Jul 072014
 

Canon_Mundial

¡Paren las rotativas! ¡Un fotógrafo del mundial ha tapado su cámara Canon y alguien le ha pillado en una foto! Evidentemente, no ha tapado el cuerpo para protegerlo, porque le dio por ahí o por algún extraño motivo, sino porque debajo de ese trapo se esconde la próxima EOS 7D Mark II. O alguna otra maravilla súper secreta que Canon ya está probando en Brasil y que los mortales no veremos hasta septiembre en Photokina.

Aunque visto así puede tener cierta lógica, la tontería del trapito indica bien el grado de histeria con los rumores que puede alcanzar este sector nuestro. No es nada nuevo, pero es cierto que el mundo canonista anda especialmente alterado desde hace meses. O años. Como si necesitaran una gran novedad en plan puñetazo sobre la mesa para reivindicar su terreno y poderío. En realidad,  la 5D Mark III y la EOS 1D X se venden bien y han servido para pasar página con las problemáticas generaciones anteriores de la EOS-1D, pero por lo visto eso no es suficiente para todo el mundo.

Además de las cansinas especulaciones sobre el relevo de la EOS 7D -que sí, que ya toca- el otro frente abierto es el del sensor. Una reciente patente de un captor de cinco capas ha activado todas las alarmas. Por fin, gritarán los que llevan muchos años pronosticando que Canon acabaría haciendo algo parecido a los Foveon X3 que usa Sigma.

No está muy claro si es una patente más, un experimento con gaseosa o, efectivamente, dentro de un par de años el sensor Bayer será ya algo pasado de moda. ¿Te acuerdas cuando usábamos aquel ridículo filtro de color? El Bayer es tan 2013, dirán los más modernillos.

Canon-CMOS-5-capas

Tonterías al margen, puede que el futuro de los sensores vaya por ahí. O tal vez por esas curvas por las que Sony parece estar apostando fuerte y que, dicen, no tardaremos mucho en ver en la futura RX2. Nuevas tecnologías que, en teoría, dejarán en evidencia las carencias de los sensores actuales. Y de nuestras cámaras, claro.

Y es aquí donde viene lo más gracioso del asunto. Porque no dejamos de hablar de capas, de sensores orgánicos o de curvas como si nuestros aparatos fotográficos actuales fueran a pedales. Así funciona el mercado tecnológico, claro, y, sin duda, estas líneas sonaran ridículas dentro de no mucho. “Mira, este gurú de pacotilla se sorprendía de que las cámaras llegaran a 200.000 ISO y ni siquiera sabía que acabarían haciendo hologramas en 5D con olores y politonos”

Una cosa es segura. Cuando toque desterrar nuestras obsoletas cámaras porque llegue esa próxima y revolucionaria tecnología de captores de la que tanto hablamos y que parecemos necesitar urgentemente, pondremos el grito en el cielo, desenterraremos alguna teoría conspiranoica y recordaremos que -oh sorpresa- estos cabroncetes sólo quieren vendernos cámaras.

Loading Facebook Comments ...

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>