Jan 242011
 

Como nos gusta a los gurús (de pacotilla) entonar aquello de “tal y como ya dijimos…”. Claro que la cosa pierde un poco de gracia cuando hacemos de agoreros y lo que se cumple es, precisamente, una predicción en plan pesimista. Un “ya verás tú como…” de esos. Y me temo que eso es lo que ha ocurrido.

A finales de 2009 Ricoh saltaba a los titulares con su ingenioso sistema GXR y la velada promesa de cambiar la forma de entender las cámaras de ópticas intercambiables.

Pocos meses después -hace casi justo un año- el titular era más local y menos optimista. La firma nipona decidió cepillarse las divisiones fotográficas de media docena de paises europeos, incluido España.

Uno -que para estas cosas laborales siempre se escora hacia el mismo lado- pidió por aquel entonces alguna pista para entender una estrategia que parecía de todo menos lógica.

Vale que el segmento fotográfico representa sólo una mínima parte de tu negocio o que el mercado europeo es totalmente secundario pero, ¿cómo demonios pretendes abrir camino a un nuevo sistema o conseguir que tus compactas tengan cierta presencia -más aún tratándose de modelos tan especiales- dejando sin trabajo a las personas que hasta ahora se habían ocupado del asunto?

Seguro que el tema es mucho más complejo que lo que se ve desde fuera y detrás hay un auténtico culebrón que sólo conocen al detalle los interesados de la firma, los distribuidores y demás. Por eso quisimos concederle a Ricoh el beneficio de la duda y ver cómo evolucionaba el asunto.

Pero más allá de todas esas complejas cuestiones -que al fin y al cabo al usuario le importan bien poco-  un año después las cosas no pintan mucho mejor.

La presencia del sosodicho sistema GXR es poco más que anecdótica. No ya sólo en los medios -algo que también es siempre un buen termómetro- sino en los escaparates. En todo este tiempo no he visto a nadie con una entre las manos. Ni siquiera a los turistas japoneses que pululan por aquí (cerca de la Sagrada Familia) y que siempre resultan un esclarecedor e improvisado estudio de mercado sobre cómo están las cosas por el lejano oriente.

¿Y la GX300 que algunos esperaban? Está claro que ya no queda espacio para ella, pese a la buena acogida que en su momento tuvo la GX200. ¿Y las CX? Ahora se habla de una inminente CX5 pero, mira tú por donde, el otro día vi en un escaparate una CX1 muerta de risa. Algo más de 300 euros creo que pedían por ella.

Ojalá nos hubiéramos equivocado esta vez.

Loading Facebook Comments ...

  One Response to “¿Qué fue de Ricoh?”

  1. Pues que a tiempo mencionas a Ricoh, ya que acaba de presentar una especie de conjunto sensor-montura M para colocarle al sistema GXR los objetivos Leica-M. Lo he visto en Photography Blog (http://www.photographyblog.com/news/ricoh_gxr_lens_mount_unit//). La unidad va equipada con un sensor CMOS de tamaño APS-C y 12 o 13 megapíxeles, así que promete.

    Supongo que, lamentablemente, no tendrá demasiada repercusión en el mercado español. Y es una pena, porque Ricoh hace cámaras realmente distintas de los demás fabricantes.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>