Dec 062010
 

Espeluznantes y reveladores datos -que diría el siempre comedido Piqueras- extraidos de otro impagable estudio encargado por Nikon.

Tras el éxito de aquel trabajo de investigación sobre la palabra mágica para conseguir la sonrisa perfecta, ahora se han propuesto demostrar que, como ya llevan tiempo alertando los muchachos de Benedicto, la familia está en crisis.

Y es que una encuesta realizada a más de un millar de familias españolas concluye que casi el 70% de ellas pasa bastante -fotográficamente hablando- del segundo retoño. ¿Culpa del laicismo beligerante? Sin duda, porque comparado con el resto de países europeos España lidera este ranking de malos padres fotográficos.

“El síndrome del segundo hijo”, lo llaman y, por lo visto, no sólo es aplicable a todas esas histerias y manías de los padres primerizos, sino también al número de fotos que se sacan al primer hijo y a los siguientes.

¿Y qué dicen los progenitores al respecto? Según este mismo informe, el 31% recurre a la típica excusa de la falta de tiempo, otro tanto asegura que no se había dado cuenta. Una quinta parta apunta que había sacado demasiadas fotos al primer hijo, y que con los siguientes ya había aprendido la lección.

Por si fuera poco, se ve que es una tendencia en aumento entre las nuevas generaciones, puesto que los padres más jóvenes son los más propensos a llenar el álbum con fotos del primer niño y bajar la intensidad con el resto.

Sin duda las entrañables fechas navideñas que se avecinan y las consiguientes cenas familiares pueden ser el momento perfecto para que los segundos hijos (y terceros, cuartos…) saquemos el album familiar, echemos cuentas de las fotos que hay nuestras y pidamos explicaciones ante semejante atropello.