Oct 182012
 

Segundo asalto en el DueloLumix. Momento de recurrir a los clásicos y pasear por la Estación de Francia de Barcelona. En las estaciones de tren siempre pasan cosas. Siempre hay alguna foto.

Y una mañana cualquier te encuentras con esta pareja que, ajena a las prisas de los viajeros y al tipo que revolotea por allí con una cámara entre las manos, se abraza antes de que salga el próximo tren. O tal vez vez no era una despedida, sólo un reencuentro. O un hasta luego. O sólo pasaban por allí y, como al de la cámara, resulta que les gustan las estaciones de tren.

¿Un homenaje a Doinseau?, preguntaban por ahí con mala leche en referencia a la famosa foto de aquel beso preparado y fotografiado desde una cafetería parisina. Al revisar las fotos horas después de hacerlas -sí, los malos fotógrafos disparamos mucho a ver si sale algo potable- me llamó la atención un detalle: la mano de ella arañando casi su espalda. Hay besos que no se pueden preparar.

Oct 102012
 

Todo empezó una bonita noche de verano en Budapest, durante uno de esos saraos que se montan de vez en cuando en el sector para conocer nuevas cámaras y que nos de un poco el aire. El bueno de Juan Castromil me retó a un duelo fotográfico. O puede que fuera yo el primero que se puso gallito. Da igual. El caso es que salimos de allí dispuestos a batir nuestro arte y nuestras cámaras en una batalla que, de una vez por todas, demostraría quién de los dos es peor fotógrafo.

Los chicos de Panasonic se animaron a apadrinar la tontería y así -más o menos- surgió esta nueva edición del Duelo Lumix. Cinco semanas, cinco asaltos y cinco fotos sacadas con una Panasonic Lumix LX7. El que resulte ganador tras las votaciones populares que se hacen en Facebook, se lleva la cámara. El que demuestre ser incluso peor que el otro -que tiene mérito- tendrá que reconocerlo públicamente en un vídeo. Y entre todos los que se animen a votar se sorteará otra de estas LX7.

Continue reading »