Jul 082013
 

Gracias a gente como Jiménez Losantos, Gorriarán o el insigne Vargas Llosa hemos aprendido que los conversos son unos tipos bastante peculiares y muy dados a abrazar el polo opuesto con un entusiasmo desbordante. En el mundo fotográfico ocurre algo parecido: sólo hay una cosa peor que el fanboy de una marca, el hooligan de tal o cual firma que se pasa a la competencia.

Sony-Nikon

Trey Rattcliff era usuario de Nikon, pero ahora ha mandado a la porra el espejo y canta las virtudes de las NEX. ¿Y quién demonios es Ratcliff, se preguntará algún despistado? Pues un conocido fotógrafo, por lo visto un auténtico gurú en el tema del HDR y autor del blog de fotografía de viajes Stuck in Customs que presume de ser el más importante en su campo, con unas cifras de audiencia que ríete tú de la final de Master Chef.

Hace unos días este fotógrafo anunciaba a bombo y platillo su decisión de pasarse de Nikon a Sony, con el consiguiente revuelo en la red y el clásico baile de opiniones entre  aficionados y detractores de ambas marcas y los que se apuntan al  “y a mi que me cuentas”. Según aclara el autor, no se trata del típico chanchullo publicitario en el que una firma subvenciona a un fotógrafo -sin aclararlos expresamente, se entiende- a cambio de que les lance piropos.

Sony no le ha pagado y él -apunta- incluso ha rechazado la oferta de cederle material gratuito cuando comenzó a abordar este tema de la transición el pasado mes de mayo preparando un viaje a China. Bien por Sony por estar atentos a la jugada y permitir que fotógrafos prueben sus equipos sobre el terreno: es la mejor forma de convencer a alguien o de superar sus posible reticencias. Pero cuidado con el entusiasmo y el ruido cuando alguien se pasa de Nikon (o lo que sea) a Sony: darle demasiada importancia evidencia que es una rareza. ¿Y no es esa la sensación que queremos dar, verdad? De nada.

Pero volviendo con el bueno de Rattcliff, lo cierto es que su relato sobre el cambio de un sistema a otro es muy detallado y deja poco margen a equívocos. Todo ello aderezado con una dosis de notengoabuelismo que hace pensar que el susodicho fotógrafo tiene familia en el centro de Bilbao. Pero más allá del tono un tanto sobrado -nivel llevar las Google Glass mientras le hacen una entrevista, genial- las razones podrían resumirse en que la NEX-7 es más asequible, pequeña y junto a las ópticas adecuadas le ofrece calidad más que suficiente para lo que necesita.

Poco que discutir a eso, la verdad. Sus fotografías tienen un nivel de postproducción aparentemente elevado, bastante HDR… “no creo que pudiera haber sacado mejores fotos con la D800 que es miles de dólares más cara y seis veces más grande”, asegura. Y posiblemente tenga razón.

¿Significa eso que la NEX-7 es mejor que la D800? En absoluto. El propio fotógrafo lo explica hacia el final de su polémico artículo enumerando las ventajas de la Nikon en cuanto a enfoque de seguimiento, construcción y resistencia, calidad de imagen gracias a su sensor de formato completo… Es, en resumen, una cuestión de equilibrio entre lo que él necesita, la inversión a realizar, el peso y los resultados.

Pero el problema de este tipo de confesiones públicas es que resulta complicado que no se acaben extrapolando las conclusiones: si es bueno para Cliff que sabe un montón, seguro que también para mi aunque hago unas fotos totalmente diferentes. El problema es que los gurús llevan años enterrando las réflex -que sí, que los espejos desaparecerán- y respondiendo a los datos de mercado que les llevan la contraria con el recurrente argumento de que el público es tonto.

El problema es que, aunque confiamos plenamente en la palabra de Cliff, nos hemos vuelto tan desconfiados que cuando un fotógrafo anuncia a bombo y platillo y sin que nadie se lo pregunte que se pasa de A a B se nos activan automáticamente todas las alertas. ¿Que para el tipo de fotografía que el hace es mejor una NEX que una D800 o una Mark III? Enhorabuena, pero… ¿y?

El problema es, en definitiva, que con los años hemos aprendido a desconfiar del entusiasmo de los conversos.

 

Loading Facebook Comments ...

  4 Responses to “Los conversos”

  1. […] en cuenta que hace poco alguien dedicada unos cuantos párrafos a narrar su conversión de Nikon a Sony, no deja de ser curioso el empeño de los usuarios de esta marca de querer […]

  2. Yo no sé cuál de las dos marcas elegiría, creo que ambas ofrecen muy buena prestraciones , al menos para una fotógrafa amateur como yo. La verdad es que no me dejo guiar tanto por la marca como por el producto en si.
    Este sitio que encontré me está ayudando bastante a decidirme. Y aqui podeis ver como a veces una sony es mejor que una Nikon y también al revés. Como decía, depende verdaderamente del producto.
    http://www.versus.com/en/sony-cyber-shot-dsc-wx10-vs-nikon-coolpix-p330

  3. Pero te dejas en el tintero algo bastante importante que tiene una app por 0.99 euros llamada 100 cámaras en 1 esto lo deja en una posición de poder para poder influir en su cambio de marca y podría suceder que mas adelante anuncie su cambio de sony a iphone etc etc

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>