Sep 152016
 

edu_6155_copia-1

No hay que echarle mucha imaginación al asunto para suponer que hoy no estará siendo un gran día en los despachos de Sony, Panasonic, Fujifilm u Olympus. “Ha ocurrido lo que temíamos”, dicen mientras apuran el tercer café de la mañana. Y apenas son las 9:00.

Tal vez la dramatización sea excesiva, entre otras cosas porque la mayoría andará ya pensando en Photokina y sus propias novedades, sin tiempo para detenerse a cotillear las de los demás. Pero exageraciones al margen, lo cierto es que la nueva Canon EOS M5 es ese gesto que muchos esperaban y otros temían desde hace tiempo. Se acabaron las tonterías: Canon va en serio con las sin espejo.

“Como una EOS 80D, pero con un 55% de su tamaño”, comentaban los responsables de Canon cuando hace unos días la mostraron por primera vez a la prensa. Poco que ver, por tanto, con aquellas EOS M y M2 que nadie se tomó muy en serio y la EOS M3, que por lo menos empezó a despuntar. Efectivamente, los 1.200 euros que cuesta este nuevo modelo tampoco tienen mucho que ver y dejan poco margen a las risas.

No se trata solo de la clásica discusión marquista, sino de un hecho que no puede obviarse. Canon es una de las marcas con mayúsculas del sector, y ese tirón comercial es una baza que siempre ha sabido utilizar. Hay muchas sin espejo y muy buenas ahí fuera, sin duda más competitivas, pero esta es la de Canon, y para muchos ese ya es un gran argumento. Sobre todo si, como en este caso, llega al fin con los deberes hechos.

Continue reading »

Sep 072016
 

jlp

Decenas de fotógrafos con sus equipos de Canon y Nikon cubriendo cada una de las pruebas deportivas de las pasadas Olimpiadas de Río. Una de las imágenes clásicas que, al menos entre los aficionados a la fotografía, suele despertar una curiosa afición: contar el número de objetivos blancos o negros para saber cuál de las dos firmas lidera el mercado dentro de la fotografía deportiva profesional.

A ese tópico este año se le ha unido otro comentario recurrente: la nula presencia de cámaras sin espejo. Pese a que cada vez son más relevantes en el escaparate y en manos de profesionales y aficionados, un rápido vistazo a estas postales olímpicas dejaba claro que este sigue siendo un coto vedado para Sony, Fujifilm, Olympus y Panasonic.

Las réflex no es que dominen este mercado: es que son las reinas absolutas. ¿De verdad nadie se ha atrevido a romper esta monotonía de espejos? Estábamos convencidos de ello hasta que, a través de las redes sociales, el fotógrafo albaceteño José Luis Pérez levantó la mano y corrigió esa afirmación rotunda: él estaba en Río trabajando solamente con cámaras sin espejo.

“El proyecto de trabajar solo con mirrorless en unos Juegos Olímpicos parecía una locura cuando se me ocurrió”, nos confiesa Pérez por correo electrónico. Además, para nuestra sorpresa no se trata de un reportero que ya trabajaba con estos equipos y simplemente trasladó a Río su filosofía, sino que el salto de las réflex a las sin espejo se produjo allí mismo, y de hecho casi era parte de su singular y atrevido y experimento.

“La idea de poder ser el único fotógrafo que trabajara con este tipo de cámaras por primera vez en unos Juegos me ilusionaba mucho, y sabía que me podía hacer adquirir una experiencia diferente”, señala mientras confirma que -como cabe suponer- en efecto se trataba del único profesional acreditado que se salió del clásico binomio de Nikon y Canon.

Seguir leyendo en Quesabesde

Jul 132016
 

dscf0348-1

¿2016 y el titular es que una cámara puede enfocar -o no, veremos- igual de bien que otras que ya existen? Puede sonar un poco simplista e incluso cruel pero a ratos esa era la sensación que hace unos días algunos teníamos mientras probábamos la nueva Fujifilm X-T2. Sí, además de hablar de formato medio también comentábamos cosas de la cámara que teníamos entre manos.

Los primeros resultados confirman que la cámara, efectivamente, enfoca muy bien. En modo continúo marca un antes y un después en la gama de Fujifilm y nos atreveríamos a afirmar que es la mejor sin espejo del momento en este terreno. Que puede igualar a cámaras réflex similares o incluso más económicas (la Nikon D7200 tiene un enfoque bastante espectacular, por ejemplo) ya es mucho decir y todavía no pondríamos la mano en el fuego por ella.

El caso es que los modelos sin espejo cumplen al pie de la letra ese viejo axioma que invita a buscar soluciones a problemas que nadie ha señalado. Un ejemplo: durante años el objetivo ha sido conseguir un visor electrónico tan bueno como el óptico, cuando en realidad tampoco es que el óptico supusiera un problema para la inmensa mayoría de usuarios.

Oiga, pero es que al eliminar el espejo hay que cargarse el visor óptico. Cierto, pero es que tampoco hemos visto manifestaciones de usuarios pidiendo que se elimine el dichoso espejo. ¿Para conseguir ráfagas más rápidas? Creo que la mayoría iba bien servida en ese terreno. ¿Para sustituir mecánica por electrónica? Al usuario medio le importa bastante poco cómo funciona su cámara mientras funcione y, en todo caso, los problemas derivados de un espejo que sube y baja -o se cae- son del fabricante, no del fotógrafo.

