Aug 112014
 

pinhole_bcn_120

Si las buenas historias comienzan en Nueva York, ésta lo es. En verano de 2011 Xavi Bassols volvió de allí con una idea en la cabeza: por 20 dólares se había traído de recuerdo una fotografía de la ciudad realizada con una cámara estenopeica.

Años después, en un pequeño laboratorio improvisado en un garaje del barrio barcelonés de Gràcia, el plan de Bassols está ya en marcha: Pinhole Barcelona, fotografía artesanal para que turistas y locales puedan llevarse a casa un poco de la luz de la ciudad.

El proyecto lleva apenas unos meses de rodaje, desde que su artífice, enfermero de profesión, se quedara en paro y decidiera apostar por esta idea. Un emprendedor fotográfico, que dirían algunos, aunque en este pequeño laboratorio entre químicos, paspartú, cola, una ampliadora heredada de su padre y cajas de cerillas, la terminología de los que venden humo está fuera de lugar.

¿Cajas de cerillas? En efecto. Es parte del encanto de Pinhole Barcelona: la mayoría de las fotos están hechas con cámaras que él mismo fabrica a partir de cajas de cerillas convertidas en sencillas cámaras estenopeicas con un carrete de 35 milímetros a un lado, una carcasa vacía al otro y un estenopo hecho con una aguja hipodérmica.

Seguir leyendo en Quesabesde

Loading Facebook Comments ...

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>