May 112016
 

1dxmkii_t9i6845

Una mesa repleta de cuerpos de la nueva EOS-1D X Mark II. Al lado, un surtido con algunos de los teleobjetivos más potentes de Canon. Es posiblemente el sueño de cualquier canonista, y lo tenemos ahí delante para pasar unas horas jugando en el Hipódromo de la Zarzuela, en Madrid. Es la definición perfecta de un buen plan.

Se trata, eso sí, de unidades de preproducción, nos advierten los responsables de la compañía mientras refrescan algunas de las principales especificaciones de su nuevo buque insignia: ráfagas de hasta 16 fotogramas por segundo, vídeo 4K, sensibilidad de 402.600 ISO, sistema de enfoque de 61 puntos (todos seleccionables), etcétera.

“Se trataba de afinar algunos detalles de la EOS-1D X, que ya era una gran cámara”, apunta Óscar Mateo, responsable del CPS (Canon Professional Services) en España. Un modelo cuya presencia en manos de los profesionales en los grandes eventos deportivos no dudan en cifrar desde la compañía entre un 70 y un 80%.

No hace falta citar a las cámaras de la competencia (antes la Nikon D4s, ahora la D5) para saber que para ellas es ese 30% o 20% restante. Y exactamente lo mismo ocurre cuando se apunta que las prestaciones de la renovada EOS-1D X Mark II se centran en lo que el usuario realmente necesita. Lo que hace falta, señalan, es poder disparar a 10.000 ISO en un campo de fútbol y que la foto esté perfecta.

14 fotogramas por segundo

Dejamos las pruebas de sensibilidad para cuando tengamos entre las manos modelos finales y nos centramos en otro de los puntos fuertes de la cámara: el sistema de enfoque y su ráfaga de 14 fotogramas por segundo en modo continuo. Los 16 disparos por segundo, por cierto, solo se alcanzan con el espejo levantado y con el foco y la exposición bloqueados en la primera toma.

Así que armados con el cuerpo de la cámara, un zoom 200-400 mm f4 –el 600 mm f4queda bien para la foto pero es una focal demasiado larga para la ocasión- y una tarjeta CFast de 128 GB, bajamos a las pistas de carreras donde esperan los jinetes.

Seguir leyendo en Quesabesde

Dec 072015
 

p1010010-1

Aunque a veces cueste creerlo, todavía hay gente interesada en aparcar de vez en cuando el móvil y usar una cámara de fotos de las de toda la vida. Si la calidad de imagen, la velocidad o las posibilidades que ofrecen las ópticas de las cámaras convencionales son criterios que nos interesan más que la comodidad de llevar siempre encima nuestro smartphone, ahora solo falta aclararse un poco entre la oferta disponible en el mercado.

Hay estupendas compactas que, posiblemente debido a la presión ejercida por los móviles, han mejorado mucho sus prestaciones y han avanzado en calidad. Pero si estamos decididos a apostar por un modelo de óptica intercambiable y su correspondiente sistema de objetivos, hay algunos puntos que merece la pena tener claros.

Empezando por esa lucha que desde hace unos años mantienen las cámaras réflex con las sin espejo. Pese a su innegable empuje y crecimiento en los últimos años, también es cierto que en muchos países de Europa y América siguen siendo minoritarias respecto a las SLR.

No es que eso sea bueno o malo. Son simplemente los datos de un mercado que a veces evoluciona de forma más lenta de lo que a algunos les gustaría. Es posible que en un futuro no muy lejano todas las cámaras sean sin espejo, pero al menos por ahora tendremos que elegir si nos interesa o no una réflex.

¿Qué ventajas plantean uno y otro bando?

De entrada no estaría de más aclarar que la calidad de imagen no es un argumento a favor de ninguna de ellas. Ese punto depende del sensor y de la óptica, independientemente de si hay o no un espejo réflex en medio.

Si la calidad de imagen, el rango dinámico –la capacidad de resolver tanto las zonas más claras como las más oscuras de la imagen- o la capacidad de trabajar con poca luz es lo que nos importa, posiblemente la respuesta más rápida –que no la única- sea que nos conviene una cámara con sensor de formato completo. Es decir, con el mismo tamaño que tenía la película química.

Seguir leyendo en Hipertextual