Nov 172014
 

“¡Niñoo, coge la cámara y ponte a hacer fotos a ver si te sacan en el Petapixel ese!” Entre la historia de Hawkeye Huey -el niño de cuatro años que arrasa en Instagram con sus instantáneas- y Carlos Pérez Naval, el chaval de 9 años que ha ganado el premio Young Wildlife Photographer of the Year, seguro que en más de un hogar se habrán escuchado cosas similares para animar a la prole a dejar un rato la puñetera Play Station y ponerse con la cámara.

Y es que ante la evidencia de que estos retoños son capaces de hacer mejores fotos que nosotros, sólo queda recurrir al clásico recurso: volcar en los hijos las frustraciones y fracasos de los padres. Funciona así más o menos, ¿no? Eres un fotógrafo del montón -dicho desde el cariño y el respeto, ojo- pero seguro que tu chaval deja en evidencia a Salgado en cuanto le pases esa réflex que tienes olvidada por casa.

#HawkeyeHuey shooting with his Polaroid at #SalvationMountain!

Uma foto publicada por Aaron Huey (@argonautphoto) em

Así que obviando que un buen padre o madre lo que haría es alejar lo más posible a su hijo de un futuro incierto como fotógrafo, exhortándolo a estudiar para llegar a ser algo de provecho en la vida, te vienes arriba con tu plan “nuevas generaciones”. Si esos dos pueden seguro que tu churumbel  también. Y mucho mejor, porque le vas a enseñar a ser un street photographer junior, que eso todavía no está inventado.

Continue reading »