Feb 012016
 

Rubius-Maruja

¿Quién quiere ser periodista? Sólo un par de tímidas manos se levantan, y no parecen muy animados cuando les aseguramos que para dedicarse a esto sólo hay que asumir que siempre serás pobre y hay que leer y escribir mucho.

Estamos en la biblioteca de un colegio público de Sant Cugat (Barcelona) delante de unos 40 chavales de 14 y 15 años que como proyecto final de curso tienen que elaborar una revista digital. Así que confiados y enredados por las fuerzas del mal, Laura Conde –periodista gastronómica- y un servidor se plantan allí para animar a la muchachada y contarles cómo es eso de vivir a base de darle al teclado.

Los dos hemos dado clases y charlas antes, y además somos gente maja y enrollada con aventuritas varias para contar. ¿Qué puede salir mal? Básicamente que los muchachos en cuestión ahora quieren ser Youtubers o Instagramers. Nosotros somos un par de dinosaurios contándoles allí cosas raras de señores mayores. Fin.

Dejando a un lado lo difícil que resulta que con esa edad te hagan caso más de 10 segundos seguidos –abrazo fuerte a esos listos que suelen menospreciar la tarea de los profesores- seguimos con nuestra encuesta rápida a pie de aula. ¿Quién quiere ser Youtuber? Se levantan muchas más manos que cuando preguntamos por el futuro. ¿Cuántos tenéis Twitter o Facebook? Algunos. ¿Instagram? Muchos más.

Subimos la apuesta, sin ver venir la tragedia. ¿Cuántos conocéis a El Rubius? Murmullo generalizado y risas… El 95% aproximadamente. ¿Y a Maruja Torres?, pregunto yo. Miradas del tipo “pero qué me estás contando”. Laura prueba suerte. ¿Manuel Vázquez Montalbán? Mas miradas de esas que nos hacen sentir como neandertales en Silicon Valley.

IMG_5491

Que sí, que ya, que los nativos digitales, que el papel y los medios tradicionales están muertos y que esto niños nacieron con una pantalla táctil entre las manos. Pero quieto ahí Enrique Dans porque resulta que a la chavalada le sigue encantando la televisión. ¿Veis Gran Hermano? Pues claro, responde la mayoría con gesto de e-vi-den-te-men-te. “Y hombre, mujeres y viceversa” señala alguien del fondo. Los del fondo siempre son los peores.

Volvemos en el tren con ese gesto que se nos pone a los treintañeros al enfrentarnos con la realidad de las nuevas generaciones y que seguro que en su momento nosotros también despertamos entre nuestros padres. No conocen a Maruja y sí a El Rubius, repito cabizbajo.

Con 15 años nosotros tampoco leíamos periódicos, nos anima el profesor de los muchachos al que en ese momento odiamos profundamente por habernos líado en esta aventura. Y tiene razón. Porque más allá del discursito que asegura que cualquier generación es más tonta que su predecesora, a veces se nos olvida lo pavos que también éramos nosotros.

Pese a ello, algo ha cambiado. Nosotros no teníamos a los Rubius de la vida como modelo. No es que estos youtubers, blogeras de moda e instagramers de éxito hayan inventado la cultura del pelotazo y la fama sin que nadie -al menos nadie de nuestra edad- se explique muy bien los motivos o la gracia del asunto.

Los famosos ya existían en nuestra década. También la gente con mucha cara que sabe echarle morro al asunto y, oye, si funciona perfecto. Pero todo aquello nos parecía más lejano y reservado para cuatro estrellas. Sabíamos que no íbamos a ser Julen Guerrero y que nos tocaría currar el resto de nuestra vida, punto.

Somos la generación del pelotazo económico. De los Mario Conde, los JASP y los engominados gilipollas que te decían que trabajar es de perdedores. La diferencia es que ninguno -bueno igual alguno sí- queríamos ser Mario Conde. Y ahora ellos sí sueñan con ser El Rubius.

Loading Facebook Comments ...

  2 Responses to “Maruja y El Rubius”

  1. hombre, esperar que alguien de 15 conozca a la torres y deprimirse por el, esperable, resultado, es de lo más inocentorro que hay.
    Debéis vivir en un estado de conmoción constante ante lo que se ve a cada momento en el mundo de hoy.

  2. […] Maruja Torres y El Rubius… […]

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>