Oct 082012
 

¿Alguien se acuerda del chiste de los remeros? Sí, ese de una trainera en la que cada vez hay más timoneles, consejeros, asesores y menos remeros y, curiosamente, navega más y más despacio. En esta profesión nuestra del periodismo ocurre algo parecido: nos sobran líderes, gurús, listillos y, en general, iluminados hablando de la #crisisdelperiodismo (así, con hastag de serie) y faltan remeros. O, mejor dicho, más gente dispuesta a pagar a periodistas para que remen.

En realidad es la misma cantinela de siempre. El País vuelve a reducir su plantilla. No hay dinero para tanto licenciado que -como alguien escribía en Twitter- pretende cobrar por algo parecido a lo que hacen en el Huffington Post por la cara. O por el prestigio.

No hay dinero, pero sí para pagar las imprescindibles colaboraciones de Vargas Llosa. Todo un premio Nobel del liberalismo, cuidado.

Los consejeros delegados de turno siguen poniendo cara de circunstancias mientras firman el siguiente ERE o cierran otro periódico. Como si la cosa no fuera con ellos. Como si la culpa fuera de esos cabroncetes que han dejado de comprar el periódico cada día, no de su pésima gestión excelentemente pagada.

Continue reading »