Oct 292014
 

kazuto_yamaki_bn

Cualquiera que observe la trayectoria de Sigma en los últimos años no tardará mucho en llegar a dos conclusiones: que la reestructuración de su oferta fotográfica y la apuesta por la calidad y el “Made in Japan” han sido todo un acierto, y que detrás de la cabezonería de la marca por mantener sus cada vez más peculiares cámaras tiene que haber alguna explicación ajena a la lógica habitual del mercado.

Sigma no es una compañía al uso, reivindica su director ejecutivo, Kazuto Yamaki. Él tampoco es el clásico CEO japonés. Impecablemente vestido –traje con chaleco y pañuelo blanco asomando del bolsillo de la chaqueta-, escucha y pregunta a los medios reunidos en la sede barcelonesa de Reflecta, importador oficial de la firma para España.

No es una entrevista ni una rueda de prensa, sino más bien una conversación a varias bandas en las que él también responde, eso sí, sin sobrepasar los límites cuando se le pregunta por futuros lanzamientos de la marca. El estilo nipón es inamovible.

Tras asumir hace tiempo el mando de la compañía de manos de su padre, Yamaki inició hace dos años una profunda reestructuración del catálogo de ópticas de Sigma. El anuncio fue en la feria Photokina de 2012, y lo que parecía un simple plan de marketing ha acabado siendo un nuevo rumbo.

“Made in Japan” podría ser el mejor resumen de esta apuesta, y los aclamados objetivos de la saga Art –con el permiso de los teleobjetivos de la línea Sport- son los mejores representantes de la nueva Sigma. Si hasta ahora había sido la opción asequible a las marcas oficiales, algunas de sus últimas ópticas superan sin complejos a sus competidoras y se sitúan en lo más alto en cuanto a calidad y construcción.

Seguir leyendo en Quesabesde

 

Loading Facebook Comments ...

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>