Sep 012014
 

Turisme-01
Hace años que digo que llevo 10 años viviendo en Barcelona, así que está claro que ya son algunos más. Tiempo suficiente para haber desarrollado con esta ciudad la típica relación de amor-odio que mucha gente tiene con el lugar donde vive. A veces el napalm parece el único remedio para sus males, pero de vez en cuando algún rincón o un bar te reconcilian con ella. De vez en cuando.

Es además una relación muy fotográfica. Después de tanto tiempo usando la ciudad como plató para probar centenares de cámaras, es fácil tener la sensación  de ser el único habitante que pisa ciertos lugares. ¿Cuándo fue la última vez que pasásteis por Las Ramblas, la Boquería o la Sagrada Familia? Pues eso, que alguien tenía que cubrir el cupo.

Las aventuras fotográficas por  esas zonas que Barcelona ha vendido a los guiris dan para muchas postales a lo Martin Parr en Benidorm. Claro que cuando las avalanchas de turistas te molestan a ti la cosa tiene menos gracia.

Algunas de aquellas instantáneas las fui guardando en una galería que hace meses dormita abandonada. BarcelonaWorld, se llama en homenaje a ese parque temático que los genios de la Generalitat quieren construir en Tarragona como alternativa a aquello de EuroVegas. Como si Barcelona no fuera ya suficiente parque temático.

De todos modos,  si hablamos de galerías fotográficas sobre la peste turística no dejen de echarle un vistazo a Dont be a tourist. Y, por supuesto, al Twitter de BCNTurisme. Nadie tiene más estilo para sugerir a los turistas que no vengan a Barcelona. Bueno sí, aquel vídeo promocional que todavía hoy sigue causando descojono y vergüenza ajena a partes iguales.

Aunque el tema es ya bastante viejo -imprescindible el documental Bye Bye Barcelona para ponerse en situación-  en las últimas semanas ha saltado a los titulares. El detonante fueron unos italianos paseando en bolas por la Barceloneta. A partir de ahí, el escándalo. “Insoportable presión turística en Barcelona”, se escucha por todas partes. Como si fuera algo nuevo, fortuito o fruto de alguna maldición, en lugar de una estrategia y un modelo por el que se lleva años apostando.

Continue reading »

Apr 212011
 

Aprovechando el pequeño paréntesis santo, una foto con cierto aire estival ya, paseando con la diminuta Panasonic GF2 por la playa de la Barceloneta.

Esta curiosa escultura -L’Estel ferit (la estrella herida) de Rebecca Horn, acabo de descubrir- es posiblemente una de las imágenes más típicas de la zona y referencia obligada de miles de fotografías. Todas bastante parecidas, por cierto.

De mayo a octubre puede que el apelotonamiento de turistas dorándose al sol le de a la escena cierto aire al estilo Benidorm, poco bohemio y tal. Así que mejor acercarse fuera de temporada, para que no nos estropeen la foto. Para eso ya nos bastamos nosotros mismos.