Jul 182013
 

Untitled

Hace unos meses ya, trasteando con la Leica M por el mercado de La Boquería en Barcelona. Aunque sobre todo en verano está atestado de turistas y es fácil olvidar que se trata de un mercado y no de una atracción de Port Aventura -no llega al Mercado de San Miguel en Madrid, pero va camino de ello- es uno de los lugares más recurrentes para ir a sacar fotos cuando toca probar una cámara.

Tras años haciéndolo, hace unos días un vigilante de seguridad me indicó que hacía falta un permiso para poder hacer fotos allí. Algo que dicho mientras se está rodeado de decenas de personas fotografiando con sus cámaras y móviles suena a chiste y obliga a mirar hacia todos lados por si se trata de una de esas bromas de cámara oculta.

Pero no, lo decía en serio. El problema era que estaba usando un monópode para elevar una cámara “profesional” -experimentos raros- y que, según las curiosas normas, el uso de trípodes y soportes está prohibido porque entorpece el paso de la gente por el mercado. En La Boquería, donde lo habitual es tener que repartir codazos a diestro y siniestro para poder caminar y pasar entre los rebaños de guiris amontonados en la puerta.

Tal vez los vigilantes pecan en ocasiones de exceso de celo con las normas, explicaron poco después desde Mercats de Barcelona. Eso sí -insistieron- para usar trípodes y demás accesorios dentro del mercado hace falta solicitar un permiso. Curiosamente para convertir un mercado precioso y sus paradas en un circo de sangría y zumos de colores para turistas chancleteros de Las Ramblas no hace falta ningún permiso.

Loading Facebook Comments ...

  3 Responses to “Los jueves, foto”

  1. Los turistas también usamos trípode, no todos viven del compacteo, ni del “compacteo” a lo gan style. Pero con educación y respeto hay espacio para todos.

  2. Para plantar un trípode en la calle se tiene que pedir permiso. Y como bien dice Hugo, has traicionado el espíritu de la Leica M con ese trasto.

  3. De llevar la leica M pues estas muy alejado del espiritu de leica en la utilizacion de tripodes y que desprecio sientes por los turistas si chancleteros si rebaños de guiris pues dan de comer a muchisimos en barcelona y en la boqueria y alrededores esa mania de ver el vaso siempre vacio no se pero puedes organizar tours de modelos como publico y de fotografos guais para que los fotografien y un taller en donde se note la ruptura de clases si no fuera por los zumos los vasos con frutas y los pinchitos de lo que sea la boqueria estaria muerta y si podrias fotografiar a los tenderos bostezando y a las moscas gordas como vacas un escenario para joel peter witkin el mundo tiene hambre y barcelona les da de comer y los viste y les propone un intercambio de dinero es lo que hay a mi no me gusta ver la ciudad que conozco desde 1976 convertida en tiendas de degustacion de jamones de zumos y de ropa pero es lo que hay y como fotografo de calle me callo ya que a pesar de tanta gente las sheilas valen tanta masificacion y por interes me callo pero no siento ningun animo contra los turistas yo sigo siendo un turista.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>