Jul 212014
 

RestaurandoRecuerdos01

Las fotos siempre cuentan una historia. Al menos las fotos que merecen la pena. Así que cuando una de ellas desaparece, corremos el riesgo de que parte de esa historia se esfume con ella. Por eso, mientras reflexionamos una y otra vez sobre el futuro de esas miles de imágenes que almacenamos en móviles y discos duros sin demasiado criterio tal vez deberíamos echar un vistazo a esas cajones donde se guardan fotos que tienen mucho más que decir. Copias únicas, negativos desperdigados, imágenes deterioradas que todavía están a tiempo de salvarse.

De eso va el penúltimo proyecto -siempre hay un nuevo proyecto en su cabeza- de Diego Rodríguez. “Restaurando recuerdos” se llama y la idea es tan simple como juntar a una persona con esa foto tan especial que quiere salvar con un retocador capaz de digitalizarla y recuperarla. La tecnología, Photoshop y un escáner al servicio de la memoria.

Hace unos días se organizó en Bilbao con la colaboración de Epson el primer taller de esta iniciativa que nace con ganas de extenderse y llegar a cualquier lugar donde haya que evitar que una fotografía y la historia que hay detrás de ella se pierdan. De momento, además de Bilbao ya se han organizado sesiones en Valladolid, pero esto no ha hecho más que empezar.

“Solo hemos rascado un poco la superficie y ya hemos encontrado algunos documentos e historias realmente bonitos… desde las fotos del padre de Jose Luis en su recorrido construyendo vías por la península, la historia del perro que se llamaba “comotú”, hasta fotos que estaban a punto de desaparecer para siempre y eran copia única como la foto que nos trajo Josefa que tenía más de 70 años”, nos cuenta Diego.

La idea surge de un proyecto similar iniciado por la fotógrafa Becci Manson tras el tsunami de 2011 en Japón. Su iniciativa y la de muchos otros voluntarios consiguió recuperar y restaurar muchas fotos que se vieron dañadas durante aquella catástrofe. Con esa misma filosofía nace “Restaurando recuerdos”, que además de la imagen restaurada impresa entrega a cada participante el archivo digitalizado.

“Fotografie con negra y vivirá dos veces”, reza la publicidad de uno de los sobres de negativos de los primeros que se animaron a acudir a esta cita. Tenerife, 1958 puede leerse. Imágenes que ahora vuelven a estar muy vivas.

 Posted by at 7:00 am
Loading Facebook Comments ...

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>