Jun 172013
 

El jueves pasado el diario Deia –uno de los más conocidos y veteranos de Euskadi- celebró en Bilbao un encuentro dedicado a los medios e iniciativas digitales. Una cita para hablar de periodismo en la red, de nuevas ideas y de viejos problemas, y que nace con la sana intención de convertirse en un foro de debate sobre este cambiante mundo.

Deia_

La cita también sirvió para premiar a diversos medios, blogs, empresas y tuiteros vascos presentes en la red. Una lista en la que el jurado cometió la locura de incluir a este blog y a quien lo perpetra, que durante los próximos meses y hasta que se pase la euforia podrá ir por ahí presumiendo de ser el mejor blogger vasco, según Deia.

Empezar a hablar en tercera persona es el primer síntoma para creérselo aunque para bajar los humos basta con pensar  en unos cuantos bloggeros vascos que sin duda merecen más semejante distinción. Empezando por el resto de nominados: Amaya AscunceGananzia.com, y Kepa Acero.

Pero aunque hablar de uno mismo resulte de la más placentero para alguien del centro de Bilbao, lo realmente interesante de este tipo de encuentros está en las ideas que se ponen encima de la mesa. Aunque sean las habituales –o parecidas- escucharlas en un contexto diferente ayuda.

El encuentro contó con la intervención estelar de Enrique Dans. Su charla no defraudó: dijo lo mismo de siempre. Dinosaurios en papel, niños que saben manejar un iPad pero no una revista, noticias que caducan rápido, el error de quienes pretenden cobrar por la información…

No hubo tiempo para mucho debate. Una pena, porque hubiera sido genial poner algunos puntos a las íes. Desde el máximo respeto a quien sabe mucho de lo suyo y se mueve como nadie en este terreno. Al menos mucho mejor que alguien tan poco ágil como para no limitarse a probar cámaras y hablar de megapíxeles en lugar de cuestionar públicamente a reputados gurús a los que -vaya usted a saber- igual un día hay que pedir una entrevista, trabajo o algunos de sus cientos de miles de followers.

Comentaba el bueno de Dans –entre apuntes más que acertados y alguna que otra obviedad- que los muros de pago de los medios son un error. Y para ilustrarlo recordaba a la pizpireta Arianna Huffington cachondeándose de los redactores de The New York Times cuando accedían a su web y les aparecía un aviso para recordarles que su medio sí es gratuito.

Graciosa anécdota. Pero se le olvidó comentar a Enrique Dans que Arianna es de las que prefiere pagar con prestigio a sus bloggers en lugar de con dinero. Una genial idea que el Grupo PRISA no ha dudado en adoptar para la versión española de ese engendro llamado Huffington Post, capaz de convertir las noticias de Antena 3 en algo serio.

Los organizadores me confirmaron después que aquella charla de Enrique Dans no había sido gratuita. Ni posiblemente barata, me atrevo a suponer. ¿Entonces? ¿Gratis pero sólo lo de los demás? ¿De pago sólo lo que tenga un valor que, mira tú por donde, es lo que yo vendo y me compran?

Hace unos días desde la revista Mongolia daban una respuesta genial al típico lerdo que les criticaba por vender su publicación en lugar de regalarla: “la cultura gratis siempre ha existido y se llama biblioteca”.

Continue reading »

Jan 272010
 

Que muchas veces la fotografía de prensa es sólo un arma arrojadiza más en esa batalla que lidian los partidos políticos a través de sus respectivos medios de comunicación afines no es ningún secreto. Lo hacen todos y al grito de “y tú más” ya estamos bastante acostumbrados a ver, por ejemplo, al Zapatero menos fotogénico en las páginas de El Mundo o a la Esperanza Aguirre con peor cara en El País.

© Marta Fernández, Deia.

En todas partes cuecen habas, que suele decirse, y el otro día me encontré con un divertido ejemplo de esta mala baba fotográfica repasando -como buen emigrante- la actualidad vasca.

El diario Deia, muy cercano al PNV, tras muchos años siendo bastante soso y anodino está últimamente irreconociblemente guerrero. Nada como tener un Patxi López al que meter caña por todos lados para ponerse las pilas.

Continue reading »