Jan 172011
 

La directora creativa de Polaroid con las discretas gafas GL30 recién anunciadas.

Cuanto más se parece el mercado fotográfico al de tecnología de consumo, más necesidad hay de recurrir a las estrategias de éste. ¿Cómo demonios consigo llamar la atención si en la primera semana del año ya se han presentado más de medio centenar de cámaras? ¿Qué le pongo a la mía o cómo la adorno para que alguien le haga caso?

A priorio podría parecer que esta especie de reto sólo puede traer consigo buenas noticias. Ya saben, más competencia, mejor para el comprador y todas esas milongas. Y a veces ocurre. Nos volvemos locos al intentar descifrar las diferencias entre la XJ120 y la nueva y flamante XJ130, pero a cambio la guerra de precios ha puesto al alcance de los mortales -de occidente, claro- tecnologías antes reservadas para los profesionales.

También puede ser un buen aliciente para la originalidad. Que se lo digan a casio y su TR100 o TRYX, como prefieran. Sus prestaciones no son para despeinarse -hay varias cámaras equivalentes en ese sentido- pero su diseño merece que nos detengamos ante ella y, al menos, aplaudamos el esfuerzo por despertarnos de la soporífera retahila de novedades prescindibles.

La idea es conseguir que se hable de ti. Si es para bien, mejor. Si no, algo es algo. Ocurre mucho con grandes compañías que tratan de reinventarse, dando tumbos sin tener muy clara una hoja de ruta. O igual la tienen y eso es, precisamente lo que más asusta.

En esos casos un recurso que nunca falla es echar mano del star system. Pero en condiciones, claro. Porque no es lo mismo que Bertín Osborne te anuncie una cámara en plan gazpacho que fichar a la mismísima Lady Gaga como directora creativa.

Polaroid apostó por esta idea hace un año y fruto de esta relación con la troupe de la istriónica diva musical -Haus of Gaga, en plan Factory de Warhol, también muy vinculados a Polaroid en su momeno… que la niña tonta no es- ha presentado las surrealistas gafas con cámara GL30 y la cámara GL20.

Posiblemente nadie hubiera hecho ni puñetero casos a estos dos trastos si la sosodicha Gaga no estuviera por allí en medio. Días después de su anuncio ya ha parecido en los grandes medios y, sin duda, ha suscitado más interés entre la gente normal -sí, esos pobres que no saben lo que es la X100- que cualquier otra de las novedades presentadas.

Aunque visto el espectáculo se trata de un detalle irrelevante, no está de más recordar que la camarita en cuestión tiene forma de una Polaroid clásica, pero en realidad es una cámara digital con impresora integrada. Vamos, como aquella horrible PoGo Instant Digital Camera, pero con un diseño mucho más apetecible.

Un tanto para los chichos de marketing de Polaroid que con esta GL20 -apuesto  a que será el producto más vendido de la firma durante este próximo año- han demostrado que cualquier cosa bien diseñada y decorada puede triunfar.

Claro que no sé si estarán muy de acuerdo con estos rumbos y estrategias los que cuando se anunció el fin de la producción de la película instantánea de Polaroid allá por 2008 comenzaron una campaña para salvarla. Ahora ya cuesta entender si estos son los frutos de aquella iniciativa o si esto es simplemente el precio a pagar para mantener viva la otra línea de cámaras.

En The Btisith Journal of Photography lo tienen muy claro: visto el panorama mejor enterrar definitivamente la compañía. Que deje de sufrir o de hacer el ridículo.

Loading Facebook Comments ...

  5 Responses to “Dar la nota”

  1. Es cuestión de asociar, supongo. Seguramente los que compren este artilugio también opinarán que Lady Gaga es la mejor artista del siglo. Son carne de novedades. A mí me gusta B.B. King, pero no creo que lo cojan para el anuncio…

  2. Eugenio tienes razon en lo del soporte pero yo lo dejaria para mis propias ampliaciones de las que tengo un par de miles y algunas no las veo desde hace unos 15 años mas o menos tambien es todo un proceso mental cosa de costumbre y de economia.

  3. Yo tengo la Fujifilm Instax 210 y una Diana con el soporte para mini instaxs de esos, así que aunque me haya leído toda la noticia no me he enterado de nada porque
    a) me importa un bledo lo que haga Polaroid y
    b) estaba pendiente del escote de Lady Gaga y la cara de vicio que tiene.

  4. Lo de las gafas durará unos meses ¿Y luego con qué saldrán? ¿Con una cámara-impresora que imprime sobre papel higiénico?

    Con respecto al tema de la emoción y la foto virtual que abordó el comentarista que me precede, pues yo creo que tener una imagen en las manos, o al menos físicamente delante, introduce una emoción diferente que no es la pura imagen “virtual”. Esto lo he comprobado varias veces viendo por ejemplo en internet fotos de algún fotógrafo y luego estando delante de tirajes reales de esas mismas fotos (Esto sin hablar de mis propias fotos impresas, lo que podría introducir algún tipo de “distorsión emotiva”). Lo que pasa es que nos hemos acostumbrado demasiado a ver imágenes en la computadora y olvidamos lo que nos perdemos al tenerlas físicamente. Yo más bien diría que para sentir una emoción con una foto hay que verla bien, no cerrar los ojos y esperar que esa emoción nos caiga como maná.

  5. No se como andara el reflotamiento de polaroid pero teniendo el poladroid no creo que haga mucha falta el utilizar una polaroid real salvo que necesitemos la polaroid como soporte fisico por ejemplo una exposicion detras de un cristal que veamos que es real para un libro no hace falta para la red tampoco y la emocion de la fotografia no es algo tactil con respecto a la imagen el tener una foto en las manos no nos va a trasmitir nada solo es cosa de cerrar los ojos con una foto en la mano y esperar.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>