Sep 092010
 

En plan receso entre tanta foto caribeña, volvemos a Japón con la Panasonic Lumix G2. Durante aquel rápido viaje pudimo probar esta Micro Cuatro Tercios y una de sus prestaciones más curiosas y polémicas: la pantalla táctil.

¿Para qué demonios queremos una pantalla táctil en una cámara medianamente seria y de ópticas intercambiables? Eso mismo me preguntaba yo. Pero, pese a las reticencias iniciales hay que reconocer que pasados unos días se le puede encontrar su utilidad.

Disparar dando un pequeño golpecito a la pantalla tal vez resulte excesivo pero, por ejemplo, enfocar en una zona concreta tocándola sobre la pantalla -sí, en plan móvil- llega a tener su utilidad.

No sé si dentro de un tiempo todas las cámaras funcionarán así o es uno de esos globos sonda que se usan para tantear el meracado y luego acaban en nada.

En todo caso, por si alguien está tentado de pensar que estas prestaciones son cosa sólo de modelos muy sencillos, no estaría de más echarle un vistazo, por ejemplo, al Leaf Aptus II-10R, un respaldo digital de 56 MP y pantalla táctil.

Loading Facebook Comments ...

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>