Jan 102011
 

Posiblemente es más difícil de decir que de ententer. Las cosas ya no se fabrican para que duren toda la vida y, es más, en mucho casos sus componentes tienen una fecha de caducidad predeterminada.

Sobre esa idea se sustenta la llamada obsolescencia programada o planificada, abordada de forma muy interesante en un documental emitido hace semanas en TV3 -y recomendado con muy bien criterio por uno de los lectores de este blog, por cierto- y que ayer mismo recuperó La 2 de TVE. Así que supongo que en breve estará disponible on-line también en castellano.

Impresoras que dejan de funcionar al llegar a cierto número de copias -me gustaría saber, por cierto, lo que opinan en Epson del asunto- bombillas que antes duraban toda la vida (ésta lleva encendida desde 1901) y ahora apenas soportan 1.000 horas, baterías del iPod que no pueden cambiarse…

Pero más allá de lo anecdótico, lo enrevesado de esta ecuación es que por un lado resulta insostenible pero por el otro es el pilar de la economía de mercado y su crecimiento basado en el consumo y, por tanto, en la caducidad y renovación continua de los productos.

Aunque posiblemente nuestra primera reacción es asumir el papel de víctimas de una especie de consipiración global, lo que toca es analizar el papel que nos correponde como tontos útiles o como activos colaboradores en el engranaje de esta noria.

Más aún si nos centramos en el mercado de la tecnología, uno de lo que ha asumido con mayor naturalidad este juego. El escaparate fotográfico, por supuesto, tampoco es una excepción.

Por un lado protestamos porque las cámaras ya no duran como aquellos hierros que se heredaban de generación en generación. Pero cuando alguna firma osa mantener un modelo en el mercado más de dos años ya comienzan a surgir rumores de todo tipo sobre su salud financiera o su capacidad de innovación.

¿Caducan antes las cámaras (y se diseñan además para no ser reparadas) o somos nosotros los que hemos entrado en una absurda dinámica de renovar trastos cada tres años, condenando a coger polvo en algún rincón del armario cámaras en perfecto estado de salud?

Loading Facebook Comments ...

  9 Responses to “Obsolescencia programada”

  1. excelente documental que muestra lo ya evidente desde hace algo mas de 2 decadas. los productos tienen vida util porque sino no se genera suficiente riqueza. aunque parezca mentira y generalizando los productos de hoy en dia son peores de los de hace 50 años. capitalistas en busca de un sistema perfecto para no dejar de aumentar caja mientras los paises subdesarrollados se tragan todos los residuos innecesarios. ¿es justo? el problemas es que somos consumistas de lo innecesario por obligacion. no entiendo como todo esto puede verlo todo el mundo sin poder hacer nada al respecto.

  2. gracias por este vídeo mi profesor lo puso en una de sus clases en el instituto e hizo un intento de abrirnos los ojos ante tal asunto,a todos nos impacto mucho,gracias creo que todos lo tendremos en cuenta.

  3. buenas, he visto el documental y me ha resuelto preguntas que llevo haciéndome toda la vida, de el porque las cosas no duran como antes. Soy comercial y mi dilema es el siguiente. Pensando en lo que me dedico y consciente de una “eco-nomia” sostenible me gustaría saber si hay alguna empresa que se dedique a vender productos que no sean obsolescentes de diferentes empresas porque si es así me encantaría poderlos ofrecer en mi zona, yo soy de Girona, gracias

  4. Jajajajajaja, que bueno lo de la Epson!!!! y lo de comerciales diciendo que se compre una nueva!!!!
    Yo soy tecnico de impresoras, cada tanto llega alguna epson, o canon, o brother, con el error waste full, eso de cambiar las esponjas no se hace casi nunca, solo el reset, que por cierto no hace falta tanta historia para encontrarlo por internet, en epsonianos tienes para casi todas.
    Eso si, lo de comprar una nueva cuando se puede resetear no lo hago, combrar los 15 de verificacion mas luego 39 por una hora de mano de obra por darle clic al programita si…
    PD Compraros siempre laser…

  5. Buenísimo documental que confirma con datos fehacientes lo que todos sospechábamos. Yo cambio de móvil cada cinco o seis años, cuando ya no funciona y la compañía te da otro gratis,…por lo visto sólo queda concienciarnos para ser consumidores responsables. Porque lo que es la última parte del documental sobre Gana y toda la basura que arrojamos al mundo y que un día nos la escupirá del todo a la cara pone los pelos de punta, se avergüenza uno de ser humano.
    Gracias por darlo a conocer. Gracias a tí no me pasó desapercibido.
    Saludos

  6. Si andáis por Barcelona el martes 18 de enero, junto con la Associació Catalana de Comunicació Científica hemos organizado el pase del documental y una mesa redonda con su directora, productor y otros expertos sobre el tema.

    Encontraréis más información aquí. ¡Estáis tod@s invitad@s!

  7. Muy pertinente el tema. Entre los artilugios que conservo tengo una cámara de video Sony Hi-8 de los años 90. Para mi gran sorpresa el otro día que la saqué para limpiarla y encenderla (algo que hago cada cierto tiempo) cayó pulverizado en pequeños pedazos su parasol de plástico con solo tocarlo. Así perdió 50% (calculo yo) de su posible valor. Quedé anonadado. En cambio mi cámara fotográfica que ando conmigo casi siempre(una Leica de los años 50) está como nueva y para mí no es para nada obsoleta. No hay como la buena construcción.

  8. Gracias Carlos. Lo incluyo ya mismo en el texto.
    Saludos!

  9. Un documental muy interesante.
    Está disponible, en castellano, en la web de rtve: http://www.rtve.es/mediateca/videos/20110109/comprar-tirar-comprar/983391.shtml

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>