Continue reading »

Feb 082016
 

IMG_4820La primera ley del periodismo dice que cuando una compañía está contenta con lo que has escrito es que hay algo que no estás haciendo bien. Por eso cuando ves miradas y cosas raras o directamente te caen las hostias, en el fondo sonríes con cierto orgullo. Al menos alguien lo lee y escuece.

Algunos tirones de orejas llegan con esa confianza que dan los años revoloteando por aquí. Y los aceptas con cariño, y todo. Jiji-jaja, pero eres un cabrón y tal. Otros no dicen nada, pero tú –que empiezas a ser perro viejo- lo notas. Y, en cierto modo, es hasta comprensible.

Es verdad que tendemos a tomarnos demasiado en serio, pero también que es más fácil hacer chistes con las cámaras ajenas cuando no eres tú el que tiene que venderlas y hacer que las cuentas cuadren a fin de año para que todo siga funcionando más o menos.

Toda esta apasionante introducción es algo así como la antesala a uno de esos contados momentos de humor que de vez en cuando –muy de vez en cuando- las compañías se permiten. El sarcasmo y los chistes no son el fuerte de las compañías niponas, por decirlo fínamente.

Por eso cuando durante la presentación de la Fujifilm X-Pro2 hace unas semanas la compañía expuso el argumento definitivo para dejar atrás las réflex y apostar por las cámaras sin espejo hubo más de una cara de sorpresa.

El kilo de peso que te ahorras con una de estas cámaras te deja espacio en la mochila para llevar un par de latas más de cerveza. Y de las de medio litro, rollo vicioso. Una gracieta inocente pero que provocó más de una mirada de incredulidad entre los representante occidentales de Fujifilm al ver a uno de los jefazos lanzarse al escenario en plan Chiquito. “Y llega ese fistro de cámara sin espejos…” y todo aquello.

Continue reading »

Dec 072015
 

p1010010-1

Aunque a veces cueste creerlo, todavía hay gente interesada en aparcar de vez en cuando el móvil y usar una cámara de fotos de las de toda la vida. Si la calidad de imagen, la velocidad o las posibilidades que ofrecen las ópticas de las cámaras convencionales son criterios que nos interesan más que la comodidad de llevar siempre encima nuestro smartphone, ahora solo falta aclararse un poco entre la oferta disponible en el mercado.

Hay estupendas compactas que, posiblemente debido a la presión ejercida por los móviles, han mejorado mucho sus prestaciones y han avanzado en calidad. Pero si estamos decididos a apostar por un modelo de óptica intercambiable y su correspondiente sistema de objetivos, hay algunos puntos que merece la pena tener claros.

Empezando por esa lucha que desde hace unos años mantienen las cámaras réflex con las sin espejo. Pese a su innegable empuje y crecimiento en los últimos años, también es cierto que en muchos países de Europa y América siguen siendo minoritarias respecto a las SLR.

No es que eso sea bueno o malo. Son simplemente los datos de un mercado que a veces evoluciona de forma más lenta de lo que a algunos les gustaría. Es posible que en un futuro no muy lejano todas las cámaras sean sin espejo, pero al menos por ahora tendremos que elegir si nos interesa o no una réflex.

¿Qué ventajas plantean uno y otro bando?

De entrada no estaría de más aclarar que la calidad de imagen no es un argumento a favor de ninguna de ellas. Ese punto depende del sensor y de la óptica, independientemente de si hay o no un espejo réflex en medio.

Si la calidad de imagen, el rango dinámico –la capacidad de resolver tanto las zonas más claras como las más oscuras de la imagen- o la capacidad de trabajar con poca luz es lo que nos importa, posiblemente la respuesta más rápida –que no la única- sea que nos conviene una cámara con sensor de formato completo. Es decir, con el mismo tamaño que tenía la película química.

Seguir leyendo en Hipertextual

 

May 272015
 

Olympus_SLR

“¡Eh, tú, pringao! ¡Que vas con una pesada cámara réflex! ¿Sabes lo que te estás perdiendo?” Algo así es lo que desde hace ya bastante tiempo repiten muchos fabricantes de cámaras sin espejo para defender su sistema frente a las SLR tradicionales. Un argumento que, con más o menos gracia, abanderan Olympus, Sony y Fujifilm mientras señalan a esos fotógrafos que todavía acarrean una mochila de -según su versión- un par de toneladas. O más.

Como estrategia para hacer unas risas no está mal, aunque los expertos en publicidad aseguran que hablar más de la competencia que de uno mismo es un poco de perdedores. Vaya, que lo de la publicidad comparada en plan a ver quién la tiene más grande –más pequeña en este caso- tiene su gracia entre iguales, pero puede sonar a grito desesperado de “hacedme caso, por favor” cuando los aspirantes al trono recurren a ello una y otra vez.

Olympus ha sido el último en echar mano de esta historia del tamaño y el peso en una campaña que, hay que reconocerlo, resulta bastante divertida. DSL-ARM es el mal que afecta a los usuarios de cámaras réflex y que se refleja en un brazo de extraordinarias dimensiones y largura. Aunque más de uno seguro que habrá llevado un paso más allá el chiste en versión onanista, en este caso la culpa es de esa pesada cámara réflex capaz de deformar el brazo de sus usuarios.

Continue reading »