Nov 162015
 

Samsung Pro815

No, no es oficial. Aclarado este punto y asumido el riesgo de quedar como un tontaco si dentro de dos días los muchachos de Samsung presentan la NX2, aquí hemos venido a jugar, así que juguemos: no habrá más cámara de Samsung.

Bueno sí, pero se llamarán Galaxy y serán de esas con las que se puede hablar por teléfono, navegar… lo que viene siendo un smartphone, vaya. Pero cámara al uso como las que usamos los dinosaurios no. Se acabo. Finito. Y lo cierto es que seguro que a nadie le sorprende.

Quienes estén ahora buscando un comunicado oficial de la despedida oficial de Samsung de este sector, pueden de paso intentar dar con el que pone punto final al Cuatro Tercios y las réflex de Olympus. ¡Sorpresa! Las firmas son muy dadas a anunciar cada pequeña novedad a bombo y platillo, pero para las despedidas no suele organizarse un sarao con música y canapés.

Samsung se larga del mercado fotográfico, llevamos meses repitiendo. No porque seamos más listos que nadie, sino porque desde antes incluso del verano es el runrún del sector. El equipo comercial había desaparecido del canal fotográfico –nos contaron- la NX1 no llegaba, en Portugal incluso ha habido una carta interna para echar la persiana a esto de las cámaras.

Lo que ahora parece es que no se trata de una decisión local o que sólo afecta a algunos países de Europa en los que nunca se ha apostado fuerte por la fotografía por parte de la compañía coreana, sino que la cosa va más en serio y la decisión sería global.

¿Pero a alguien le sorprende? Posiblemente no. Seguro que a los medios que se han pasado años dorando la píldora a Samsung –a fin de cuentas son de los pocos con algo de dinero en el sector- están especialmente molestos con la noticia, pero a estas alturas no cuela la cara de sorpresa por la decisión. Supuesta decisión, mejor dicho.

Es verdad que la desconfianza hacia todo lo que no empiece por Nikon o Canon es una tradición muy arraigada e injusta en el escaparte de cámaras. Sin ir más lejos, Sony lleva muchos años haciéndolo bien y todavía hay quienes ponen cara de no estar muy convencidos de que lo suyo con las cámaras vaya en serio.

Pero en el caso de Samsung esta sensación siempre ha sido demasiado fuerte. Y ni sus estupendas cámaras , ni las ópticas que llegaron a lanzar, ni la espectacular NX1 que no llegamos a catar consiguió quitar esa bruma que se ceñía sobre un gigante de la electrónica encaprichado de repente con las cámaras.

Y es que, por mucho que algunos se hayan empeñado en equiparar el mercado fotográfico al de tecnología de consumo sigue habiendo diferencias que lo hacen especial. Más entrañable, cierto, pero también bastante más molesto y menos rentable para las compañías sin el nombre, la veteranía o la paciencia necesaria para conseguir algo.

Además estamos hablando de un mercado que, por ser suaves, lleva años en retroceso y del que, sinceramente, muchas otras firmas estarían encantadas de huir si tuvieran un plan B. Más allá de declaraciones grandilocuentes y de promesas de ser número 1, para Samsung el negocio de las cámaras era sólo un pequeño epígrafe más en su larga lista de negocios.

Seguro que parte de la competencia respira aliviada al ver como se desvanece ese miedo a que Samsung arrase también por aquí. Todavía se recuerda con cara de susto aquella Navidad en que decidieron regalar un estupendo tablet con una cámara no especialmente cara.

Pero sería un error pensar que Samsung deja la fotografía. Después de todo, Apple tampoco ha presentado nunca una cámara y su iPhone es una de las más populares y usadas del mundo.

Loading Facebook Comments ...

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>