Sep 262014
 

Photokina ha acabado. Aleluya, gritan los expositores y la prensa especializada. ¿Qué es Photokina?, se pregunta la mayoría de la gente. Más allá de las consabidas monsergas en torno al futuro de las ferias y la industria fotográfica o sobre si habrá o no Photokina en 2016 (la habrá: llevamos diez años escuchando lo mismo), la cita de Colonia sigue siendo un referente para el mercado fotográfico. Posiblemente el último que queda. Aunque es cierto que esta edición ha sido parca en novedades, pasadas las prisas siempre es bueno recapitular todo lo sucedido o al menos lo más importante.

Las compactas, mejor con sensor grande. Lo del tamaño es muy relativo, y los sensores que ayer eran grandes ahora ya no lo son tanto. Con los móviles arrollando sin piedad el mercado de las compactas, solo queda un camino: crear cámaras de mayor calidad. Canon se ha puesto las pilas con una PowerShot G7 X con formato de bolsillo que nos parece una genial idea. Panasonic ha ido un paso más allá y propone como compacta definitiva la Lumix DMC-LX100, la primera cámara de óptica integrada con sensor Micro Cuatro Tercios. Está claro que ésta no ha sido una buena Photokina para lasSony Cyber-shot DSC-RX100, que pierden su reinado en solitario.

Entre espejos, APS-C y formato completo. ¿Cuál ha sido la novedad más destacada, la Samsung NX1 con sus 28 megapíxeles, la esperada Canon EOS 7D Mark II o la Nikon D750 de formato completo? Una pregunta a tres bandas que deja sobre la mesa muchas otras cuestiones. Empezando por el recurrente debate sobre si el futuro es réflex o sin espejo, claro. Excepto Nikon y Canon, las demás apuestan por la segunda opción, aunque las cifras de mercado en Europa se empeñan en llevarles la contraria. Por ahora, al menos. De todos modos, otro tema interesante que ha obtenido diferentes respuestas apunta a la viabilidad del segmento APS-C para profesionales. Algunos lo reclaman, y mientras Nikon se resiste a presentar una D400 –suponiendo que la D7100 no sea esta cámara-, Canon renace con esa renovada EOS 7D.

Todos quieren su GoPro. Desaparecidas del mercado en los últimos años, las videocámaras domésticas –es decir, pequeñas y asequibles- vuelven en el único formato que parece interesar al público: cámaras de acción para grabar nuestras aventuras en primera persona. Dicho de otro modo: como las GoPro, aunque a la competencia no le gusta nada que se use ese nombre como genérico. Todos quieren un trozo de ese pastel controlado por GoPro. Sony ha mostrado la versión en miniatura de su Action Cam y Polaroid ha llamado la atención con la Cube, que si no se va de precio (se estima que costará unos 100 euros) dará mucho que hablar. Nosotros la hemos usado por la feria y todo el mundo nos miraba. Suponemos que era por la cámara.

Seguir leyendo en Quesabesde

 

Loading Facebook Comments ...

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>