Feb 072009
 
©Mauro Scardini

©Mauro Scardini

Me envía Fernando -uno de los culpables de que hace años me entrara el gusanillo de la fotografía… y fíjese como hemos acabado- una espectacular galería de renders 3D, de esos que hay que mirar unos minutos para convencerse de que no son fotografías, sino imagenes generadas por ordenador.

Ya no sirve eso de “lo he visto con mis propios ojos”, comenta. Y uno, que es muy poco docto en estas cosas digito-artísticas -en las artísticas a secas tampoco- se queda mirando con desconfianza la camara que hay sobre la mesa -una Sony A900 ahora mismo- y le suelta aquello de “tú no me engañas, ¿verdad?”.

Es una de las primeras y más útiles lecciones que se aprenden: decir que el periodismo tiene que ser objetivo es una solemne chorrada. Las cámaras de fotos o de vídeo pueden ser tan traicioneras como un teclado. Un artículo, un reportaje, una foto tienen que ser veraces –contar lo que está ocurriendo a partir de datos ciertos y comprobados- pero nunca puede ser objetivo.

Elegir una escena, encuadrar, hacerlo con tal o cual focal, enfocar una parte y dejar el resto en segundo plano… todas esas decisiones del fotógrafos suponen una valoración personal del autor que opta por incluir ciertas cosas y dejar otras al margen. La subjetividad del fotógrafo es la que manda. Su profesionalidad la que nos permitirá darle o no credibilidad.

Si partimos de la idea de que eso de que una imagen es una prueba irrefutable de algo es bastante cuestionable, imagínense como se nos queda el cuerpo al ver que ya no sólo podemos borrar elementos molestos de una escena, retirar pancartas o banderas incómodas o ponerle un poco más de humo a un bombardeo –¿dónde está la frontera?- sino que, con mucha mañana y tiempo, se puede construir la realidad a nuestro antojo.

De momento es una cosa del cine y de la animación, pero, por si acaso, habrá que ir pensando en comprarse una lupa con más aumento y mejorar esa mirada escéptica que viene a decir que no nos creemos nada.

Be Sociable, Share!
Loading Facebook Comments ...

  3 Responses to “No son fotos”

  1. Vaya vaya, una A900, como nos cuidamos…..

    • Jeje… sí, lástima que ya ha tenido que volverse a su casa. Es lo malo de estas visitas de alto standing, que cuando las empiezas a coger cariño insisten en marcharse. Está al caer otra de estas -D3X creo que se apellida- pero trae también maleta para pocos días 🙁

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>