Dec 212011
 

Ser testigo de la deliberación de un jurado compuesto por fotógrafos de renombre y -sobre todo- mucho criterio es uno de esos privilegios de los que a veces uno disfruta por el hecho de trabajar en este sector. Porque echarle el guante el primero a la Sony NEX-7 de turno o a la Nikon D800cuando por fin llegue está muy bien, pero esto es un auténtico lujo.

La idea era elegir 16 fotos ganadoras de entre las casi 3.000 presentadas al concurso “10 años con Quesabesde”. La cosa no pintaba fácil: de todas esas imágenes, más de 300 eran de aquellas que casi cualquiera que le guste llevar una cámara encima estaría encantado de firmar algún día.

Ocho fotógrafos de especialidades y trayectorias muy diversas ejercían de jurado y tenían ante sí esa complejísima criba entre las instantáneas buenas, las muy buenas y las mejores. Parecía imposible, pero tras casi cuatro horas aquello iba cogiendo forma y el número de finalistas quedaba reducido a unas pocas decenas. Pasadas las siete de la tarde -llevaban reunidos desde las dos del mediodía- ya estaba la lista con las 16 fotografías ganadoras.

Continue reading »