Jan 282013
 

Esta semana gracias a la labor periodística de El País hemos aprendido dos cosas: que no hay dinero para pagar periodistas pero sí para comprar por 15.000 euros una foto falsa (y 225.000 más para subsanar el error con una nueva edición), y que no hace falta un mal retoque de Photoshop para hacer uno de los ridículos más sonados de los últimos años.

NAtGeo

Pero no seamos crueles haciendo risas del prestigio caído. Estas cosas pasan en las mejores familias. Más allá de La Razón y su capacidad de convertir las portadas vergonzosas en todo un arte, incluso las cabeceras más reputadas la han liado más de una vez al elegir la foto de portada.

Hay decenas de ejemplos, pero posiblemente los más conocidos y estudiados son los casos de National Geographic y Time. Dos baluartes de la prensa de calidad que también en su momento dieron mucho que hablar por culpa de una foto en portada.

Más allá de la polémica, en realidad son casos que no tienen nada que ver con el affair de El País y Hugo Chávez. Aquí no hubo chapuza periodística, falta de rigor en la comprobación o exceso de celo para defenestrar presidentes sudamericanos. Se trata simplemente de dos casos muy ilustrativos de la prehistoria de la manipulación digital de las fotografías.

La portada de National Geographic se remonta a 1982 y es uno de los primeros ejemplos -o al menos uno de los más conocidos- de retoque digital. La foto de las pirámides de Giza original no encajaba bien en el formato vertical de portada, así que utilizando el recién adquirido Scitex -un dispositivo capaz de digitalizar imágenes- decidieron juntarlas un poco.

Todo ello, claro, sin avisar del pequeño truco utilizado y que por aquellos años sería casi ciencia ficción. Al descubrirse la trampa el argumento inicial de National Geographic fue que simplemente habían simulado la fotografía que hubiera hecho el fotógrafo moviéndose unos 10 metros. ¿Era tan grave? Entonces y viniendo de National Geographic sí, aunque habría que preguntarse si ahora un retoque “inocente” como este sería tan polémico.

Con el tiempo, no obstante, los editores reconocieron que se dejaron llevar por esa histeria que siempre se produce cuando llega una tecnología capaz de hacer nuevas virguerías y que se resume en aquello de “si puedes hacerlo, tienes que hacerlo”. Cuenta la leyenda, por cierto, que desde entonces en la jerga de la revista retocar una foto se denominar “hacer un Scitex”.

Time

Lo de Time es más reciente, más conocido e incluso es posible que aquí ya interviniera nuestro amigo Photoshop. La archiconocida portada de junio de 1994 con con la ficha policial de O.J Simpson es el típico caso que se estudia en todas las facultades de periodismo para indicar lo que no se debe hacer. O, al menos, lo que se debe evitar si la revista de la competencia (Newsweek) va a sacar la misma foto sin retocar y te va a dejar en evidencia.

Wired

A partir de la foto original de la ficha policial, en Time decidieron hacer su propia versión con un O.J Simpson más negro, más desenfocado y más malvado. Mención aparte merece ese viñeteado de la foto que ni una cámara Lomo en horas bajas. La obra de arte fue obra del foto-ilustrador Matt Mahurin y en este caso no hubo un mea culpa por parte de Time después de ser acusados de racistas. Se trataba de una interpretación de la foto, argumentaron.

Un año después, en 1995, la revista Wired colocaba en su portada un O.J. Simpson blanqueado a base de Photoshop, preguntándose hasta que punto el color de su piel había influido en aquel mediático juicio.

Visto ahora y con la sombra de la presunción de culpabilidad fotográfica acechando siempre (toda foto está manipulada salvo que se demuestre lo contrario), estos dos casos suenan casi a juego de niños. Juntar unas pirámides, oscurecer un retrato… tonterías.

Eran otros tiempos. No tanto por la tecnología, sino por la propia profesión. Hace unos años nadie se planteaba que se pudiera hacer periodismo sin periodistas. Ahora algunos están convencidos de ello. Y luego pasa lo que pasa.

 Posted by at 8:00 am
Loading Facebook Comments ...

  One Response to “Ellos también la liaron en su día con la foto de portada”

  1. […] Ellos también la liaron en su día con la foto de portada […]

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>