Nov 102011
 

De paseo nocturno por Shanghai hace unos días. La pequeña Nikon J1 con el 10 milímetros colgada al cuello y esa extraordinaria sensación que se tiene al llegar a una ciudad en la que nunca has estado y en todas partes parece hacer una foto.

Incluso un par de taxis parados en una carretera. O eso me pareció en aquel momento. Claro que igual era cosa del jet-lag.