Oct 072009
 

Elle-01

El otro día preparando una noticia sobre la propuesta gala de obligar a advertir a las revistas sobre los retratos manipulados digitalmente descubrí que la revista Elle lanzó hace unos meses un especial en Francia en el que la modelo de portada aparecía -eso aseguraban- sin maquillar y sin retocar digitalmente.

Un supuesto alegato en el que deberíamos descubrir un entrañable mensaje feminista pero que, la verdad, si han ojeado algun vez esta u otras revistas “para mujeres” da mucha risa.

Precisamente hace poco me topé -en la peluquería, alisándome la melena- con el número de septiembre de esta publicación. Aunque reportajes como “pecando con Eduadro Noriega” o “vuelta al trabajo a todo trench” atrajeron rápidamente mi atención, también descubrí un curioso reportaje en el que tres modelos españolas que habían sido portada hace ya unos cuantos años volvían a posar emulando aquella vieja foto.

Ni siquiera había Photoshop, comentan en el artículo al referirse a la portada de 1987 en la que aparece Judit Mascó. [dato de listillo con Wikipedia a mano: efectivamente la primera versión no se lanzó hasta 1990].

Elle-02

Pese a ello, por lo visto ya en 1987 era posible cambiar el color a los ojos de la modelo de portada para que fuera a juego con el sombretiro y la ropa que lucía. Así que, primera lección, lo de meter mano a la realidad en los retratos para que todo quede más mono no es un invento de ahora ni del Photoshop.

Pero si se fijan bien en esas dos portadas -la primera con 20 años de diferencia y la segunda con unos 10- descubrirán también que la propuesta de Elle de no retocar las fotos por lo visto quedó limitada a una cosa puntual.

Y es que, por muy bien que se cuiden estas señoras y lo tersa que sea su piel resulta fascinante comprobar lo bien que les han tratado los años. ¿O será que precisamente porque entonces no existía el Photoshop y ahora sí ya no hay arruga que se nos resista?

En cualquier caso, ¿de verdad alguien cree que el mundo de la moda y la publicidad y todos los millones que mueven van a aceptar que se decida que lo políticamente correcto es mostrar a un señor o señora de 40 años como si tuviera esa edad y no 18 recién cumplidos? Y no nos olvidemos, por cierto, de los posados de algunas políticas.