Dec 022013
 

Sony_LeicaA alguien se le ha ocurrido la brillante idea de sugerir que Sony se está convirtiendo en la nueva Leica. No lo ha dicho ningún directivo de la firma nipona, ni se trata de un piropo –o lo que sea- llegado desde la compañía germana. Ha sido tan sólo la reflexión hecha desde un blog especializado en el tema (un tal Leica Boss), que es como si yo insinuo que el bacalao al pil-pil son los nuevos cupcakes. O algo así.

No obstante, ese comentario ha sido suficiente para que los fans de Sony –que empiezo a sospechar que son tan peligrosos como cualquier otro fan- comiencen tocarse imaginándose ya el insigne logotipo rojo estampado en sus cámaras.

Teniendo en cuenta que hace poco alguien dedicada unos cuantos párrafos a narrar su conversión de Nikon a Sony, no deja de ser curioso el empeño de los usuarios de esta marca de querer convertirla en el nuevo algo. ¿Acaso no basta con ser Sony? Eso no es amor verdadero, amigos.

Oskar Barnack -reflexionan en alto desde Leica Boss- apostó en su día por crear las Leica de 35 milímetros como un alternativa compacta a las enormes cámaras de la época. ¿Captan el parecido? Los planes de Sony parecen ir por esta misma línea -aseguran- con las nuevas A7: formato completo en un tamaño más reducido que el de las réflex de ahora.

Así que con Leica retirada de esta lucha y centrada en el mercado de lujo y en hacer ópticas que casi nadie puede pagar, vía libre para un relevo generacional. Tal vez comparar el movimiento de Sony con la revolución que supuso el invento de Barnack es un poco -muy- exagerado, pero lo cierto es que los parecidos están bien buscados.

Pero, puestos a buscar parecidos entre las dos compañías, ¿por qué quedarse ahí? En realidad hay mucho más: Sony también flirtea con el mundo del lujo de la mano de Hasselblad. Y si Leica tuvo en su día las R como el sistema condenado a desaparecer, Sony también tiene ahora sus SLT Alpha cuya supervivencia a medio o largo plazo es más que cuestionable.

Por mucho que la idea pueda entusiasmar a los seguidores de Sony, no está demasiado claro que a los directivos de la firma les parezca un plan tan genial. Y es que no hay que olvidar que más allá del mito en los últimos años Leica ha pasado por bastantes problemas económicos.

¿Y qué opinan en Leica de esta propuesta de relevo generacional? Pues casualmente el máximo responsable de la compañía hablaba hace ya unos meses de la cuestión y descartaba la idea. El problema con Sony -decía Kaufman- es que no controlan la distribución y después de tres meses en el mercado el precio cae en picado, y a los 9 meses hay un nuevo modelo.

Imposible hacer dinero así, apuntaban desde Leica. Por eso en su opinión el único capaz de hacerlo bien y, lo que es más importante, hacerlo de forma rentable es Fujifilm. “Fuji tuvo la buena idea de copiarnos”, apuntaba con modestia Andreas Kaufman. ¿Sony la nueva Leica? No lo parece.

Loading Facebook Comments ...

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>