May 042015
 

google-logo

Saben aquello de que Google es el nuevo adalid de la libertad frente a la tiranía de los medios que defienden el absurdo canon AEDE. Pues ya no. Resulta que Google, la que hasta hace dos días era una empresa valiente y liberal capaz de hacerle un corte de mangas a todos esos dinosaurios y dejar en evidencia al gobierno de España -para eso tampoco hace falta mucho, la verdad- ahora se ha convertido en uno de los malos. Vaya, que Google es ya oficialmente un hijoputa traidor, por usar la terminología precisa.

Semejante revelación y cambio de criterio entre la opinión crítica del mundo dospuntoceril no se debe por supuesto a que esta multinacional pague impuestos fuera de España o que sea en gran parte responsable de esos titulares de mierda que pueblan nuestra preciosa red… y después pasó algo increíble. La traición ha sido mucho peor: se ha hecho amigo de todos esos periódicos que se supone estaban al otro lado de la trinchera.

Una amistad de las buenas, además. De esas que se miden en cifras: un fondo 150 millones de euros durante los próximos 3 años destinados a “dar soporte a un ecosistema de noticias sostenible y promover la innovación”. Los beneficiarios de esta generosa aportación serán los principales rotativos de Europa, incluidos muchos favorables al dichoso canon AEDE.

Así que la gran noticia, la terrible novedad que ha echado por tierra esa alianza contra el imperio del mal ha sido que Google se ha comportado como lo que es: una empresa. Concretamente una a la que se le avecinan unos cuantos problemas legales con Europa por abuso de posición dominante de su buscador y que, por lo visto, prefiere no tener a la prensa encabronada para cuando llegue el momento.

Esos medios dinosaurios que según algunos ya no pintan nada ni marcan la agenda, parece que siguen siendo importantes para Google. Al menos lo suficientemente como para donarles todo ese dinero y dejar en la estacada a los que se consideraban sus amigos.

Según explica Julio Alonso -fundador de WebblogsSL- en su blog : “Al final Google le está dando recursos y dinero a los medios tradicionales que tanto le han combatido para que dejen de hacerlo y para que puedan competir mejor contra los medios digitales que sí hemos defendido a Google, en particular en la Coalición Pro Internet. Entenderéis lo de la cara de idiota que se me ha quedado”

Como suele ocurrir, más allá de la indignación o de la cara de idiotas o de lo que sea, corremos el peligro de olvidarnos de lo más importante. Empezando por lo sorprendente que resulta ver cómo grandes entendidos del asunto, profesores de escuelas empresariales de esas y gurús en general descubran ahora que Google es una empresa y hace cosas feas de esas que hacen las empresas. Si yo estuviera pagando por alguno de sus cursos o charlas me preocuparía bastante, la verdad.

Pero más allá de este doloroso despertar de algunos supuestos expertos o de lo cansinos que resulten con el nativismo-digital-de-los-cojones, lo peor del asunto es que siguen sin querer entender nada. Ni unos ni otros. Porque aquí los que están en medio no son ni PRISA y sus amigos, ni las redes de blogs y medios on-line de turno.

Las víctimas son los de siempre. Los periodistas o profesionales de la tecla -esto no va de titulaciones- explotados por los medios tradicionales de papel o por los emprendedores de turno y sus redes de blogs. Aquí sólo hay una trinchera y a un lado estamos los periodistas y al otro todos esos listos, vende humos, explotadores, editores y demás que no acaban de entender que sin periodistas no hay periodismo. O igual sí lo han entendido, pero en realidad les importa una mierda.

 

Loading Facebook Comments ...

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>