Apr 042016
 

Instagram-notificaciones

Cualquiera que ande por Instagram seguro que durante estos últimos días se ha encontrado con una petición –súplica, casi- de muchos usuarios: activa mis notificaciones. Más que una propuesta es casi una favor que te hacen porque sólo activando las dichosas notificaciones podrás ser avisado cada vez que publiquen una foto. La alternativa suena aterradora: perderse alguna de las intantáneas con outfits, tostadas de aguacates, atardeceres, selfies y ese tipo de mierdas que todos compartimos.

La histeria notificadora se ha desatado por un cambio en la política de Instagram. Se acabó lo del orden cronológico de las imágenes y echando mano del algortimo de turno la idea es ordenar las imágenes que publican tus contactos según su importancia y tus interesas. Vaya, según unos criterios definidos por lo que a Zuckerberg y amigos les salga de la mismísima punta del engagement. Ah, que no sabes qué es engagement. Largo de aquí, perdedor.

¿Tienes menos likes últimamente? Tranquilo, es por el nuevo sistema de Instagram. Algo así se podía leer por ahí hace unos días ante la locura generalizada entre los habitantes de esta red que veían como sus imágenes tenían menos repercusión de lo habitual. Y la solución que se proponía a los seguidores para luchar contra la tiranía de Instagram era, precisamente, activar las notificaciones.

En realidad casi nada de lo repetido en decenas de blogs y recomendado por otros tantos gurús parece ser cierto: lo de las notificaciones lleva años ahí sin que nadie le haga caso y tampoco sirve para mucho. Bueno sí, para que se te dispare una alerta con cada foto que alguien publique. No hace falta decir que no es una idea muy recomendable activarlo para las 532.486 personas que sigues a ver si hay suerte y te siguen otras tantas. Y lo del algoritmo parece que de momento tampoco está activo, según explicaban el otro día en Instagramers, que seguro que algo saben del tema.

Pero volviendo a la histeria, no deja de ser muy revelador ver la importancia que algunos le han dado al tema. No es para menos porque ahí fuera tenemos una legión de personas cuyo oficio parece ser –atención- instagramers. No son fotógrafos, cocineros, o criadores de mejillones en cautividad que además tienen una cuenta de Instagram y la usan para publicar sus fotos e intentar potenciar el negocio. No, ellos son instagramers. Su canal, su trabajo, su todo reside en esta red social, así que si Zuckerberg estornuda es lógico que se echen a temblar.

Aunque el nombre suene parecido al de los famosos youtubers, en realidad el modelo de negocio no tiene mucho que ver. Allí todos ganan pasta: sobre todo Youtube, que comparte sus beneficios con los creadores de contenido. Si eres una estrella con una buena cifra de seguidores, te cuidarán y puede que hasta ganes bien. Si eres un matado como el 99%, peléate por tener más visionados y te caerá alguna moneda.

En Instagram la cosa no es exactamente así y la rentabilidad no es tan sencilla. Hay publicidad, claro, pero sobre todo lo que hay son usuarios que usan su canal para campañas con marcas. Sin comentar a sus seguidores –por cierto- que posiblemente están trincando dinero por poner esa foto en la que sutilmente aparece tal o cual producto, mencionar que están en el sarao que ha organizado fulanito y que es lo más top del universe, o que llevan un vestido exclusivo de Alcampo.

Todo muy bonito y rentable porque hay algunos que hasta tienen representante y mueven cifras bastante majas por cada foto publicada. ¿Una burbuja que algún día le estallará a alguien en los morros? Puede ser, pero mientras tanto que les quiten lo cobrado.

¿Y qué saca Instagram de eso? Al parecer no mucho. Así que cuando hablan de algoritmo muchos ya se imaginan lo que viene después: un sistema tipo Facebook por el que, si estás sacando tajada con el tema, ellos quieren su parte. Dicho de forma rápida: pagar por visibilidad.

A ti y a mi que sólo vamos por allí de paseo y a dar la lata con alguna foto no nos preocupa demasiado, pero más de uno habrá dormido mal esta semana. Es lo que tiene basar tu chiringuito en los terrenos de Mark: es su red y se la trinca cómo quiere.

Por cierto, no os olvidéis de activar mis notificaciones.

Loading Facebook Comments ...

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>