May 252011
 

Si no vas a ser el primero,  al menos se diferente. Supongo que gracias a esa forma de hacer las cosas, los movimientos de Sigma en el mercado de cámaras digitales siempre dan mucho juego y despiertan cierta simpatías, incluso cuando toman decisiones que parecen adoptadas por el peor de sus enemigos.

Es evidente que Sigma no vive de fabricar cámaras. En el mercado de ópticas se cuidan mucho de hacer cosas raras, así que da la sensación de que es al poner sobre la mesa una nueva réflex cuando dan rienda suelta a su particular sentido del humor.

Sólo así se explica que su última SLR -la SD1, anunciada el pasado otoño y disponible en algunos países a partir de junio- vaya a costar nada menos que 9.700 dólares. Y luego dicen que las Leica son caras, comentaba alguien nada más conocerse la noticia.

Por muy bueno que sea el nuevo captor Foveon X3 de 46 megapíxeles, buscarle una explicación medianamente lógica a esta decisión comercial no parece fácil.

Por eso, no han tardado en surgir por la red diversas teorías conspiranoicas de lo más divertidas. El otro día las recopilaban en 1001noisycameras. com y la verdad es que no tienen desperdicio:

– Se trata de una sutil estrategia de marketing que consiste en situar un modelo a un precio totalmente desorbitado y fuera de mercado para, de ese modo, hacer que el resto de productos parezcan gangas. Es decir, Sigma sacrifica la SD1 para empezar a vender como locos la SD15 o las DP1 y DP2.

– La SD1 es una demostración de fuerza de lo que es posible hacer con la tecnología Foveon X3 y animar a alguien a que ponga un cheque sobre la mesa para quedarse con Sigma y sus patentes. Algo así como lo que dicen que Kodak lleva años haciendo -prepararse para ser vendida- pero por la vía rápida.

– La culpa es de la “mafia de sector”: el resto de fabricantes son conscientes del potencial y la superioridad de la tecnología Foveon, así que han obligado a Sigma a matar su excelente SD1 con un precio absurdo. De no hacerlo, le retirarían las licencias para fabricar ópticas para sus respectivas monturas.

Conspiraciones al margen -no faltan los que se inclinan por la teoría del exceso de sake en las reuniones de directivos- lo cierto es que Sigma lo tiene fácil para vender más unidades de la SD1 que SD15.

En España, sólo con colocar una ya superaría la marca de su anterior modelo que, por lo visto, nadie se molestó en acercar por aquí, ni nadie echo de menos en los escaparates.

Loading Facebook Comments ...

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>