Feb 072014
 

¿Qué tienen en común un impresor, el sensor Kinect de la Xbox, los grafismos de un canal de televisión y Photoshop? Más difícil todavía: ¿y una mesa reactable y un barbero? A primera vista, nada. Y puede que a segunda, tampoco. Y posiblemente ése es uno de los mejores argumentos de un encuentro como AdobeLink: reunir temas y profesionales de lo más variado pero que, tal vez sin saberlo, tienen más en común de lo que podría parecer.

AdobeLink_2014

Y es que así de variopinta era la agenda de esta cita que nos llevó la tarde del viernes hasta el Aquarium de San Sebastián. Allí se celebraba una nueva edición de este encuentro, con el vídeo digital como hilo conductor de un programa tan intenso como heterodoxo. Una localización de esas que invitan a soltar el topicazo del marco incomparable, pero que en realidad puede acabar resultando todo un reto para los ponentes: no es fácil mantener al público atento y sentado dentro de la sala a sabiendas de que ahí fuera las vistas sobre La Concha son espectaculares.

Auspiciado por Adobe y la Escuela CENTA de San Sebastián, entre otros, la creación, la posproducción y la difusión de contenidos en vídeo fueron el eje de más de una decena de charlas que se sucedieron durante casi seis horas. Mucha información y muchos temas que hicieron que nuestra libreta se quedase pronto sin hojas suficientes para anotar todo lo que se explicaba.

Somos fácilmente impresionables con estas cosas del vídeo, cierto. De hecho cuando vemos a Julen Salazar, de la escuela CENTA, pasar las diapositivas de su presentación con un simple gesto de su brazo ya nos tiene ganados. Habla de mapping 3D –la proyección de contenidos con los que se puede interactuar, por resumirlo de forma muy concisa- y de las posibilidades que ha abierto el sensor Kinect de la Microsoft Xbox en este mundo. Lo de pasar una diapositiva con la mano es, por lo visto, de primero de mapping.

Seguir leyendo en Quesabesde

Jun 092011
 

Sólo uno de Bilbao se atrevería a sacar una foto de Donosti de espaldas a la Concha, pensará más de uno al ver esta postal de la que dicen es la ciudad más bonita del mundo. Es que Bilbao ni es (era) bonita ni puñetera falta que le hace (hacía), apuntaríamos otros…

Pero dejando a un lado este clásico debate, la foto foto era sólo una excusa para hablar de la cámara con la que está tomada: una flamante Leica X1 que pudimos probar hace ya bastante más de un año.

¿Ha llegado ya el momento de la renovación? Pese a que esta era una de las teorías que manejábamos al saber que habrá una pequeña sorpresa durante el evento que Leica y Magnum organizan en París dentro de unos pocos días -y al que tendremos la suerte de acudir- las últimas quinielas apuntan más hacia una supuesta MP Digital.

La buena noticia es que dicen que será muy bonita. La mala (¿a que no se lo imaginaban?) es que si la quieren tendrán que rehipotecar la casa o echarle mucho morro al asunto y pedir donativos como los chicos de Intereconomía.

Jan 142010
 
Seguimos por Euskadi. Tras Bilbao y la Leica X1 ahora le toca el turno a Donostia y la Ricoh GXR con el módulo A12, es decir, con un sensor APS-C y una óptica equivalente a 50 milímetros. 
Efectivamente, como si de una escapada temática se tratara, estas pasadas navidades han estado dedicadas a probar dos de las compactas más peculiares del momento.
Sobre los resultados de esta Ricoh junto a los dos módulos disponibles por ahora ya hablaremos largo y tendido en breve, pero lo cierto es que nos hemos encontrado con unos resultados muy buenos -cada módulo a su manera, claro- y pocas sorpresas desagradables.
El precio y la originalidad del sistema son los únicos datos que pueden llegar a asustar a los potenciales buscadores de una compacta de calidad.