Jun 152015
 

IMG_0166

Como todos sabemos, hay dos tipos de lugares en el mundo: los que son fotogénicos y los que no merecen la pena. Cada uno seguro que tiene en la cabeza su propia lista con los mejores rincones de la ciudad, con esos edificios a los que siempre volvemos con la cámara, o con ese pueblo perdido en medio de ninguna parte pero que merece los kilómetros y el madrugón por llegar con la mejor luz.

Una lista en la que, en nuestro caso, desde hace unos días figuran las minas de yeso abandonadas de Hornillos de Cerrato, en Palencia. Las descubrimos -nos las descubrieron, en realidad- como parte de un viaje organizado por la Asociación para el Desarrollo Rural Integral del Cerrato Palentino y por allí anduvimos sacando fotos con la Canon EOS M3 que teníamos entre manos aquellos días.

IMG_0137

IMG_0154

De la cámara ya hemos hablado largo y tendido en Quesabesde y sobre esta comarca y sus atractivos gastronómicos pronto contaremos más en LaGulateca. Pero centrándonos ahora en el potencial fotográfico de estas minas abandonadas, quienes se acerquen por allí (se puede llegar en coche desde Hornillos) tienen que tener en cuenta que se trata de un espacio abandonado desde mediados de los 80 y que el acceso está teóricamente prohibido. Una valla se encarga de recordarlo -sin demasiado entusiasmo, la verdad- para que al menos quede claro que entramos por nuestra cuenta y riesgo.

IMG_0144

IMG_0155

IMG_0165

Conocidas en la zona como Los ojos del Cerrato y coronadas por unos aerogeneradores que estropean o dan un punto curioso a la postal, los túneles de paredes blancas junto a la luz que entra por esos “ojos” convierten las minas en un plató perfecto para jugar con perspectivas, contraluces y sombras. Los amantes del lightpainting y de los lugares abandonados seguro que disfrutan también de lo lindo por la zona.

IMG_0157

Incluso en pleno mediodía, con una luz muy dura -estamos en junio y en tierras castellanas- y en apenas 10 minutos de visita rápida es fácil irse de allí con unas cuantas instantáneas que, buenas o no, al menos resultan bastante llamativas. Como curiosidad, durante la década de los 90 el lugar se uso para cultivar champiñones dadas las buenas condiciones para su crecimiento. A día de hoy están totalmente desiertas, aunque hay un proyecto para convertirlas en un centro de interpretación que reivindique la historia minera de la zona.

IMG_0158
IMG_0149

Revisando y editando las fotos, no acabamos de decidir si este escenario se lleva mejor con el color o es en blanco y negro como lucen mejor todas esas sombras y texturas de las paredes. Lo mejor será volver pronto para salir de dudas.

IMG_0139

Loading Facebook Comments ...

  One Response to “Por las minas de yeso del Cerrato palentino con la Canon EOS M3”

  1. […] afueras de esta localidad, y conocidas como “los ojos del Cerrato”, son un auténtico paraíso para los fotógrafos. Seguro que para muchos, sólo pasar unas cuantas horas por aquí con la cámara en la mano y, […]

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>