Dec 272010
 

“Tenían la foto, y punto. Habían cumplido con la exigencia de un ritual tan fácil y barato como el fin de semana en Cancún. Si alguien hubiera preguntado el motivo, lo habrían mirado con desconcierto y sincera sorpresa. Para qué, entonces, tienes una cámara gratis en el móvil, sería la respuesta. ¿Para no usarla? Y así van por la vida, y así vamos. Sin detenernos siquiera. Sin ver el mundo más que a través de un teléfono móvil o una pantalla de televisión.

Luego nos preguntan por lo que fotografiamos y se nos pone cara de escuchar una gilipollez. ¿Pues qué va a ser? El motorista que se ha partido el espinazo, la señora desmayada en la calle, el manifestante que rompe escaparates, la mancha de sangre en la acera. Lo de menos es averiguar las causas y las consecuencias.”

El siempre polémico Arturo Pérez Reverte publicaba allá por el mes de noviembre una interesante columna en El Semanal sobre esto de darle al botoncito sin pensar demasiado.

Una reflexión fotográfica que, en realidad, recuerda mucho a ese periodismo dicharachero y enrollado que tanto se lleva hoy en día. Ya saben, lo que importa es mostrar al yonqui de turno -primer plano de la jeriguilla, gracias- o el suceso escabroso del día, sin ir más allá y sin preguntar demasiado.

En cualquier caso e independientemente de lo bien o mal que a cada uno le caiga el susodicho Pérez Reverte, una lectura altamente recomendable, incluso para bajar el nivel de azúcar en estas entrañables fechas.

Loading Facebook Comments ...

  3 Responses to “Pérez Reverte y las fotos sin causas ni consecuencias”

  1. Pero la vanidad nos confunde!!!

  2. Hace tiempo que no se si Pérez Reverte me cae bien o mal; creo que da lo mismo. Cuando escribe artículos estoy de acuerdo en casi todo. En este caso habla de la compulsión obsesiva por una especie de “grande bouffe” de la fotografía. Hacer fotos se ha convertido en una barrera entre la realidad y la propia mirada. Recomiendo la relectura del conjunto de ensayos de Susan Sontag recopilada en Sobre la fotografía.
    Tal vez hay que volver a la reflexión íntima del fotógrafo sobre su obra; es decir, no enseñar las fotográfías a nadie e irlas disfrutando y mejorando.

  3. Lo he leído, es interesante. Pérez Reverte me cae muy mal. Él también es bastante aficionado a la búsqueda de la polémica muchas veces de forma superficial, anteponiendo el impacto de la palabrota y la incorrección política al contenido.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>