Feb 172009
 

¿Se imaginan que alguien cogiera una foto ajena y -con un par- le incrustara su marca de agua? Esta idea que, vista así, parece totalmente descabellada ocurre a diario en este curioso sector dedicado a informar sobre tecnología de consumo: una compañía presenta un nuevo producto y, si los astros están alineados, pone a disposición de los medios diversas fotografías oficiales de la novedad en cuestión.

Si están realmente aburridos y se dan una vuelta por algunas conocidas páginas web dedicadas a esto de la fotografía -seguro que ocurre lo mismo en otros sectores- descubrirán que algunos se dedican a colocar su sello o marca de agua a esas imágenes cuya propiedad, lógicamente, corresponde a las firmas que las distribuyen.

El objetivo es bastante evidente: evitar que otros medios se sirvan de las imágenes publicadas en plan buffet. Y, si lo hacen, que quede constancia del robo. Tal vez por eso algunos de estos simpáticos compañeros estampan su logotipo en un lateral y otros usan una tira casi invisible con el nombre del medio, para dejar en evidencia a quienes no se molesten en buscar la fuente original.

Aunque me parece estupendo tan noble objetivo -que se preocupen quienes entran, se sirven y se van sin dar los buenos días- hay que reconcer que el método en si se pasa por el mismísimo obturador los derechos de autor.

No se trata de apelar al corporativismo y al buen rollo porque, efectivamente, la actitud de quienes usan fotos ajenas sin citar fuentes y autoría pone de manifiesto la falta de profesionalidad de un sector en el que un teclado nos convierte a todos en periodistas.

Pero pasarse por el mismísimo obturador los derechos de las fotos oficiales no es un buen método para luego -con razón- exigir que nadie utilice por la cara nuestras propias fotografías de tal o cual producto o feria.

 Posted by at 11:55 pm
Loading Facebook Comments ...

  One Response to “Marcando fotos”

  1. Estoy plenamente de acuerdo. Además, alguno de esos personajes, recibe la información, con exclusión de otros medios en plazo de tiempo, por parte de alguna que otra marca (más alguna que otra) en un juego de muy poco fair play, escaso bushido y mínima ética de comunicación por parte de esas firmas. Por ese mismo privilegio ilegítimo, “protegen” con esas marcas fotos que luego serán de dominio público en un patético “mio, mio, solo mío”. Otra cosa es -estimo– proteger imágenes propias… En todo caso, un trabajo coñazo. El problema fundamental, a mi modo de ver, radica en que esas firmas se salten a la torera los principios periodísticos y de comunicación de la no exclusividad de la información hacia un solo medio. Hacer las cosas bien es “Highly Recommended”.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>