Jul 112016
 

Fuji-Mamiya-7

Que si la visita de Obama, que si la pereza de la formación del gobierno… Temas corrientes de los que estos días habla el populacho mientras la gente importante nos ocupamos de los asuntos que realmente marcan el futuro de la humanidad: efectivamente, las cámaras digitales de formato medio.

Por si alguien anda despistado, un rápido recordatorio. Desde hace ya tiempo suenan rumores sobre el salto al mercado de formato medio de marcas como Fujifilm -en este caso sería más una vuelta- o Sony, aunque esta teoría se ha deshinchado en los últimos tiempos.

Mientras tanto Hasselblad se ha adelantado y ha presentado l a X1D que pasa por ser la primera sin espejo de este tipo: cuerpo muy compacto, ópticas intercambiables con una nueva montura y un sensor de formato medio con 50 megapixeles. Entre cuerpo y óptica, unos 11.000 euros para empezar a hablar.

Un movimiento que ha caldeado más el ambiente entre los fans más desatados de Fujifilm. De hecho hemos estado estrenando estos días la flamante X-T2 por el circuito de Le Mans y casi se hablaba más del dichoso formato medio que del nuevo modelo.

Y es que a estas alturas pocos dudan ya de que la firma prepara algo así para Photokina. Dicho de otro modo, Fujifilm, como no presentes esa dichosa X de formato medio en septiembre te van a caer palos por todos lados. ¿Nos conformaremos con el anuncio de un desarrollo y la cámara para 2017? Qué remedio.

Mientras los ingenieros de la firma escuchan atentamente nuestros comentarios y opiniones -porque todo el mundo sabe que los ingenieros japoneses siempre escuchan y nunca hacen lo que les sale del sushi- se ha ido creando una idea más o menos aproximada de cómo será o debería ser esta cámara.

Lo lógica lleva a pensar en una versión digital basada en la amplia experiencia de Fujifilm con cámaras de formato medio de película. Pero la lógica es demasiado aburrida así que en realidad todo el mundo tiene la mirada puesta en la Mamiya 7. Incluso hay quienes sueñan en una especie de Rollei digital de doble óptica, aunque sólo después de unas cuantas cervezas.

¿No sabes qué es la Mamiya 7? Largo de aquí. En el manual del listillo fotográfico una de las frases obligatorios es decir que se trata de una de las mejores cámaras de todos los tiempos. Últimamente se suele añadir la coletilla: “ojalá alguien se atreve a hacer la versión digital”.

Primero sonó el nombre de Sony y ahora es Fujifilm la primera candidata. Es muy posible que la futura X de formato medio no tenga mucho que ver con esta Mamiya, pero como soñar y especular es gratis ya hay quienes se imaginan algo así con una gran X, un diseño muy compacto y un precio supuestamente más moderado que el de la Hasselblad. ¿Y que el de la Pentax 645z? Incluso hay apuestas ya sobre ese tema.

El problema es que, más allá de las apuestas y los chistes, por ahora no hay nada en claro. De hecho la lista de preguntas es más larga que la de certezas. ¿Óptica intercambiable o -con un par- una compacta de óptica fija y formato medio? Puede sonar a locura, pero se conseguiría un tamaño más ajustado, un rendimiento de óptica-sensor impresionante y, de paso, sería algo único en el mercado. Que eso siempre gusta.

Tampoco está claro si se optará por ese CMOS de 50 megapixeles de Sony que empieza a estar en todas partes o Fujifilm desarrollaría su propia X-Trans. ¿Visor híbrido como las X-Pro o un visor electrónico? ¿Y el precio? ¿Cuántos miles de euros estamos dispuestos a pagar por este invento?

Tal vez ese sea el punto clave. O, mejor dicho, la pregunta que insistimos en no hacernos por miedo a que alguien la conteste. ¿Cuántos fotógrafos realmente quieren una cámara de formato medio? Las ventajas e inconvenientes son de sobra conocidos, pero con las réflex de 35 milímetros marcando unos niveles de calidad y resolución impresionantes, hace tiempo que el formato medio es un reducto muy pequeño del mercado. Amortizar los equipos desde un punto de vista profesional es complicado y como simple capricho para aficionados avanzados no es algo que todos los bolsillos puedan ni quieran permitirse.

También es verdad que el formato APS-C que usa Fujifilm en su sistema X puede ser un problema y una limitación a largo plazo. ¿Dar el salto a formato medio saltándose el escalón de 35 milímetros es la solución o sólo un malabarismo con doble tirabuzón? Pentax hizo lo mismo, pero acabó sacando también un modelo de formato completo.

En Photokina lo comprobaremos aunque hasta entonces seguro que hablamos más del tema. Mucho más.

Loading Facebook Comments ...

  One Response to “Histeria de formato medio”

  1. […] sensación que hace unos días algunos teníamos mientras probábamos la nueva Fujifilm X-T2. Sí, además de hablar de formato medio también comentábamos cosas de la cámara que teníamos entre […]

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>