Apr 112016
 

Huawei-Leica

Un acontecimiento histórico como el aterrizaje de Leica en el mundo de la fotografía móvil requiere uno de esos artículos en modo gurú. Ponerse intenso, soltar un par de sentencias categóricas e incluso atreverse a adivinar lo que va a ocurrir para, después, comerse con patatas todo lo dicho si no se cumplen los pronósticos.

Pero puesto que todo el mundo está hablando del Huawei P9 y de su cámara Leica va tocando poner un poco de orden entre tanta histeria colectiva. Vayamos por partes: la cámara del teléfono tiene una pinta estupenda y hay ganas de probarlo para ver cuánto hay de realidad y cuánto de marketing en un trasto que promete -ojo- reinventar la fotografía móvil.

Esta misma semana podremos jugar con él en condiciones, pero para ir abriendo boca merece la pena recordar unas cuantas cosas sobre este matrimonio que suena más a negocio que a amor verdadero. Empezando por algo que cualquiera que conozca un poco cómo funciona este mundillo sabrá de sobra: no, Leica no ha diseñado la cámara del Huawei P9, ni ha fabricado las ópticas ni le ha dado su toque mágico.

Leica ha dejado que pongan su nombre, habrá dado el visto bueno a un par de esquemas del objetivo y poco más. Y por ello habrá cobrado, cabe suponer, una cantidad suficientemente indecente como para permitir que su legendario nombre aparezca en un teléfono móvil. Así de fácil.

Pero Huawei dice que el P9 ofrece filtros de colores propios de Leica. Claro, lo mismo que Leica asegura que las Panasonic que vende bajo su marca tienen un ajuste de color propio. ¿Y lo del sensor blanco y negro? La idea ni es nueva ni es mala, pero intentar pensar que ahora todo el mundo va a hacer fotos en blanco y negro con un móvil es igual pasarnos de frenada.

Ahí radica parte del problema de este matrimonio: que estamos hablando de un smartphone. Y a estas alturas deberíamos saber ya que las mejores prestaciones o los mejores logos no se traducen en mejores fotos. La cámara del iPhone durante muchos años no ha sido técnicamente la mejor pero ha ofrecido -en cierto modo sigue haciéndolo- la mejor relación entre sencillez y calidad del mercado. Por eso sigue siendo un referente sin RAW, sin controles manuales y sin necesidad de tirar de Zeiss o Leica para engordar el curriculum.

Porque esa es otra. ¿Quién de los potenciales compradores de un Huawei sabe qué demonios es Leica? Por no hablar de ese Summarit que luce tanto en la carcasa y que más de uno pensará que es el nombre de la ciudad China en la que se ha fabricado el teléfono. ¿Lo mejor de todo? Que por fin un fabricante pone la focal y la luminosidad en un sitio visible.

La cámara es una prestación muy importante en la lista de funciones del teléfono. Pero llegados a unos niveles de calidad como los que estamos alcanzando, su papel en la decisión de compra pasa a ser más relativo. “Total, para hacer cuatro fotos de comida y unos selfies cualquiera sirve”, es un argumento muchas veces escuchado para justificar la compra de un Android chunguillo y barato.

Y quienes vean en su móvil una cámara de verdad y el relevo real a cualquier otro dispositivo fotográfico saben que si hablamos de calidad lo que realmente importa es el sensor. Y si se trata de carencias, el zoom es lo que se echa de menos y la gran asignatura pendiente. Todo lo demás, merde, que diría la reina.

Así que, insistimos, posiblemente estamos ante uno de los móviles fotográficos más interesantes del año y en un momento de esos que habrá que incluir ya en las clases sobre historia de la fotografía digital. Todo muy bonito pero en el fondo sabemos que, igual que ha ocurrido con otras aventuras móviles de gigantes de la fotografía, estos matrimonios de conveniencia no suelen funcionar.

Somos así de románticos. Tanto como para pensar que ver no es casual que en el Huawei P9 aparezca el nombre de Leica pero no su mítico logotipo rojo. Algo que casi nos parece un mensaje en clave para sus fieles usuarios: “sólo es dinero, nada serio”.

Loading Facebook Comments ...

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>