Jun 232014
 

Bildschirmfoto2014-06-19um104254_zps9a795005

Ya lo hemos dicho muchas veces: cada uno se funde el presupuesto como le da la gana. No obstante, es cierto que siempre me han resultado fascinantes -como mero observador que ve la jugada desde el otro lado de la trinchera- los criterios de los muchachos de marketing a la hora de colocar sus fichas.

Lo comentábamos el otro día mientras los jugadores de la selección española hacían el ridículo y las maletas para volver a casa. ¿Y las empresas que se han gastado buena parte de su presupuesto publicitario anual en acciones vinculadas al Mundial y a la Roja? Cabe suponer que estarán tan contentos como los accionistas de Mediaset.

Pero no hace falta buscar esos extremos. A veces son cosas tan sencillas como ver a blogueros cantando las bondades de una cámara que ni han probado ni les pega para nada –ya hemos hablado de eso– o marcas haciendo malabarismos para encajar su producto a base de brand content de ese o, directamente, contenidos pagados. La idea es la de toda la vida (hacer más digerible la publicidad) pero el problema es que el resultado suele cantar más más que un banner con Comic Sans.

Y es que, como diría Ana Botella con aquellas peras y manzanas que eran incompatibles, los experimentos publicitarios contra natura suelen acabar creando situaciones extrañas. De esas que generan preguntas incómodas para quien ha puesto el dinero a cambio de lucir marca y, supuestamente, dar a entender que ahí se siente como en casa.

¿Samsung patrocinando PHotoEspaña?, nos preguntamos todos hace unos años cuando inició esa colaboración y llegaron las correspondientes notas de prensa. Pero si a Samsung la fotografía le importa tres carajos, comentaron los más descarados mientras los demás hacíamos ese gesto con los dedos que se traduce en un “ya, pero ellos son los que tienen la pasta”.

Es cierto que en esta caso la vertiente cultural hace que tampoco resulte tan extraño tras la primera impresión. Sobre todo si lo comparamos con lo que está haciendo Sony durante el mundial de fútbol. Como es uno de los patrocinadores de este evento deportivo, algún genio ha tenido la gran idea de que los petos de identificación de los fotógrafos vayan con el nombre de la marca y el logotipo de Alpha.

Perfecto, ¿no? Qué mejor promoción fotográfica que poner tu marca en cientos de fotógrafos profesionales que estos días cubren los partidos por Brasil? Sí, pero hay un pequeño problema que, al parecer, nadie en la compañía había considerado: resulta que ninguno de esos fotógrafos usa la marca que luce en su peto oficial.

Continue reading »

Aug 262013
 

Sony_A3000

Era una idea que llevaba tiempo sonando por ahí pero que ahora parece confirmarse: la tecnología SLT de Sony basada en esos espejos semitransparentes que tanto han dado que hablar tiene los días contados. Buena prueba de ello es esa futura Sony ILC-3000 o A3000 que ya se ha filtrado y que parece no tardará en presentarse.

Y es que tras esa apariencia de réflex -SLT, perdón- en realidad se esconde una cámara sin ningún tipo de espejo y con montura E. ¿Por qué no se llama entonces NEX como el resto? Posiblemente porque Sony pretende seguir manteniendo una linea de modelos Alpha con un diseño más tradicional. Eso sí, la denominación ILC que parece ser estrenará la cámara para el mercado europeo y estadounidense contribuirá un poco más al caos de nombres del escaparate de Sony.

La propuesta tiene su lógica y, en realidad, tampoco se aleja demasiado de lo que lleva años haciendo Panasonic con su gama G y GH, más fieles a las líneas habituales de las réflex. Además, tanto las prestaciones (CMOS APS-C de 20 megapíxeles, estabilizador en el cuerpo, visor electrónico de 1,4 megapíxeles…) como el precio (300 libras el cuerpo) pintan muy bien.

Eso sí, resulta inevitable preguntarse en alto si después de la inversión realizada por Sony en su tecnología de espejos translúcidos -no olvidemos que su buque inginia, la A99, es de este tipo- y del bombo que le han dado no puede resultar un tanto desconcertante este abandono tras apenas tres años.

Continue reading »

Mar 262012
 

Dicen algunos fotógrafos que el formato cuadrado es el más elegante. Que nada es comparable a esas imágenes 6×6 Hasselblad en mano. Pero, ¿tendría sentido una cámara con un sensor de estas proporciones? Si es así, ¿por qué no hay ningún modelo de este tipo en el mercado?

En realidad y tal y como recuerdan los amigos de SonyAlphaRumos, los respaldos Kodak DCS 645 utilizaban un captor de 36×36 y 16 megapíxeles. Ahora esa resolución suena un poco ridícula, pero en su momento estos respaldos fueron los reyes del mambo.

El caso es que esta web de rumores lleva varios días insinuando que Sony podría tener entre sus planes una cámara con montura Alpha -una SLT de esas con espejo translúcido- y basada en un sensor cuadrado.

Continue reading »

Aug 252010
 

Igual es la mirada turbia que produce madrugar un 24 de agosto y encontrarse cuatro nuevas cámaras sobre la mesa mientras medio país -incluidas las divisiones nacionales de la firma en cuestión- sigue de vacaciones o a medio gas y con el piloto automático puesto.

Tal vez sea sólo eso. O un simple error tipográfico de los chicos de comunicación de la compañía a nivel internacional. No sería de extrañar, la verdad, porque entre tanta SLR, SLT y especificaciones casi calcadas más de uno va a necesitar una guía para saber distinguir una cámara de Sony de los 18 modelos gemelos que la rodean en en catálogo.

El caso es que, más allá de esos espejos traslucidos que tanto darán que hablar en las próximas semanas, hay un dato que llama poderosamente la atención en la nueva hornada desvelada ayer por Sony: la A560 no llegará al mercado hasta marzo de 2011.

Incluso los de letras podemos calcular que eso significa dentro de seis meses y, sobre todo, que medio año es una eternidad en un sector en el que las compactas duran seis meses y muchas SLR apenas un año.

Continue reading »