme Canon 800 mm f5.6 para hacerse una idea.

“No estamos comparando sistemas ni enfrentando uno a otro”, insistieron desde Panasonic. Nos conocen y saben que somos de tuit rápido y chiste fácil. De todos modos, se agradece esa prudencia y realismo en un mercado en el que lo de tirar de comparaciones facilonas es una estrategia de marketing de lo más habitual.

Continue reading »

Mar 212016
 

Cambits

Lo de las cámaras modulares es uno de esos cuentos que llevamos tantos años escuchando que posiblemente el día que sean una realidad o nadie se lo creerá o ya habrán dejado de interesar. No hablamos de sistemas modulares tradicionales en los que poder jugar con piezas como el cuerpo, el objetivo o el visor, sino una cámara que, como si se tratara de un Lego fotográfico, podemos construir a medida para cada ocasión.

Una idea que planea desde hace tiempo en el mundo de los móviles, tanto en versión -el Project Ara de Google en versión más etérea o rumores sobre módulos fotográficos para futuros Samsung en plan más terrenal- pero que Cambits pretende llevar un pocas más allá.

En este vídeo explican el concepto y su funcionamiento. Pero como está hecho por ingenieros –del laboratorio de ingeniería visual de la Universidad de Columbia, más concretamente– resulta tan comercial y apasionante como una misa en latín retransmitida en directo.

Continue reading »

Mar 162016
 

p8850090

Una compacta con controles avanzados, un zoom 10x (25-250 milímetros) y un sensor muy decente (1 pulgada y 20 megapixeles) que entre en el bolsillo. Algo así es desde hace muchos años el sueño de muchos fotógrafos y viajeros que, sencillamente, están hartos de cargar con una bolsa repleta de trastos. Ni réflex, ni sin espejo más pequeñas -pero con ópticas igual de grande- ni nada: una compacta de bolsillo y listo.

Pues bien, esa cámara existe. O algo muy parecido: la Panasonic TZ100. No es que sea perfecta y, de hecho, no es nada barata (unos 700 euros) pero después de probarla durante unas semanas se parece tanto a eso que llevamos años pidiendo que casi da cosa hasta criticarla. Aunque, como siempre, motivos hay.

Os lo contamos todo en uno de esos estupendos vídeos que graba y monta Álvaro Méndez

Mar 072016
 

Leica

Cuando ya te has dado de morros contra el iceberg, acabar de hundirte con cierta dignidad es algo bastante complicado. Y eso en el sector de la fotografía lo sabemos muy bien. Y no sólo de marcas, que entre los medios también tenemos clamorosos ejemplos. ¿Hace falta señalar? Pues eso.

Kodak lleva ya demasiados años agonizando mientras se hacen todo tipo de tropelías con su nombre y su marca. Algunas -esa cámara Super 8 que prometieron en el CES- tienen su gracia. Otras, como las cámaras digitales que siguen vendiendo con su logotipo sin que nadie les haga ni puñetero caso, dan bastante pena.

Tres cuartos de los mismo pasó con Agfa. Por no hablar de Polaroid y el caos alrededor del uso de su marca. Hay tantos productos con el nombre y su logo que es posible que pronto lo veamos en unos preservativos. Sí, como Mr. Wonderful. Polaroid es chuli y tal.

Los grandes mitos tampoco escapan de una vejez complicada. Es verdad que Hasselblad y Leica no se están hundiendo, pero sus movimientos un tanto a la deriva no permiten ser muy optimistas sobre el final que les espera. O, mejor dicho, sobre cómo será ese adiós.

Continue reading »