Sep 282016
 

dscf1144-1

Una réflex de última generación, sensor de formato completo, uno de los sistemas de enfoque más potentes del momento y, sobre todo, un precio de venta por encima de los 4.000 euros. ¿De verdad a estas alturas vamos a jugar a preguntarnos si es o no una buena cámara? Por supuesto que lo es, no perdamos el tiempo.

Así que en lugar de dedicar unos cuantos párrafos repasando prestaciones ya conocidas y repitiendo evidencias, mejor plantearse en voz alta la pregunta que realmente interesa a muchos. ¿Me compro la Mark IV o me ahorro unos cuantos cientos de euros apostando por la generación anterior?

Tras pasar una semana con la nueva EOS entre manos y probar su rendimiento fotográfico y de vídeo eso es lo que hemos intentado averiguar. Y, la verdad, no es fácil porque estamos ante la herramienta más versátil ahora mismo en el mercado. Hay cámaras de mayor resolución, más rápidas o que producen un vídeo de mayor calidad, pero analizada en su conjunto la Mark IV es esa cámara que cualquier reportero quiere tener a mano. Así de simple y de duro hasta que la competencia mueva ficha en este terreno.

¿Hay opciones sin espejo más compactas y de mayor resolución? Sí, pero están a años luz de esta en lo que respecta a enfoque, por decirlo de forma rápida y concisa. ¿Y la Nikon D810? Una gran cámara y posiblemente la única que nos haría dudar, sobre todo teniendo en cuenta su comedido precio ahora mismo. Pero sin duda se trata de una generación anterior que pide el relevo y que cuando se ponga al día dará mucho que hablar y, entonces sí, será una competencia dura y directa para esta Canon.

Pero volviendo al tema central, la decisión es complicada. Si el presupuesto es justo, claro, porque quienes dispongan de esos 4000 euros para este cuerpo tienen poco que pensarse. La buena noticia, por cierto, es que las 5D son algo así como los iPhone de las réflex: envejecen sin perder mucho valor y en el mercado de segunda mano se cotizan bien.

Pero si el dinero es -como suele ocurrir- un problema, el sentido común invita a ahorrarse esos 1000 euros y apostar por la 5D Mark III y una buena óptica, por ejemplo. Hay un salto generacional y las mejoras son evidentes, pero si se trata de dar una respuesta rápida, ni el vídeo 4K, ni el enfoque ni la calidad de imagen justificarán para la inmensa mayoría de profesionales ese mayor desembolso.

De todos modos, nada como echar un vistazo a las muestras y vídeos que hemos publicado en Quesabesde para sacar conclusiones y, con la mano cerca de la VISA, decidir si le damos un susto o no.

Jan 042016
 

pronosticos_2014_980_4

¿Alguien se acuerda de cuando la primera semana de enero las compañías presentaban más de un centenar de nuevas compactas? Nosotros sí (entre la nostalgia de aquellos tiempos que no volverán y los escalofríos por el bostezo infinito que provocaban aquellos modelos clónicos y sin demasiado interés). El mercado ha cambiado, la lista de novedades se ha moderado y lo mejor del asunto es que hay menos morralla y más producto interesante. Así que nuestra tradicional bola de cristal de adivinos de pacotilla esta vez viene cargada de nombres de esos que se escriben en negrita. Estas serán las cámaras que veremos los próximos doce meses. O no, que esto es solo una quiniela.

Nikon D5. Lo mejor es empezar siempre por las apuestas seguras y dejar los faroles para el final. Que habrá Nikon D5 no lo decimos: lo ha dicho la propia firma. Así que el único margen de esta quiniela es ponerle fecha y cifras. Aunque tampoco hay que adivinar demasiado, porque gran parte de lo filtrado tiene pinta de ser bastante real. Así que, si todo sale según los rumores, es posible que este mes de enero veamos la nueva D5 de 20 megapíxeles, con ráfagas espectaculares y un sistema de enfoque de nada menos que 153 puntos.

Fujifilm X-Pro2. En este caso no hay una promesa oficial, pero sí filtraciones suficientemente creíbles como para hablar de una inminente X-Pro2 de Fujifilm. Si lo ha dicho la agencia Magnum, no les llevaremos nosotros la contraria. Llamada a ser el nuevo buque insignia de la compañía y superados aquellos cansinos rumores sobre el salto a formato completo –que por ahora no se producirá-, parece que el diseño tradicional con visor híbrido será la apuesta ganadora. ¿La veremos en enero o habrá que esperar más? Sea cuando sea, está claro que Fujifilm no lo tiene fácil para superar su X-T1.

Pentax K-1. Llevamos tantos años hablando de ella que justo cuando estaba a punto de entrar en el cajón de los rumores imposibles Pentax dio un puñetazo sobre la mesa y prometió una SLR de formato completo. Eso fue hace tiempo, y tras retrasos varios está claro que será en 2016 o nunca. Ya se ha dejado ver en forma de infografía y de prototipo bajo alguna vitrina, así que nos hemos atrevido a bautizarla como K-1. Si sigue la estela de la K-3 II será una gran cámara, aunque ahora solo le queda la parte más difícil: convencer a su público de que no es demasiado tarde.

Canon EOS 5D Mark IV. Si 2015 fue el año de los 50 megapíxeles de Canon, 2016 será el del vídeo 4K. Una de las prestaciones más demandadas por algunos usuarios podría estrenarse al fin en la EOS 5D Mark IV, que según el calendario habitual de renovaciones toca ya para este año. Resolución moderada, velocidad, vídeo… ¿Alguien se enfada si la comparamos con una A7S II pero en formato réflex?

Seguir leyendo en Quesabesde