Sep 242013
 

Olympus_IRLANDA

Entonces, ¿dónde está la E-7?, preguntamos en voz baja durante la cena. El plan inicial era golpear la copa, ponernos en pie y recordar que hace ya años adelantamos aquello de que no habría más réflex Cuatro Tercios. El tiempo y la nueva OM-D E-M1 han demostrado que era cierto -pese a la polémica generó-, así que ésta sería una buena ocasión para ejercer de gurús pedantes.

Pero el encantador entorno -un castillo, candelabros sobre la mesa- y la profesión -el periodista nunca debe ser la noticia- nos invitan a optar por el chiste fácil. No, no hay ni habrá E-7, aunque esos diseños de lo que pudo haber sido y nunca será circulan desde hace ya días por Internet.

La única protagonista en este evento organizado por Olympus es la nueva reina de las OM-D, y para celebrar su lanzamiento la firma se ha traído a prensa, distribuidores y fotógrafos de toda Europa hasta la campiña irlandesa. Muy al norte, cerca de la frontera con el Ulster, está Castle Leslie, donde hemos pasado apenas 24 horas jugando con esta nueva Micro Cuatro Tercios.

Qué mejor lugar que un castillo con su lago, sus cuadros con retratos que parecen seguirte con la mirada, chimeneas y largos pasillos en penumbra para espantar los fantasmas. Porque, después de tantos años dando vueltas a esa transición del Cuatro Tercios al Micro Cuatro Tercios, la firma necesitaba de una vez por todas quitarse de encima ese lastre, abrir las ventanas y airearse.

No es que estuviera perdida, pero la sombra de las ópticas Zuiko y aquella promesa de no dejar abandonados a los usuarios se aparecía con cada nueva cámara y anuncio. Un lastre autoimpuesto y que, muy a la japonesa, les honra. Nada de cambiar de montura y si te he visto no me acuerdo. Pero un lastre, al fin y al cabo. Y como siempre, la falta de claridad a la hora de definir una hoja de ruta ha alimentado el misterio durante estos años y de paso ha generado cierta impaciencia y comprensible mala leche entre los que en su día apostaron por Olympus.

Seguir leyendo en Quesabesde