Mar 202015
 

DSC_0024

Es uno de esos lugares de peregrinaje fotográfico para cualquier aficionado de la fotografía: las Bardenas Reales de Navarra. Una paisaje de sobra conocido pero que es visita obligada cámara en mano para, sin ir más lejos, retratar ese Castildetierra mil veces fotografiado con nuestro mejor blanco y negro en plan Ansel Adams. Cuidado, eso sí, porque por algún extraño motivo esta zona despertará nuestro más bajas pasiones hacia el HDR.

Hace unas semanas estuvimos por allí de excursión y aprovechamos para probar la Nikon D5500. Una pequeña réflex de prestaciones medias pero con un excelente sensor de imagen. Además, según pudimos comprobar, aunque esta cámara en teoría no está pensada para soportar el agua, aguantó sin problemas un buen chaparrón.

DSC_0027

DSC_0053

DSC_0050

Parque natural y zona de pruebas militares -muy normal, todo- la combinación de un paseo fotográfico por aquí, una excursión al cercano castillo de Olite y una visita gastronómica a Tutela (estamos en plena ribera Navarra) es uno de esos planazos a los que cuesta resistirse.

DSC_0037

DSC_0059
DSC_0041
DSC_0032-