Oct 072013
 

Visto el exitazo de los realitys de cocineros, parece que en la BBC están decididos a poner en práctica eso con lo que llevamos tiempo bromeando: una especie de Top Chef para fotógrafos. Aunque ya puestos apostamos más por una versión de Splah –ese programa cultural en el que famosos de segunda regional se tiraban a una piscina- con artistas conceptuales de la cámara, no nos cabe ninguna duda de que este programa que ya hemos bautizado como Top Photographer (en inglés siempre parece más) será todo un éxito.

Y es que si se trata de egos inflamados, personajes surrealistas y maestros de bofetada con la mano abierta –los tres pilares de este tipo de talent shows– de todo eso vamos sobrados en la comunidad fotográfica.

TopPhoto

Propuesta de logo para el programa. Incluso el cuchillo se puede aprovechar… perfecto para describir el ambientillo entre profesionales de la cámara.

Basta sumar unas cuantas decenas de miles de fotógrafos parados y esa percepción tan nacional de que cualquiera con una cámara, un teléfono o una lata de sardinas es Ansel Adams para adivinar que es sólo cuestión de tiempo que alguna cadena compre el formato para hacer la versión española.

Precisamente por eso hemos decidido adelantarnos al Endemol de turno y elaborar una pequeña guía para que, llegado el momento, hasta Mariló Montero sea capaz de dirigir este futuro esperpento televisivo.

Por los candidatos a entrar en esta especie de Gran Hermano fotográfico no hay que preocuparse mucho. La clave es dar con esos típicos perfiles que dan tanto juego en pantalla y que se repiten en cada programa, independientemente de la temática.

En este caso bastaría con combinar alguien de la vieja escuela que todavía reniegue del digital, un hipster con su lomo, algún cocainómano con aspiraciones a ser el Terry Richardson de Torrelodones, un llorón capaz de emocionarse con cualquier pequeño drama humano, uno encantado de haberse conocido, el típico listo que está de vuelta de todo… Seguro que ya estáis pensando nombres propios para esta enumeración. Sois lo peor.

Continue reading »

Jun 262013
 

Muy interesante este pequeño reportaje emitido hace unos días por la BBC y localizado por FStoppers. ¿Están acabando las cámaras de los móviles con los recuerdos? O mejor dicho ¿nuestra manía de fotografiarlo todo nos permite disfrutar del instante o estamos más empeñados en retratarlo que en vivirlo?

Preguntas tan complejas como actuales que aquí se abordan desde diferentes perspectivas y opiniones a partir de una hecho puntual pero bastante ilustrativo: la visita de la reina a los estudios de la cadena rodeada de cientos de móviles y cámaras intentando retratar el momento.  ¿Pero en realidad qué recordará la gente si están pendientes de la foto?, se pregunta en voz alta el presentador.

El Museo Van Gogh de Amsterdam ahora permite hacer fotos -comenta uno de los entrevistados- con lo cual en realidad mucha gente no mira al cuadro, sino a la pantalla de su móvil mientras lo fotografía. El hecho de retratar los cuadros -defiende el director de la National Portrair Gallery- hace que los visitantes se acerquen e interesen más por las obras. ¿Con qué versión nos quedamos?

Un concierto,  un viaje, una comida… ¿somos capaces de imaginárnoslo sin fotos o si no hay imágenes es como si no hubiera ocurrido? Tal vez sea cierto eso que algunos dicen, si no está en Instagram (y o tuiteas) no cuenta.