May 202013
 

LeicaS

¿Qué hace Leica metiéndose en un mercado tan complicado como el de formato medio que, además, tampoco pasa por su mejor momento? Desde que se anunciar la S2 hace ya más de cuatro años son muchos los que se han hecho esta misma pregunta.

Una cuestión que con el tiempo incluso ha cobrado más relevancia al ver como Phase One se ha ido haciendo con el control de las firmas que sobrevivían en este campo (Mamiya y Leaf) y Hasselblad intenta colarse en el escaparate de consumo con la Lunar. Todo ello sin olvidar el aumento de la resolución en las réflex de formato completo y la competencia que -tal vez no en calidad pero sí en precio- ello supone para las cámaras de formato medio.

Una reciente entrevista de Forbes a Stephan Schulz -responsable de producto profesional de Leica- ayuda a entender un poco mejor este movimiento. Y es que la explicación de Schulz -que traduzco de la forma más literal posible- deja poco margen a las dudas sobre la estrategia:

“Leica tiene una larga historia de relación con los fotógrafos profesionales a lo largo del S. XX. La mayoría de los profesionales eran fotoperiodistas, pero nos dimos cuenta de que en el S. XXI la imagen de nuestra marca se estaba volviendo más débil porque Leica estaba dejando de estar vinculada a los profesionales.

En el mercado profesional de hoy en día los fotoperiodisas son minoría y ya no están tan bien pagados como en anteriores generaciones. Para una marca de gama alta que cobra precios elevados por sus productos esta era una tendencia que había que corregir.

Era esencial mantenere nuestra presencia en el mercado profesional, pero descubrimos que teníamos que reinventar nuestro acercamiento. Sobre todo necesitábamos un producto pensado para un tipo de fotógrafo profesional que se pudiera permitir pagar por una cámara profesional. Hoy esos fotógrafos trabajan sobre todo en el mercado de la moda y la fotografía comercial…”

Realmente abrumadora la sinceridad de Leica. Capa, los reporteros y sus M, el mito… todo muy bonito, pero si los fotoperiodistas ya no pueden pagarse una de estas cámaras -y el 99% no puede- es momento de apostar por otro segmentos en los que haya profesionales que sí tengan dinero.

Una apuesta impecable comercialmente y -al menos en teoría- con mucha lógica. Eso sí, no estamos muy convencidos de que tanta sinceridad guste demasiado en un colectivo que, en cierto modo, sigue venerando a Leica y sustentando el mito. ¿Está la firma dispuesta a certificar que las M no son ya para trabajar y que se han convertido en un juguete caro?

Loading Facebook Comments ...

  7 Responses to “Los fotoperiodistas ya no pueden pagarse una Leica M (o el porqué de las Leica S)”

  1. Conozco a unas cuantas personas que tienen Leica M, ninguna es profesional.

  2. Y a este paso no podremos ni comprarnos una casio…

  3. Disfrutar con una de estas? hay alguien que disfruta con un cacharro acoplado en la mano? Se disfruta cuando estás delante de una posible fotografía acaso. Pero el pedazo de metal no se disfruta, se sufre.

  4. Con este precio es una herramienta elitista, pero de juguete no tiene nada. Si a muchos les asusta el mundo de las telemétricas será por su usencia de automatismos y la obligación de tener que saber algo de fotografía. No basta con mirar y disparar.

    • No creo que sea eso, de hecho la lomografia esta de moda y automatismos tiene los justos. Mas bien lo que asusta es pagar las facturas del mes que viene y las perspectivas del mercado laboral. Si tuviese un precio mas razonable, posiblemente mas gente se compraría una.

      • Pero se la compraría mas como un medio para disfrutar de la fotografía, que como una herramienta de trabajo.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>